Antología Virtual Grito de Mujer®

Como buscar en esta antología?

Elige el país en la columna de la izquierda o en el menú de arriba....dale a "entradas antiguas" hasta que encuentres la ciudad de interés o dale a ver todas las entradas.

Poemas Grito de Mujer 2017 Mar del Plata Argentina






Alejandra Ávila



Grito por los niños del mundo





Mi voz es un nudo, un quebranto,

cuando veo padecer, escuchar llantos

de miles de niños en guerra

que no pidieron.

Por contratos, que no firmaron.


Levanto mi mano pidiendo

por esos derechos vulnerados, saqueados

grito por los inocentes del mundo,

que mueren, mutilados, encerrados o vejados.


Es hora de hablar, de no callar

de actuar como humanidad,

gritar los derechos al viento,

como granito de arena en la inmensidad.

Gritar esta rabia que llevo dentro de

mi alma de mujer, frente al mal.


Gritemos juntos por un espíritu de comprensión,

tolerancia, amistad entre los pueblos, por la

paz, la libertad y la fraternidad universal,

y tomar conciencia y consagrar,

todos los derechos perdidos

pero hoy y siempre pedidos,

gritemos juntos por la libertad.









Derechos de los niños, grito




Hoy …

vi el lado oscuro de la realidad,

una foto en el diario, refleja tu carita

una mirada perdida hasta vacía diría,

 tus ojos, alma desolada,

tu niñez muriendo

y nosotros perdiendo,

 tu historia, tu vida.

Una pregunta hace eco, en mi cabeza,

 pidiendo al viento su respuesta,

Implorando al cielo que no sufras

 por conflictos armados,

 por esos países involucrados,

donde tus derechos fueron y son vulnerados.

Añoraré en mi inconsciente

Todos esos dibujos que no harás,

 cumpleaños que no serán,

 canciones que no cantaras,

Por tu niñez robado y ultrajada

Pediré al cielo para que no sufras más.

Prometo que este grito, mi grito

Será de   libertad, para ustedes,

Será de verdad, de justicia

Un juramento.







Nélida E.  Baigorria



Ojos almendrados




Ojos almendrados, rasgados de brillo.

Muestran su mundo, de goce y  amor

Amor de hombre…salvaje, ardiente, cautivante…!


Te arrullaste en sus brazos…te envolvió su aliento…

sólo una silueta…que era de a dos.

Ese hombre alegre, te cambió la vida y  fuiste feliz!


¿Qué pasó con ella?


Hoy su  andar  pausado, enfrenta al viento que  quiere jugar,

meneando su pelo… largo  y brilloso.

Su cabeza gacha…su mirada baja…

su boca no canta…es sólo la mueca, de inmenso dolor.

Sus mejillas centellean, con  gotas de lluvia… lágrimas de sal.


¿Qué pasó mujer hermosa…en el devenir del tiempo…?


Hoy… ya no sales…en casa te quedas…

envuelta en silencio…envuelta en dolor.

Sólo una cosa…ocupa tu mente…

en tu vientre tienes, el fruto del amor…

Te abandonó… cuando al enterarse que un hijo venía,

los dejó muy solos… muy desamparados.

Tu vida entera, se envolvió en dolor.


Dolor de madraza que sola espera…piensa en tu futuro…

acariciando el vientre…que crece …y crece…y crece.

Pronto en sus brazos, el hijo estará.

Su dolor no es suyo…porque sólo piensa que raudo vendrá!

No quiere que sufra…cuando se entere…

que  papá no quiso, unidos esperar.


Aún no tiene nombre…pero lo imagina

el dolor la embarga… no es su dolor.

Es dolor de un hijo… cuando llegue al mundo,

no tendrá a su lado…a ese papá!





Graciela Barbero



Sacrificio




Sacrifico mis placeres  en el son de olas negras

 inocuas de espuma y sal

Marea de semifugas sobre la arena herida de viento

Gris en el umbral mendiga la lluvia

Sin deslizamientos

viaja una mujer de agua

La voz clama en cuclillas

una piedad intangible

La mano de dios

borra la integridad de los hombres

En cortejo la justicia sangra

Aun  no amanece

                    y los cerezos en flor








Sumisión




La tiniebla entrega su secreto

música escrita en el agua

piedra y arena borran la melodía


 Estrías de luz pájaro lágrima

alejan del borde


Desencanto


Más allá del  muro

voces mudas

gritan dolor inocente


Reverencia en la mezquita

susurra el pedido

Qué dios recluta para morir

entra en la espiral sin prisa

                       sin temor


Estallido

Ecos de explosión


Solo juguetes muertos

 Los niños también








Eumelia Battan




Zombis




¿De dónde salieron?

