Antología Virtual Grito de Mujer®

Como buscar en esta antología?

Elige el país en la columna de la izquierda o en el menú de arriba....dale a "entradas antiguas" hasta que encuentres la ciudad de interés o dale a ver todas las entradas.

Poemas Grito de Mujer: Somos Heroínas! Republica Dominicana 2014

Donde todo comenzó. Apertura del 4to. Festival Internacional de Poesía Grito de Mujer 2014 en la República Dominicana. Bajo el lema: Somos Heroínas!

Coordinado por el Movimiento Mujeres Poetas Internacional (MPI).





Video Resumen de la apertura en Dominicana del festival. Gracias por hacerlo posible poetas!



Poemas Grito de Mujer RD 2014: ¡Somos Heroínas!


Poemas Jael Uribe

Presidente Mujeres Poetas Internacional (MPI), Inc.
Creadora del Festival Grito de Mujer
 
(Poema apertura, prosa-performance homenaje a Anacaona)


Flor dorada en el asfalto 

Van van tavana dogay
Aya bomba ya bombai
Lamassan ana – caona… (1)

Hoy me atrevo a removerte el polvo,  invocar en retorno tu estela corroída, zarandearle las flechas al recuerdo que te nombra, Anacaona: Dormida.  La historia crucificada en el rostro, el camino de piedras zurcidas. Cenizas decapitadas prisioneras de ausencia, nombres necios que te olvidan.

Hoy me atrevo a despegarte de los pasos, gritando a voz sin sombra, llamándote heroína. Te reinvento la mirada entre el cazabe y las fieras, la mentira de la tierra, la bandera, el gigante rugido en la piel de tu estirpe. No celebra el olvido, tu intelecto, la poesía danzante bajo tus plantas Taínas.

Hoy me atrevo a reinventarte luna, con flores reviviendo en las pupilas. Los jardines de Quisqueya (2) el ajeno de tu Norte, el ancla de los sueños truncos.

Más que un cuerpo de mujer en la soga, en apego a la larga cadena de amnesia, eres sabia de historias no contadas, cicatrices de mujeres tras la gloria.

¡Hoy me alzo desde el vientre, flor dorada (3), clamando en el aullido y el viento! a la sórdida congoja, en el lecho indiferente. Rememoro tu cuerpo prisionero de incendios, areítos (4) y atabales, de Cemíes (5)  y ancestros.

Ojalá que mi boca aliviane el ocio de tu huella, tu poema sepultado en el asfalto.

Hoy me alzo Anacaona a voz en dúo, para elevar este grito repatriado, en el temblor de esta lengua  que hoy te nombra redimiendo tu discurso, enterrando tu silencio, donde la lluvia es fango.

…Aya bomba ya bombai
Lamassan ana - caona



(1)     El músico cubano Sánchez de Fuentes afirmó que los indios de la Gran Antilla cantaban un areito en honor a Anacaona, reina del cacicazgo de Maguana. De acuerdo con Domingo Delmonte, la letra decía así. Sánchez de Fuentes se apoyó para corroborar la veracidad del areito de Anacaona en Antonio Bachiller y Morales y Miguel Rodríguez Ferrer. El primero copió la música de un artículo titulado “Anacaona” del reverendo Hamilton W. Pierson inserto en el volumen II de la Información que dirigió H. R. Schoolcraft. En su obra Cuba primitiva, Bachiller y Morales supuso que el famoso areito procedía de la isla de Haití o Española, pero no estaba seguro de su autenticidad. Señaló que le había sido facilitado a Schoolcraft por Pierson, quien a su vez lo obtuvo de William J. Simone, vecino de Charleston y residente durante mucho tiempo en Haití. Por su parte, Rodríguez Ferrer tampoco lo consideró como real. Ambos autores tenían razón, puesto que la música del areito de Anacaona está compuesta en la escala heptatónica propia de los europeos en vez de la pentafónica, que debía de ser la usada por los indios de dicha isla. Según el antropólogo Fernando Ortiz, el areito no era otra cosa que un couplet cantado por los negros de Saint Domingue durante sus guerras contra los franceses.