Sobreviven entre cartones y trapos

En cualquier rincón

Todos sabemos que existen

Sumergidos en mugre y la hambruna corroyendo sus entrañas

La ignorancia reina al igual que ley de gallinero

Como un cachetazo a la educación

Roban, comen, vuelan

Por y para hoy

El mañana no existe en sus jergas

Pagan lealtad con sus sangres

Y respeto con sus cuerpos

La calle los recibe a diario

La señora de la Justicia no quiere verlos

Parecen de otro mundo

Sin edad ni rostro

Como zombis deambulan

¿Quién les robó sus derechos?

Los gobernantes tienen el deber de protegerlos

Porque son el futuro y…

Sobretodo humanos, nuestros semejantes

Elevo mi plegaria de madre

¡Salven a los niños!







Jesica M.Bludzun Fornés




Mujer





Mujer.

Madre del alma que habita todas las vidas.

Destello de alegría que tiñe de auroras la familia.

Mujer.

Belleza íntima que teme desnudar sus deseos.

Desenfreno frenado por el quehacer cotidiano.

Pasional…

Emocional…

Profesional en el amor…

Cautelosa y avasallante mujer;

deja salir tus impulsos.

Gánale a las inhibiciones autoimpuestas.

Déjate amar como tú sabes amar…

Íntegra, sentimental y corporal.

Mujer…

Que le ganas al hastío y la soledad con la fuerza de tu espíritu calladamente libre.

Sal. Que la visa te espera.

Deja que otros se deslumbren descubriendo tus enigmas.

Puedes y quieres mujer.

Atrévete otra vez…

…a ser Mujer.








María Elena Bracco De Gordillo




Madre  y su hijo





Te dormiste con tu bebita  en brazos.

Plácidas las dos, bellas a contraluz de la ventanilla,  parecían un cuadro de Renoir.

¿Tenía unos ocho meses? Diez quizá?

Vos, muy joven. Casi seguro, era tu primer bebé.

El viaje bastante confortable las protege.

Entonces, como si estuvieses en la seguridad de un nido,  desprendes tu blusa y ofreces al hijo tu pecho túrgido y pleno,  desde tu pudor femenino que escondía a medias la blancura de tu piel entre los pliegues suaves de la blusa vaporosa.

Emanabas el manantial de la vida.

No eras sólo vos.

Eras todas las mujeres que llevaron prendidas a sus pechos a sus hijos, en las carretas, en los caminos, en todos los climas, en todas las civilizaciones; eran las que cruzaron a pie largos senderos, con lluvia o con sol, con sus pequeños en brazos,  mamando su leche, alimentando esa vida.

Eras “La difunta Correa”, la Virgen María dando a luz en un Pesebre, la madre de Napoleón que bajó del caballo de su tribu nómade para parir y luego montó de nuevo con su hijo en brazos.

Eras todas en una, eras la madre que nutre y que vela, eras  mujer de todos los tiempos, pasados y por venir,  madre que da vida y nutre, dando sí a la vida, con esperanza y con fe.






Carolina Bugnone




Nena




Camina tres cuadras

con la plata en la mano

mediodía en el pelo

calor y kiosco


rápida nerviosa pequeña

mira a los costados

hombre en bicicleta / silba

sol en sus ojos

los teros gritan

el río espera


nena mira llover

por el ventanal grande

y fresco / música

en la casa

música en los padres

llueve y nena

tiene un dolor de música


piensa en cuco

da vueltas en la cama

sueña con pañuelos

blancos

sueña con correr


llora porque nena

no sabe que sabe


noche / techo / estrellas

cuco siempre vuelve

cuconoexiste cuconoexiste

dice la mamá pero corre

cuando nena llama

desde la cama

bañada en miedo


nena mira pink floyd the wall

escribe un cuento

de un nene con cuchillo


la noche tiene cuco

y libros


oye cantar al papá

osías el osito en el bazar

brazo de la luna que bajo el sol


nena mira llover

canta / ahí

como  si una música

en la lluvia.








Alicia Corrado Mélin





Tendal




Colgar la ropa

airearla en este mediodía

mientras lloro sin lágrimas

agua en las entrañas

la garganta clausurada

entonces agito los brazos

                  abrazo vacío

y las manos titubean

en hemisferios abstractos

Una sábana con florcitas amarillas

                  vuela a otro verano

la cara oculta

entre los pliegues

del vestido a lunares

el de los domingos.

Un broche cae en cámara lenta

sujeta mi pie

y otra noche concluye

               la pisada muda.

alma inmóvil

la nada.

Todo pasa todo pasa

como el sana sana

de niña llorona

sino sana hoy sanará mañana.

Mañana

¿Quién descolgará mi ropa?








S. O. S.




Llora berrinche forcejea en la luna

tambalea acusa socorre

aguada entre residuos

pide gancho para este agosto.


Malabaristas oscuros

ignorándola


Ovilla tibia saliva  en la estrella

reza putea muda

entre grisáceo de asfixia

pincelado por un roedor indiferente.


Payasos pegajosos

anuncian su crónica.


Gime mugre resopla en la quietud

 devora transige camufla

apenas un latido arrítmico

bajo  ruedas ególatras.


Mercachifles sudados

liquidan sus huesos.


Baila vuela sola en las tinieblas.









Mauro De Angelis





Poemas



I


A Daniel Boggio                                                      




Mi terco corazón levanta ciudades

Se inclina

               y  ampara

endebles raíces que serán trébol o miseria

No dice fui herido

Dice todavía

y bautiza en la niebla, entre cadáveres.





V


Desear es como cruzar  un puente, de noche.

El pie firme no sabe si es madera o cristal

Lo que lo sostiene

Si debajo hay  piedras

o suave agua esperando

El pie en el aire demora en  caer

Tiene la memoria de viejos fracasos

la ansiedad  y el miedo

al derrumbe.

Sin embargo, toca el piso, acompaña,

Inicia el temblor del viaje.

Tarde sabrá que el otro lado no limpia las heridas

Ni  mata el dolor.

Hay dolor porque hay otro lado

Porque sólo hay puentes, nunca orillas






IX

                                        

A Jorge Chiesa




Volví

A la primera devoción


sin devoción


Porque

El alma es una ciudad donde todo ha sido

Y el cuerpo

Un juez que nunca absuelve










Margarita Dimartino De Paoli




¡Mi grito al mundo!



 

¡Yo emito hoy con tristeza mi triste grito

que nace de mi alma muy desolada

al ver tanta injusticia...  me desgañito

porque en el mundo no pasa nada... nada....!

 

¡Donde está la piedad hacia tantas niñas

porque las venden desde sus tiernos 5 años

la entregan a viejas aves de rapiñas

que abusan de su inocencia y le hacen daños...!

 

¡Qué la mujer que al crecer crea un ser

y se convierte en madre con prepotencia

tenga inmensa suerte de poder querer

al hombre que ella ya soñó en su inocencia...!


¡Qué sea libre y respetada en el mundo

que sus valores sean reconocidos

que no sea sometida a algo inmundo

tal ser usada cual seres sometidos...!


¡Pido al mundo la unión de estos sentimientos

que acabe el poder del hombre sobre ellas

que puedan vivir, pensar, sin sufrimientos

que las mujeres se sientan cual estrellas...!







La palabra





La palabra es el medio para llegar al alma

la dulce iniciativa en que la lengua se motiva

solo el crearla incita al diálogo en dulce calma

y en esa creatividad el ser solo se incentiva...!


¡La palabra es ese nacimiento prodigioso

que emite la garganta de pronto tan dulcemente

vibra en nuestra mente la idea y sola transforma

en el sonido que Dios nos regaló inteligente...!


¡Por eso le pido al ser humano que me lee

que use la palabra para el bien con toda bravura

que defienda derechos que con ellos  prevé

la paz en el mundo que se ha tornado en gran locura...!









Flavia Garione




Me gustaría saber



Me gustaría saber qué voy a estar haciendo en

20 años cuando tenga 46

si voy a ser una mujer sola que llora por las noches

o si voy a vivir en una granja con cinco hijos

si voy a escribir una novela

Para saber que la vida es fugaz basta ver

la biografía de los actores famosos de Hollywood


Como Carol Richards que fue muy famosa por su belleza en los 90

y en el 2000 hizo un reality show sobre su vida que no funcionó

¿Qué estará pensando Carol?

Debe estar en su casa en California

mirando el cielo que estoy mirando

piensa en retroceder el tiempo

mira a sus hijos que lloran por algún capricho

con la mente paralizada


en este momento siento que mi mente está conectada con la de Carol

nos mandamos mensajes que no están compuestos de palabras

sino de sensaciones

A la madrugada me desperté con una señal de que Carol estaba cansada

Inmediatamente le devolví tranquilidad

Esto no pasa siempre pero es una compañía

imposible contárselo a alguien

porque todos se olvidaron de Carol a estas alturas

tendrían que googlearla y descubrirían, además, nuestro secreto.


Creo definitivamente que a los 46

mis relaciones van a estar rotas

y que Internet va a tragárselo todo

No creo que sea devastador

pero probablemente Carol ya esté muerta

y yo no sé en dónde.


Vivo entristecida porque Carol Richards va a morir

sin ser reconocida

a pesar de todo el esfuerzo y de la belleza con la que nació

y lo más importante

su cerebro

que fue subestimado por mujeres y hombres que no la quisieron bien.

Aunque nadie lo crea es la persona

mas inteligente de Hollywood

y del planeta

pero eso ya no es un valor

por eso no me preocupo por Carol más que lo suficiente

y paso el día pensando

es que la fama es traidora

como una pelota de tenis.