(2)     Quisqueya, era el nombre taino que tenía nuestra isla a la llegada de los conquistadores

(3)     Flor Dorada, traducción del nombre de Anacaona. En la lengua de los taínos su nombre significaba Flor de Oro. Era hermana del cacique Bohechío y fue la esposa del cacique Caonabo, con quien tuvo a Higüemota. Se distinguió por su belleza, inteligencia y talento para las poesías, memorizándolas para recitarlas en los areíto ante los otros aborígenes. Cuando su hermano Bohechío murió, Anacaona gobernó el Cacicazgo de Jaragua en su lugar.

(4)     Areítos, cantos, poemas en cantos que recitaban de memoria los indígenas para alabar a sus dioses y contar historias.

(5)     Cemíes-Cemí, semi dioses Taínos, esculturas que representaban deidades de la época.
 


La mujer que se escribe en la historia

A la mujer que se escribe en su nombre no la busques
en el rastro senil de la historia.
con los hijos colgados a los párpados,
las heridas amarillas, la carne parturienta.
Se le busca en los pedazos de cuerpos
en el pelo de la noche y la abstinencia.
Dormida, súbitamente en el aire
donde se trenzan las manos suplicando,
las palabras sangrando tras la puerta.

¡Estas líneas silentes no se olvidan!
se acicalan en ella.

Si la miras extinta en los rostros de vidrio,
mordeduras de polvo, transiciones de especias,
volverás al otoño diluido sin el rastro,
sin el ruego sutil de su existencia.
Buscarás en el eco su silencio
sin hallar un rugido de viento
que la traiga nuevamente de vuelta.

A la mujer que se escribe en la bruma no la busques
¡No la nombres!
YA ESTA MUERTA.




Poema Marlex Indhira Rodríguez 

(Mi grito es por Baltazara de los Reyes)

Cimarronas

I

Mas adentro de la historia se hace tórrido cada suceso, la vida se retuerce y llora en cada punto desconocido, en cada regla gramatical, en cada escena con las máscaras en su sitio, en cada ausencia que le  marca el ritmo a sus ritos sagrados, a sus dioses de palo, a sus ofrendas al viento, a la lluvia, al sol que les quema un poco más la piel.

Mas adentro de la historia se recrean las verdades, se rompen las reglas gramaticales, se reconocen los enigmas, los gritos de ausencia, de guerra, de cimarrona que no suena en la historia aunque la haya forjado en su piel.
Mas adentro de la historia está la realidad.


II

Buenas tardes señores del jurado he aquí el furibundo entrecejo de los años, la piel somatizada de la historia, la otredad, la otra excusa, el otro sexo que humedecen con allantes y discursos subversivos y sagaces.

Buenas tardes señores del jurado he aquí la cometa perdida de los sueños, las piernas con que fundaron sus carnes, la otra luz, la otra alma, la otra piel con que tantas veces limpiaron sus pasos.

Buenas tardes señores del jurado he aquí la esclava que osó desvestirse, gritar Orochac en medio del baile, quien revuelve sus caderas con ritmos de tambores, la otra luna, la otra loca, la otra noche, la otra tribu que hallaste y destruiste también.
Buenas tardes señores del jurado he aquí la tierra que han pisado sus pasos, pero aguarden, solo he venido a declararme culpable.



A María Baltasara

Porque negra fue tu piel como es ahora la patria

Por negra fue tu  piel y negros fueron tu pasos porque negro fue tu grito y tu valor porque de tu manos colgaba un fusil cargado de ilusiones, de la imagen de una patria que hoy no es mas que un nido inigualable de olvidos y silencios, de llanuras atardecidas de una historia no contada, de una heroína callada, de una mujer/patria/masa/pueblo/voz que se quiebra a mitad de la garganta, con un grito enajenado, vilipendiado, acallado por el circo de los tuertos que te sacan de los cuentos con que conozco mi patria.

Porque negra fuiste y con negritud luchaste, porque negra eres y tu lucha es constante y tu legado es constancia y es tu y es yo que vengo a ser el sentir de tus renegados pasos, a desenterrar tu determinación y bajar también por la negreta con las tripas hacia afuera, con los ojos hacia afuera, con la conciencia hacia afuera, con la sangre en el asfalto y  la mirada en cada punto en que me siento mujer que entreteje latitudes de esta humilde geografía donde vengo a parir de nuevo la patria.

Y  lanzaste tu cuerpo hasta la muerte para forjar a esta isla medular de libertades y ahora ¿esta tierra no admite tu alma?

Canto a ti, a ti canto porque negra eres y eres patria.




Poema Génesis Álvarez Martínez 
(Mi grito es por Mamá Tingó)


Campo de campo

A Mamá Tingó

La noche se esconde en su silencio
La mañana se aparta de la aurora
El sol se hace eterno y los instantes se olvidan

Te quedas ausente dentro de mí
Vienes y el reloj clava la eternidad en tus ojos
La tierra sabe al hueco de tus mejillas y se vuelve profunda

Una mujer nunca se olvida
Ni en los momentos más tristes de los recuerdos
Una mujer nunca se olvida de la libertad
Una mujer nunca se olvida ni la soledad puede borrarla

Y las lágrimas caen en la siembra
Y la siembra muda el momento
Y el momento se aleja y se acerca a tu mirada
Ya no hay vida en la vida sino vida en tus ojos

Y los campesinos se derriten en tu mirada

Un beso se retrata en tus labios campesinos
Tu color de piel se fuga
Y llega al silencio de un poema
Ya no hay mariposas en el campo
Sino tu nombre en las mariposas.




Poemas Mel Dinzey Castro

Intentando descifrar el mundo

I

Los niños siguen de pie, poblando las avenidas, los niños de cera, los niños de estaño.
Las mujeres siguen horneando casabe, las mujeres de yerba, las mujeres de silencio.
Los hombres siguen besando la tierra, los hombres de caña, los hombres de tinta.
El sol a todos les quema las pupilas, las sienes, el vestuario.

De nada serviría honrar una palabra si esta yace muerta, ni coronarnos de alfileres las gargantas si la palabra no es nuestra.

                                                        
II


Los niños siguen frente al televisor intentado descifrar el mundo… el mundo es un espía escabulléndose por las ventanas.

Las mujeres siguen devorando sus vestidos… sus vestidos vuelan la imaginación de los hambrientos. 

Los hombres siguen mutilando sus mentes… sus mentes se enroscan como junco en los pantanos.

La verdad ha vuelto a quitarse los calcetines, engulléndose los dedos en la inocencia.
Los niños, las mujeres, los hombres han vuelto sostener el tiempo en sus miradas.

¡Yo sigo mirando al cielo absorbiendo el néctar del aire!



El águila y yo

Escarbé los sesos del águila, tras sus ojos derretidos vi caer mis castillos, escuche gritos, gotas temblorosas bailaban a pico de alfileres. Desate el disfraz que le arropaba, la máscara entre abierta rodeada de serpientes; musa negra de eternas pesadillas, mosca rodante el pastel no está servido, ya es tarde para derramar tu ego, ya es tarde para saber que es tarde. No persistas, no existas. Del más allá se lanzan los dedos a tocarnos el rostro.

La espalda abrumada abandona el cuerpo, el águila ha vuelto… está vez desplumada en mis sueños de cenicienta.

Asomó sus garras donde el hueco finge, donde no hay corazón tan solo espectros y las hadas son de vientos, y los vientos son de escombros, y los escombros espinas. 

Otra vez nos han visto volar sin alas, desnudas bajo un cielo de arena y sangre, escupidas y esculpidas, muertas de risa, vivas de tristeza. ¡No sólo batiendo el polvo que nos empaño la vista!  




Poema Berenice Pacheco Salazar

(Mi grito es por las heroínas cotiniadas)


Ella simplemente no envejece.
Ella es igual:
su misma sonrisa,
sus mismos ojos,

su mismo delirio por las pastas.

Ha trascendido el tiempo.
No envejece.