Ayelén Hesse




Serpiente



Algo la despertó en mitad de la noche, un ruido, el fuerte ronquido de su compañero, o un mal sueño tal vez. Lo más seguro que haya sido un mal sueño. Hace varias noches que la visita una serpiente negra y roja, con cabeza muy puntiaguda, aparece de entre los árboles, directo hacia ella, la primera impresión es un pequeño shock pero luego la serpiente se detiene y ella siente confianza en el animal. Intenta recordar cuántas noches fueron las que soñó con la serpiente.

Se levanta a beber un poco de agua, enciende la luz del living, escucha quejidos de su compañero que aun duerme. Agarra agua fresca de la heladera y se sienta en la silla. La casa es pequeña, en su mayor parte de madera, con muchas ventanas. La serpiente siempre llega cerca de ella con aire amenazante, ella no siente miedo, porque cree conocerla muy bien, se han mirado a los ojos por un intenso período de tiempo, pero ninguna ha avanzado. ¿O sí? Quizás tenga un vago recuerdo de un intento de ataque por parte del animal, pero es difuso.

Desde la cama el compañero le dice “ya que estás tan desvelada ¿por qué no me haces un ‘favorcito’?” Solía referirse de esa forma al sexo oral, ella hace como que no escucha, ambos saben que esos comentarios la ofenden y ya habían discutido de más antes de acostarse. Volvieron borrachos de una fiesta, ambos estaban borrachos pero el disparador de la discusión fue que ella lo estaba.

Desde hace un tiempo para acá las discusiones vienen siendo fuertes. A ambos los violentan exageradamente, los sacan de quicio. No quería caer en eso una vez más. Desde la cama continúan los insultos, ella sigue con su postura indiferente. Al rato los acosos calman, el muchacho al parecer se duerme y el ambiente se relaja.

Minutos después vuelve a la cama retomando las reflexiones sobre la serpiente, ¿qué significado tendrá? ¿Le estará queriendo decir algo su inconsciente? ¿O la propia serpiente tendrá un mensaje para ella?

Apoya la cabeza en la almohada y en ese primer estado de somnolencia, ese en el que solemos tener grandes visualizaciones aparece la serpiente nuevamente, pero ésta vez su aire de violencia es claro, está enroscada al costado de un camino, emitiendo esos sonidos del inframundo que conocen y reproducen. El lugar lo reconocía bien, es ahí mismo donde viven, es el Bosque. Ella continúa sintiéndose segura, no cree que la serpiente pueda atacarla realmente. Avanza, y al avanzar se acerca más y más, tienen la mirada fija una en la otra, el aire puede cortarse con una tijera, de pronto llega una invasiva ola de olor a alcohol, ella se distrae mirando para los costados, buscando de dónde sale. Es en ese descuido, en ese momento en que se cortó el hilo que une sus miradas es cuando la serpiente ataca.

Salta y directamente se enrosca en su cuello con fuerza descomunal consiguiendo obstruir el paso del aire. Continúan mirándose a los ojos, ella intenta en vano desprenderla, de sus ojos caen unas lágrimas como reacción a la presión, pero también la invade una infinita tristeza. No puede entenderlo. No puede entender cómo ésta sociedad puede combinar amor y violencia, amor y posesión, amor y condena, amor y muerte, en la misma oración.

El miércoles pasado encontraron el cuerpo de Luciana envuelto en una manta a cuadros tirada en un sendero en el barrio “El Bosque”. Su pareja: el único acusado. Causa de muerte: asfixia por ahorcamiento.






Grito




El mal humor de algunas\os es por callar

Hay quienes explotan de tanto callar

Otras\os lloran por lo bajo

Hay quienes enferman, quienes mueren por callar

Mordiéndose la lengua, para callar

Hablemos.

Gritemos.

Un muro me dijo que es prohibido callar la catarsis.

Sí, un muro.

Sí, la catarsis.

Que tu grito sea un cuadro, una foto, una poesía, melodía.

O que tu grito sea un grito

Aunque lo escuche solo la vecina

o miles, o dos.. solo vos.

Pero que suene,

o no suene.

Soltalo. Lo necesitas.

Lo necesitamos. Porque en él gritamos muchas\os.

Gritamos todas\os.

Las\os que alguna vez, o a diario calamos.








Fabián O. Iriarte




Les Demoiselles D’avignon




Cuchichean todo el tiempo, las manos caracoleando

en sus orejas para proteger los secretos que no lo son,

se ríen sin parar, te miran de reojo divertidas y descaradamente,

se aman de a tres.


Cuando van al río, frescas suenan sus palabras (o sus risas,

ya que no se sabe qué es qué) y suben al puente, lo atraviesan

cantando y bailando, sin prestar atención a ese tonto español

que se empeña en pintarlas, le dan la espalda,

otras veces no, de perfil lo desafían, otras veces.


La tarde es roja, estas señoritas con tanto desparpajo quiebran

el orden de la pequeña ciudad medieval.