Sólo que sus brazos ya son otros,
a veces viento, lluvia, soledad.
Ella sigue aquí,
sólo que su voz ya es también otra
y habita en el silencio.

Y su sonrisa tiene un misterio
que se derrama como cáliz
sobre todas nosotras.

Muchas veces me veo a mi misma viviendo sin tiempo,
No alcanzan las horas para el trabajo que paga,
                                                el que no paga,
                                                     el descanso,
                                                     el arte,
                                                     la limpieza,
                                                     lo mundano….tan exquisito y necesario.

--

El día está lleno de horas difíciles:
la de levantarse
el tapón de la mañana
llegar tarde
decirle al jefe que el informe no está hecho
llegan las 12
nada que comer
preocupación
las niñas solas en casa
la vecina enferma
el tapón de la tarde
el pasaje incompleto
el policía que maltrata
llegar tarde
la casa sin luz, sin agua
con lluvia adentro
otra factura en la mesa
el plato medio vacío
¡que optimismo pensar está medio lleno!
anuncian la gasolina sube
reír de rabia y tristeza
hora de acostarse
hora de soñar

Que nunca falte en mí
el amor,
el pan,
la poesía,
la convicción,
coraje,
sabiduría,
postres,
playas,
buena cama,
celular,
carro,
tarjetas,
buenas películas,
vinos y quesos,
amigas, amigos,
viajes, turismo interno,
uno que otro premio.
Pero despierto,
y entonces oro
que todo lo inservible y superfluo
se vaya deshojando
hasta quedar en mi
solo el amor,              
el pan,            
la poesía.




Poemas Patricia Minalla

(Mi grito es por Piky Lora)

46

Matar el pájaro de la noche
apretarlo en las manos fuerte hasta que nazca atroz la última palabra
llevar la palabra a las sombras
pasear el pájaro por la vereda de los sueños de Park Avenue
cortar un pedazo de muerte
comerlo en el tren regreso a casa.
La muerte es el placer del pájaro,
el libro la pérdida
el muro donde sube el pájaro ya muerto.
El pájaro se desangra por mis dedos
su sangre pintó mi abrigo,
mis rodillas, mi espalda
la palabra cruza el puente,
llega a casa queriendo hacer el amor a la Hollywood
el pájaro es la luz
estos dedos llenos de muerte la guía, el alivio.




Poema Ysabel Florentino
(Mi grito es por Viviana de la Rosa)


¿Por quién grita la memoria?

A la memoria aborigen de Viviana de la Rosa
Quien vivió y curó en la cueva de Mana
hasta el 1925 


¿Cómo negarle a la vida tu nombre
Viviana, tu historia plasmada en la oscuridad de las cuevas?

Naciste de un sueño indígena
como las cosas que nacen al principio del mundo
recogiste el llanto de tus antepasados
los gritos sin nombre de tu raza perdida
Viviana, tú que conocías el poder del agua y la luz
ven a curar mis heridas
tú que sanaste tantas veces
sin pedir nada a cambio
ven, levántate, hoy es preciso curar
el corazón de Juanita la rifera
los pechos sin padres de la muchacha de la esquina
la que arrastra su miseria a las cuatro de la mañana
camino a la zona franca
la que finge ser feliz en soledad
y pierde sus huellas en cada aguacero que cae de sus ojos

Viviana, es necesario que sanes los sueños
cansados de mi condición de mujer
de mujer que ve su destino a espaldas de un hombre
de mujer que hecha al viento sus cicatrices
queriendo borrar sus recuerdos
porque aún quedan muchos rostros enfermos
como el mío,
ante la noche.

Es justo que vuelvas a caminar descalza
y predigas, y repares el futuro
de la niña que aún juega con sus muñecas
la que lleva enterrada en su mirada el pan que no llegó a su mesa

Viviana De La Rosa, ese es tu nombre
Sabia Madre
mi espejo no sabe tu nombre pero te presiente
Es preciso retroceder hasta la obra más humilde
que hicieron tus manos
Es necesario ver el misterio que guardan tus ojos
Es necesario un conjuro que limpie el camino de nosotras, que también somos tu descendencia
Es necesario que limpies con tus aguas las pisadas sin dueño
para que mi barrio pueda sanar su dolor
Viviana, confundida con el cielo, rasgado de nubes
El grito de la tarde
aún se mece en la conciencia
de hombres y mujeres
que siguen tus misterios

El cementerio se niega a recibir tu cuerpo
despojo de tu carne
se niega a que te sepulten en su vientre
cierra sus puertas
la brisa te grita
Viviana de la Rosa
el cementerio no es tu lugar
tu cuerpo sólo se transparenta
donde nacen las aguas del indio bravo
madrugadas borran tu nombre de la tierra que se levanta cuando te pronuncia el polvo

No es suficiente limpiar mi dolor si tu sangre de Anacaona
no dibuja una sonrisa en mi alma
La ermita aún te guarda en sus entrañas
como yo en la memoria.




Poema Denisse Español

(Mi grito es por La Mujeres del 16)
“Las luchas de ayer, las luchas de hoy”
Virtudes Álvarez



Grito Eterno

En Honor a las mujeres que valientes colaboraron con su lucha a la salida de los invasores norteamericanos (1916 – 1924)

Mi consciencia despertó con un grito
aullidos que arroparon una isla
poema de tantas firmas
escrito verso a verso ejerciendo patria
ador en piel de señoras
tibio hogar para el valor
perfecta armadura perfumada.

El tiempo con su traje de amnesia
sofocó su recuerdo con los días
sus voces marchan de vuelta por las hojas
amanece el nudo en la garganta
fuego de mis ojos al leerlas.

Su mirada maternal compasiva
descubre una mancha
los invasores, estrago del mudo
tatuados en mi piel
esclavitud electa que se repite de boca en boca
concepto que asalta cada mente
hasta ser todas.

Mujer unión de todos sus nombres
¡De todas ellas!
Diosa de todas sus manos
¡Corta mi cabeza con tu pluma rebelde!
reponla de coraje.

Grandiosa mujer del pasado
conjunción de sagradas maestras
elixir lácteo que me nutre de patria
¡derriba a bofetadas las vendas!

Enjuaga el hueco donde habitaba el alma
seca el servilismo con paño paciente
y con un vientre tejido de todos tus rostros
pújame hacia la vida
oblígame a beber el aire que conseguiste palabra a palabra.

¡Tu clamor, grito eterno!
es canción de un solo verbo: Libertad
se presenta imponente
Libertad
se arraiga
Libertad dibujada en sus nucas
se transfunde por mis dedos
camina por mi sangre… ¡Libertad!
¡Única invasión permitida!




Poema Farah Hallal  

(Mi grito es por Minerva Mirabal)


La emboscada

Minerva Mirabal y un doce de marzo

La mañana abre sus alas sagaces.
Todavía sus pies desnudos de lástima
Sangran palabras que  yo no sé escribir.
Fluyen como los pies de los hombres
que antes conocieron la guerra.
El tiempo a su paso le arrancó las uñas
la tierra entonces bebió su sangre
expresión de su inocencia espesa
tributo rojo que la devolvió a la cuna.
¿En cuál regazo se cobija hoy su memoria?
En los días que se llaman como éste,
miro el paradójico fondo de los barrancos
leo sus dibujos
como trazas de una sustancia amarga
y me pregunto dónde habrá caído  
la que nunca olvidó cómo volar.




Poemas Reyna Lissette Ramírez

(Mi grito es por Melba Marrero)


INQUEBRANTABLE
Dedicado a la poeta Melba Marrero de Munné

Negra la noche, como pipa recién apagada, cuando el viento quiere retornar en sus ojos recuerdos secos y amargos. Se sacude rápido de esos azares, de esos números inciertos, ya con el reloj en la mano izquierda y el oro en la derecha. Sube al hotel frente al mar inclemente que le confiesa el hastío repetido. Sube y es subir a un paraíso en soledad; con el aire fresco y suave, el escritorio sereno, la cama sedienta de cuerpos, y el olor de flores marchitas en ese perfecto otoño donde se descubre a sí misma: Inquebrantable.