El pañuelo de Desdémona




¿Cuántas diminutas columnas de sal

se pueden formar con siete horas continuas de llanto?

¿Cuántos días puede durar el dolor?


(Otra pregunta, quizás relacionada:

¿Cuántos yo tiene una persona?

2052, dice Virginia Woolf).


¿Cómo se quiebra…? ¿Por qué falla la voz?

¿De qué has sido testigo? ¿Qué prueba ocular

se necesita? ¿Cómo llega la muerte?


¿Qué usa para hacer morir? ¿Se la oye

venir por los pasillos? ¿Hasta cuándo va a durar?

¿Quién pondrá una moneda sobre tus párpados? ¿Quién

será testigo de tu propia muerte? ¿Cómo será dejar?










Cristina Larice




El grito




Entre el truc truc truc

De mi triste lavarropas

Lavaánimos lavavida

Y el bric bric brac

De mi alegre teclado, mi máquia de escribir.

Van como locos mis pensamientos

Repasan la historia del vivir.

Mujeres esclavas, rebeldes,

idealistas, amorosas, pacientes, luchadoras,

vengan a mí.

Vengan a parir conmigo el grito de

BASTAAAAAA

Basta de abusadores,   traficantes,   explotadores,  dominantes.

 Basta  de hombres corruptos.

Vengan todas, amigas, hermanas,

Vengan hombres buenos

desde los orígenes del mundo humano,

 desde el más allá a gritar conmigo:

Bastaaaaa

                             







Cuando todo cambie




1era Voz



Dónde está la madre

De ella queda en casa tan solo el perfume

Y la voz de su alma

Dónde estará ahora

Las locas naranjas, las peras inquietas

Y hasta las  manzanas

No dejan que nadie

Ose desnudarlas


Dónde está la madre

Esta gelatina de guiso y manteca

Panqueques y sida

Droga y desperdicios, de sexo sin rima

 Galaxias de deudas

Sin plata, sin risas

Por qué no está en casa

Zurciendo la dicha





2da Voz




Tal vez fue a su trabajo

O fue a buscar el alba

O está tejiendo el hilo

Corrido de la trama

Quizás esté escondida

Quizás esté atrapada

Y no pela la fruta

Ni la ternura amasa

Porque pobre la madre

El agua aún no baja.


Y no se queda quieta

Sale todos los días

Quijote de la casa, a edificar la vida,

 junto a su compañero

y sus manos de espiga

y su piel perfumada de albahaca y lavandina

igual construyen torres,

a sus hijos,  de miga.




3era Voz



Cuando el hilo verde

De la verde trama

Complete el tejido de la red humana

Cuando todo cambie

Mami estará en casa

Tejiendo las rimas

Mimando las nanas,

Pintando la luna,

sintiendo la masa.







El corpiño, la otra piel



Poema Danza



La otra piel que me habita, acaricia y  contiene,

tiene perfume a leche

Vapores volátiles de vida

que danzan con el tiempo maternal y prolífero.


Tiene  esperanzas compartidas,

muchos besos.

Dolores antiguos

Caricias que cubren y guarda tristezas,

misterios

los pezones cargados,

estirados,

perfectos

para soltar el néctar, los jugos,

los viñedos,


Es la ternura pura

con jardines repletos de  rosas y jazmines

de todo  el universo


La otra piel que me habita, acaricia y  contiene,

Esconde el latido, la pasión,

los secretos


Pequeños cuencos de encajes,

algodones,  puntillas

modelaron mis nacientes pechos.

Necesito dejarlos,

aunque sea,

por un tiempo.


Una y otra y otra piel

Mandato de mujeres,

de ocultar los sensibles y preciados pétalos.


Reservar los tesoros,

para cuando la magia,

del óvulo y el esperma bailen,

la danza interactiva,

cósmica,  atrevida

que rompe el horizonte

y da grito a la vida.


La otra piel que me habita,

acaricia

y  contiene,

Me tiene prisionera

Una y otra y otra piel

que me mantienen presa.


Y aunque parezcan

delicadas caricias su roce en mi cuerpo

me mantiene alejada del contacto sentido

y profundo con el aire y el cielo.


Quiero que mis senos,

femeninos, inquietos

flameen con el viento

Como banderas libres

que reclaman  zarpar desde cualquier puerto.


Desplegarles  las velas, las manos, las heridas,

Para que nos se  enfermen,

Y liberen las ganas de desnudar mi alma,

mi pensar y mis sueños.


Porque mis senos,

ahora,

son dos flores, dos pájaros,

 dos soles


Son dos mariposas

que despliegan las alas

y comienzan,

en danza,

su liberado vuelo.







Fernanda Mujica




Invisible



Nunca estuve tan alto.