RITUAL DE LA SANGRE

El fuego llega. La salamandra captura hormigas con alas. Es hora de la ceremonia. La luz está dispuesta. Ella atenta, en presencia; es que presiente el verso perfecto para evocar un verano, solo basta la pluma, una taza de café, hojas en blanco y una silla de madera. Cuando escribe se azota suave; soles y lunas en gajos, tinteros de sangre fresca, sombrillas y capas despiertas... en esta solemnidad no se sabe bien lo qué sucede, ella solo respira despacio y tranquila inicia el ritual, saborea su lengua...




Poema Leibi NG

Sobre tumbas tu voz siembra esperanza                                       

A Enma Tavárez Justo

Si por tu piel se sublevó la espera
de esta tierra en la sangre del justo
                                  ya anegada,
                    tu mirada
espartana de hembra estoica
no perfiló de odio su constancia.

A partir del beso frío de La Parca
con la muerte de las Tres Hermanas
se inicia un ciclo de dolor y espanto.
Tu familia, elegida en lo profundo
es el símbolo de resistencia heroica.

Así tu cuerpo frágil, sin doblarse,
se hizo dique contenedor del llanto.

Como de santa, tu doloroso rostro se levanta
primero das la cara, le haces frente al combate
y arengas con el arma imbatible de tus ideas
a un pueblo que reconoce en la historia
la estirpe de líderes honestos al ofrendar
el bienestar, las propias vidas.

Y tú, flor imperecedera, clamas justicia
ante la muerte, no del hermano, sino del guerrillero
asesinado en Manaclas, junto al cuñado.

¿Quién te devolverá la mano de Manolo,
su recio cuerpo sembrado en las montañas?

Sobre tumbas tu voz siembra esperanza
Tú mujer, tú la hermana del Comandante, hablas.
Con entereza muestras el camino de resistir
la opresión, la infamia, la desgracia
de vivir en la tierra aún no liberada
donde un tirano dejó cizañas repartidas
en muchos como él multiplicado, de insaciable ambición.

Y estás de pie en el cementerio,
en fila con otras combatientes
marchando marcialmente por las calles
ensangrentadas por la Guerra Patria,
serpenteando el asfalto,
saltando la alambrada,
curando a los heridos,
guiando a las demás…

Mujer de temple y actos,
de palabra coherente,
aquí sigues desviando los aguijones de la Era maldita,
reventando las losas opresoras
reviviendo el coraje entre nosotras,
tu espartano valor,
tu voluntad de roca,
tu sed de libertad
golpeando la injusticia
Enma Tavárez grita desde la eternidad.


Caballeros Participantes


Poemas Ramón Gil 

(Mi grito es por Carmen Natalia)

I

Por ti he dejado mis amores baratos,
mis excusas.
He dejado, además,
el cansancio,
la búsqueda de la palabra exacta para
complacer al otro,
mi soledad y mi tedio.
Por ti he dejado el silencio,
y la calma.
Por ti he dado libertad
a mis huesos y comenzado a
moverme.
Por ti he dejado la rutina colgando
del tendedero y la risa amarga
con que solía adornar mi rostro.
Por ti he dejado los colores oscuros,
una o dos preocupaciones inútiles
y el miedo.
Por ti, en fin, he dejado de ser
quien no era y empezado a ser yo.


II

Al día sin hablar contigo, le falta algo,
quizás un hueco para colocar la risa
o una larga lista de palabras sin pronunciar.
Al día sin hablar contigo,
le suceden minutos interminables,
pequeñas caídas del ánimo,
todas cosas tristes y extrañas.
Al día sin hablar contigo,
le sobreviene una escasez de alas y
 el mundo se vuelve insoportable,
terrenal y cotidiano.
Al día sin hablar contigo,
se le detienen sus perfectas manecillas
del canto y la alegría
y hay un vacío que nada fuera de ti llena,
como si el día naciera y muriera en tu voz.



Poema Luis Carvajal

(Mi grito es por Aniana Vargas)


Madre De Las Aguas
A Aniana Vargas.

El monte late al ritmo de tu trova hechicera
Hablas con las hortensias en un lenguaje mudo
que llena de ventanas, de proas y de cielos
el asombro y el sueño de pupilas guardianas
que a fuerza de mirar a los ojos, sin  miedo,
han teñido de luz y amor la primavera.

Abeja, mariposa, guardiana de las aguas;
eterna sembradora de bosques y maniguas;
hermana cegadora de oprobios y tiranos.
Clamor alado:
clarín de acero que convoca al vuelo,
viva en tu sangre circula la esperanza.
Savia es tu sabia voz cuando pronuncia abriles;
montaña corazón, florecida y cercana.

Suena tu grito Aniana, y se despierta el pueblo:
compromiso de amor, crisol de manos 
miran al llano desde el alto monte,
miran al horizonte desde el llano
y a fuerza de mirar tanto horizonte
monte y mar se han fundido: son hermanos.

Asombro elemental: montañas, nieblas, convites
al fuego de una hoguera. ¡Mariposa!
Si, mariposa de montes y praderas,
de calles sublevadas,
de fusiles y rosas.

Mariposa que grita y nos convoca a hacer la primavera
Aniana, mariposa:
ola de pan y luz, de amor y luz, de paz y luz.
Mariposa que exhibes en tu pecho tu corazón medalla,
 Inmutable frontera de voz y luz;
guardiana de las aguas,
marcadora de sendas
quiero gritar contigo tus verdades;
abeja, mariposa,
Aniana de los montes, alondra de la sierra.

En tu grito se abriga todo el suelo,
todo el bosque, toda el agua.
Toda la resistencia del planeta.
Toda la claridad en que navega el alba.
Todo lo humano salvado del naufragio.
Todo gesto de amor sobre la tierra.

En tu grito mujer, eterna mariposa,
Toda tu vida, toda tu lucha
Todas tus llamas
Toda tu soledad
Toda tu entrega.
Todas las voces
Todos los silencios
Todas las mariposas
Todas las primaveras.

Toda en tu grito, Tú,
Aniana Vargas
Guardiana de las aguas,
marcadora de sendas.



Poema Darihel Mesa
7 años

(Mi grito es por Concepción Bona)


Una mujer

Una mujer estuvo al lado de mí
yo no la sentí
y esa mujer apareció
ella no pudo ver
no podía ver
no tenía nada
no tenía niños
estaba sola
yo seguí cuidándola
yo como hombre la pude ver
ella tenía ojos
pero no podía ver
y esa mujer era muy feliz
ella era muy linda
preciosa era
pero no
era triste
era grande
yo pude ir a una fiesta con ella
entonces no me quería
antes de eso
yo pude detenerla
pero como quiera ella.



Poema Valentín Amaro


Volviendo al espejo

(Mi grito es por Aída Cartagena Portalatín)


I

Es abril,
otra vez la tarde se desviste
como ciertos muertos
          que se pierden en la memoria,
o el vacío de los rostros que miras a diario
cuando los hombres arrastran
          su eternidad.
Desde el balcón los miras,
entretenidos en la gris madeja
van y vienen,
se gritan,
a ratos caminan entre la muchedumbre,
pero están solos.


II

Vuelves al espejo,
allí te sabes alarido de sangre,
sombras,
creyendo que todo ha terminado
en la ira del quebranto.
Entonces, apuras el paso
conoces el terror: la noche,
ramera que grita y te espera
en las callejas de la ciudad 
que se despeina en aceite,
agua y azar.


III

Aún llueve
toda en ti derrama su furia la lluvia.
Desde dentro,
una voz conocida te grita,
¿ dónde vas?,
¿qué parto te sigue desde la sangre y el miedo?
¿por qué esa extraña manía de hundirte en la soledad?
¿Por qué ese grito de tu noche?
Nada respondes
sabes de las fauces que prolongan las horas,
los extraños rigores que presagian el miedo,
de esta carga de vidente en la indiferencia de una ciudad
que levanta su falda a los viajeros.

¡Ah, el silencio de unas mauras que vigilan desde arriba!