Igual puedo trazar la línea

que se formaba en su cabeza

cuando salía a mirar el mar

- quién sabe

quizás no salía a mirar

salía por un cigarrillo quizás

no salía a ninguna parte

no había nada que la sostuviera

sólo una ventana

quizás la ventana de este edificio

daba al aire y luz

o buscaba a otra mujer -


La anécdota es inverosímil

transcurre una y otra vez

tiene la consistencia de lo que tiende a

de lo que nunca cae.


Ahora estoy en la arena

esa mujer

mueve la mano en la ventana

significa la comida está lista

- no es mediodía quizás

todo está oscuro

casi seguro no es verano -


Algunas escenas que los demás nos cuentan

se graban / necesitan repetirse

- una nena se asfixia con el humo

de un fósforo cuando se apaga

cada vez que enciendo un fósforo -


Nunca estuve tan alto.

Igual puedo trazar la línea

que se formaba en su cabeza

- casi cualquier línea -

imaginar una mano

- abraza todo el edificio -

una mujer

- está parada en un andamio invisible -

da un salto hacia adelante

el salto tiene forma de curva.


Lo continúo yo

y tengo la consistencia

de lo que tiende a

de lo que nunca cae


pero no puedo articular el trazo

lo fuerzo / lo dejo

en una posición violenta

- qué hace ahora esa mujer

nada

de un espigón a otro / derrumba un edificio -


¿De qué me estabas poniendo a salvo

cuando viniste a esta ciudad?









Ella teje a las apuradas




Ella teje a las apuradas

fuerza / la trama y la urdimbre

que se mantienen siempre

bajo tensión constante

el hilo / debe ser fuerte

el hijo / atar los cabos enredados

-la bella durmiente del bosque,

santa Isabel de Hungría que hilas para los pobres –

los tejidos

nacen de la necesidad

humana de protegerse

los tejidos

nacen de tu necesidad

humana de protegerme

-una célula madre

regenera o repara las líneas

de la mano

de un organismo adulto –

ella teje a las apuradas

algo también la teje

desde dentro

no termina ningún pulóver

no deja ningún pulóver sin terminar

la otra aguja y la rueca

todo lo que hace daño de forma pacífica

fabricarás tu propia ropa

pero algunos tejidos no se repararán

ella teje a las apuradas

-no hay ingenio que valga-

faltan 122 días para su muerte.








Graciela Ovejero




Una mujer sobre mis espaldas



En este abrazo estás

y juntarte las manos

y abrirte los ojos

no ha sido fácil.


Soltarte las riendas.

Seguir tus pasos trenzados de espinas.

Levantarte en cada noche amarga

no ha sido fácil.


En este abrazo estás

invitada a doblar los sueños

sellar la palabra

volver al desafío

entre susurros y libertad.    






Mujer



Huye del sonido violento.

Un  lugar te espera

donde no resultan molestas

 las manos del amo.

Levántate entre todas las mujeres

por tus propias convicciones

vuela alto en libertad.

Déjate llevar al encuentro

del  verdadero amor.

Allí, protege  y ama  y se desliza como miel

por el cuerpo y la mente.


Corre…pero antes


quita la flor liquida que corre por tu boca.








Galeano



Galeano   habla de los pies gastados de Fabiana

de una estación,  de una mujer con su maleta,  y del vuelo de Tamara.

Galeano  busca otras heridas y secretos.

Anuncia en las paredes

que descubre la casa secreta  de cada mujer.

De prisa  me escapo   para no ser descubierta por Galeano.










María Guillermina Sánchez Magariños




Rasgadura




Luchan las sombras

con gritos ahogados.

Violación sin tapujos,

manos usurpan

corpiño y bombacha.

Los puños son fustas.

Rostro partido,

sucia la saliva.

Colapso,

oscuridad.

Flojos sus muslos,

acata la imposición.

Un falo tarántula

araña orgasmos.

La vagina

sangra ponzoña.

Animal victorioso,

silba por lo bajo.

Ya no importa

total,

otra prostituta.






Mariana Santa Cruz  (Maratenea)




¿Quién sabe qué es libertad?




Todos perseguimos esa voz de consciencia en la que simplemente busca escapar de las cadenas que oprimen en la mente de la vida de quienes alguna vez creyeron ser libres cuando en realidad con el tiempo comprendieron que eso no era LIBERTAD.  Este escrito poético representa el  “GRITO SAGRADO” de todas y cada una de las mujeres que han sido niñas y de aquellas niñas que serán mujeres.


¿Quién sabe qué es LIBERTAD?

Me he preguntado, en aquellos lugares: …

- ¿Cuánto vacío se oculta dentro de uno?,  

¿cuántas heridas que cuestan cicatrizar,

¿cuánta esperanza opacada por el tiempo?;                                                                   

dañada por las manos y las voces de quienes brutalmente se creen víctimas,

quienes creen que el Amor es posesión;

que la libertad es descuido,

que la persona es una simple cosa.

He buscado por aquellos sitios donde la fe persiste en el tiempo,

donde la mirada se concentra en el más allá    

otorgando una gota de esperanza y una señal de paz,    

aparentemente  utópica, pero tranquila.

He golpeado puertas cerradas en aquellos corazones vacíos,

ínfimos y poco amantes de la vida;   

de su propia existencia.


No se puede amar si no se sabe amar así mismo. 

No se puede perseguir un sueño sin un fin,     

ni mirar los ojos atreves de mentiras...


Una mañana  cálida, despertaron  mis sentidos

y pude reconocer  que mi interior se quebraba

por aquel maltrato psicológico de quien alguna vez dijo quererme, 

que alguna vez dijo amarme,  

alguna vez sostuvo mi manos mintiéndome al decirme:  “Te Amo”.


El  Amor es un simple sustantivo abstracto;    

común, pero de alta significancia,   

de alto valor, de alto contenido. 

Y no ama quien dice hacerlo, 

sino quien lo demuestra.


Aquella tarde observé a esa muchacha,   

de pantalones gastados y sumamente cortos, 

a esa persona que con tanta juventud  por delante,

no supo hacer más que algo tan indignante;   

entregar su vida por unos míseros pesos, 

aceptándose como una cosa de uso sexual,

de juguete del tiempo, de marioneta del destino…


Las mujeres quedamos excluidas de esta vergüenza que no existe,

de este grito de auxilio que no surge,             

de esta mala aceptación a vivir.           

La libertad es la suma de responsabilidades conscientes 

que debemos aprender a  establecer con seriedad y cautelosamente.


El grito de algunas es opacado por otras;

por esas que tiraron la toalla sin empezar a correr. 

Grito desgarrante  de aquella voz aguda, violenta y fuerte,   

implorando “atención”, implorando ser escuchada…


Más no queda otra opción que decir: “BASTA”;

es tiempo de girar la cabeza hacia el otro lado

y encontrar esa respuesta que aprecia la vida

bajo una sencilla y simple forma de vivir.  


¿Por qué no te amas?,    

¿Por qué dices amarme?...

Tus palabras me han lastimado, 

pero un golpe físico desterró la poca ilusión     

que tenía al creer en el Amor.      

No se ama sin amar,        

ni se perdona sin perdonar. 


El Amor no dice serlo,

solo lo refleja en su accionar.

El Amor calla y escucha,   

pregunta y dialoga.









Ana Tringali




Un vago recuerdo de mi libertad



Salgo como cada día de mí trabajo. La calle esta fría. Me apuro, quiero llegar a mí hogar.

Y de pronto… ¿Dónde estoy? ¿Por qué estoy así y en dónde? ¿Qué es esto?

Por qué y más de mil veces por qué…?

Es solitario y muy vago el recuerdo de mí último momento de libertad.

La calle estaba fría…y de pronto…de la nada encapuchada, de no sé dónde, ni sé por quién, no sé si estoy en un auto, camioneta, colectivo…que mierda, solo sé que grite…grite…y grite.

El miedo helo mis gritos…

El cansancio seco mis lágrimas…

Tengo frío, pero no es el mismo de antes, este me está congelando la sangre.

Tengo miedo. Muchos hablan ¿quiénes son?

No entiendo nada. Mi Bebe y mí mamá me esperan. No avise que iba a tardar…

Qué mierda pienso…reacciono!!!

¿Estoy secuestrada? ¿Para qué? Mi familia no tiene dinero. ¿Por qué a mí?

Y al despertar ¿quién sabe cuándo me dormí?

Ahora recuerdo. Volví a gritar, me callaron, grite, me pegaron…y no me acuerdo nada más.

Ahora despierto… ¿o es una pesadilla?

¿Dónde estoy? Que cuarto feo, húmedo, sucio, asqueroso…

Tengo hambre, quiero a mi bebe y a mi mamá…

Sigo con lágrimas y gritos…nadie me escucha…SOCORROOOOO…nada de nada…

Tiempo

- Salí a Comer (me gritaron)

Voy temerosa y entrando en una cocina muy precaria y sucia encuentro a cuatro chicas, sentadas en silencio. Nadie habla.

-Traen un plato de casi nada para cada una, un vaso de agua y listo.

Siguen todas en silencio.

Trato de preguntar

- Hola

Nadie me contesta…

Hola…Hola…Hola…

- SHHHHHH (Marta una de ellas me contesta)

- Te conviene no hablar nada y escuchar menos!

- Pero, explíquenme qué pasa. Mi bebe y mi mamá me esperan

- Marta - Cállate o quieres que nos golpeen a todas…

El silencio entristecido es de todas…ni alzan la mirada…como si esta comida estuviera rica y linda para observar.

- Pero, no entiendo…

Paula - Cállala de una vez

Marta- Estamos en un prostíbulo, nos dan de comer esta mierda, solo para atender a los guanacos hijos de puta que vienen a usarnos!

Paula - Ahora sos una más de estas lacras.

- Pero yo…yo…no sé…que asco.

Luisa – Ja Ja… ¿y vos te pensas que a nosotras nos gusta?

Silencio de todas

- Bueno ya comieron. Hay gente. Apuren!!!

 Bajamos todas

Ahí estábamos, y en todas las mesas, con tipos mirándonos,

Con ellas y sin conocerlas me sentía un poco protegida.

Pero enseguida, comenzaban a  elegirlas de a uno, pasaba una y elegían a otra y otra y otra y me toco a mí…

DIOS, que amargo este dolor, que asco, cuata mierda junta…

Pasan como eligiendo una chuleta.

-   Idiotas, tenemos sangre!!!

Claro a nadie le importa. Y día tras día es igual…

Y otro día  y otro tipo y otra chica más y otros tipos más.

Extraño a mí bebe y mi mamá…

Y ves que entre las cabecillas hay una mujer, y te preguntas de qué carajo está hecha ¿no tiene hijas?

¿Y estos tipos tampoco tienen?

Si nacieron de una mujer. ¿Les gustaría a ellos, que se lo hicieran a sus madres, hermanas, hijas?

Todos con caras de sádicos, sin sangre, ni corazón. Pagan por nuestros cuerpos…


…Pero nuestras almas no se venden!!!


Son asquerosamente repugnantes, te tocan, te manosean, te obligan a que les hagas lo mismo. Te……

Que amarga es esta cárcel de ladrillos, que difícil pensar en escapar, hay rejas y llaves por todos lados.

Extraño a mi bebe y a mí mamá

¿Y si hablo, con algunos de estos tipos? capaz que me ayuda.

-         Sr. Ayúdeme  a salir de aquí, por favor… no aguanto más, lloro…suplico…

-         Estas loca, si saben que estuve acá, se termina mi carrera, mí honor, mi familia, mi vida. Olvídate.

Uno y otro igual, y me entero de que mis compañeras ya lo hicieron y nada. Ya me avisaron que tenga más cuidado. A una la hicieron desaparecer…

Y grite fuerte como pude, ya sin miedo, Ya no me importa que llegue la muerte.

VIDA, FAMILIA, HONOR…HIJOS DE PUTAAAAAAAA


No saben el valor de esas palabras.


Los odio, el excremento es mejor que ellos, muéranse todos…

Y nuevamente con gritos y golpes me secaron mis lágrimas y callaron mi voz.

Hace mucho frío, extraño a mi hogar ¡!!

Ya es tanto el tiempo…QUE SOLO TENGO UN VAGO RECUERDO DE MI LIBERTAD!


Una chica más

ANISHA









Marta Elvira Vega




Silencio



El silencio se asoma

pinta todo de ocres y de azules

de verdes y naranjas         

así,  deshilachados,

como en un calidoscopio.

Las hermanas tomadas de la mano

van camino a la escuela..

Hay entre ellas un pacto de silencio.

Caminan como atadas con una soga de penas.

Tragan saliva, aprietan el dolor.

El barrio es chato,

como es chato el legado de niñas abusadas

que sienten  tejido en su piel.

Quieren ser como las otras niñas,

las que en su casa juegan con muñecas,

ríen, se disfrazan…

Quieren olvidar su procedencia

esa mugre adherida a sus sentidos.

Temen no poder escapar, ser perseguidas.

Hay entre ellas  un pacto de silencio.









Mujer – Ayuda - Palabra




Quieres huir, muchacha.

Es una pesadilla que oprime tu corazón

y te hiere, y te ata

pero tus manos y tus pies se aferran al lugar.

Es lo que conoces, es TU lugar.

Miras sin llorar con ojos de niño asustado.

Quieres gritar pero ese grito

Se pierde en tu  garganta.

Ya no sientes el dolor de la piel

No opinas, ni piensas

pero ¿ sabes? aún puedes soñar,

buscar un amparo que te haga olvidar tu martirio

para alcanzar un mañana sin heridas.

La palabra es: AYUDA.

Share:

0 comentarios:

Publicar un comentario

Muchas gracias por tus palabras. No olvides visitar nuestras otras paginas y correr la voz sobre nuestra labor.

Compilación virtual del Festival Grito de Mujer. Aquí podrás leer desde nuestra selección destacada, hasta algunos de los poemas presentados en el festival Grito de Mujer, aportados por hombres y mujeres solidarios, en homenaje a la mujer y contra la violencia. Este blog tiene el fin de dar las gracias a toda la gente que nos ha apoyado. Quienes siendo o no poetas, han sumado su grito. Podrás conseguir lo mejor de nuestra causa en nuestras antologías impresas.

Ayúdanos a crecer!


Poemas más leídos

Archivo de Poemas

Visitas en total