V

Comienza a llover y sigues solo,
porque tampoco una mujer como Aída está sola,
también hay hombres 
rodeados de gentes,
pero solitarios en su grito,
sus miserias,
en el agónico deambular.
Porque hay sueños truncos y tardes,
donde los hombres mueren de ausencias.




Poemas Omar Messon

(Mi grito es por Evangelina Rodríguez)


Conversación con la Amante

He vuelto a tu laguna de besos
Al cieno de tu sexo bendecido
a convertirme en el sapo de tu histeria
A aplacar un poco tus signos de anaconda embravecida
A portarme como un dios que conduce tu luz hacia mis sombras
Dios que recrea el instante en que nacemos en cada decibel de tus suspiros.
Marcaste un número en el que aparezco omnipresente sereno
Con la mudez del condenado con la ubicuidad del dios de las ausencias
Como un fauno de algún remedo inadvertido.
Vienes a mí en tu afán de suplantar alguna herida
Con un obcecado compromiso de tu entrega
A vulnerar mi resistencia a la libido.
En el lecho no compartiremos la memoria envilecida
Ni burlaremos la inconsecuencia de unos labios que eternizan
El desafiante ejercicio de tu entrega
Pero haremos aposentos innegables
En los que atesoraremos las plagas de tus vicios
Tus calmas rebasadas el delirante tropel de tus gemidos
Para diseminar la rabia sugerida en tu sonrisa
Para derramar todas las lágrimas desde el ojo
en que ponemos las diatribas de los amores subrepticios.
Zarpas conmigo en este bajel de sorprendente espera
A buscar entre los mares del impúdico tormento
Aquel amor que nos hostiga cuando izamos
La bandera de la rabia que nos mide
Con el rasero de unos besos destemplados.
Quédate en mí como el suspiro como la espera
como la duda para encender la pira entre la carne
Cuando nazca entre nosotros el anhelo
De prosternar lo convenido entre las tarjas
En donde inhumamos el refrenado impulso de la rabia.
Como intermitente relevo de mi angustia
Quedas adherida a esta vida que no enciendo
Ni siquiera con la gula de tu pecho enardecido.
Si pretendes contestar este arrebato de insolencia
Háblame profuso y quedo
Porque sé que sólo quedan las palabras
Cuando ha sido consumada la tragedia.


Conversación con la Amada

El universo se extiende hasta tus ojos
Hasta tus pies Hasta tu cuello
Hasta el profano sentimiento de tus besos
El universo se desgrana entre tu risa
Entre tus muecas de sirena corrompida
En los gráciles socorros de tu aurora
Y devienen en océanos las cicatrices de tus labios
En altas laderas las sierpes marejadas de tus senos
En olas gigantescas las rítmicas contorsiones de tus manos.
Con la gula de tu sexo provocado
Te conviertes tú de pronto en plena entrega
En oasis donde abreva mi impaciencia
Te conviertes en eco de gritos pertinaces
En gacela que discurre por entre los espacios rotos
De aquel resquebrajado hábitat de mi conciencia.
¡Duerme!
No desperdicies las horas de tus relojes holgazanes
En difíciles vigilias de memorias malgastadas
Sólo ratifícame en tu ráfaga de insomnio
Tu resuelta decisión de acorralarme
En los lúdicos portentos de tus piernas.




Poema Rafael Hilario Medina

(Mi grito es por Juana Saltitopa)

Existe una mujer cuyo rastro ya ignoro. Su risa viaja a milagro de la ola por entre los cabellos del aire. Y aunque nunca he logrado fijar con la debida precisión el supremo instante en que llegó a mi vida —¡que la luz coronada por la maravillosa fuente de la palabra no vacile un solo instante en describir el rumor del eco de sus pasos tras el cristal azul del agua!

Algunas veces, cuando la desolación que precede al dominio de las tinieblas empieza a expandirse sobre la superficie terrestre, suelo sorprender como a través del espejo de los sueños de mi infancia el deseo que origina en su imaginación el tenue aleteo de ese pájaro gris que un atardecer denominamos tristeza.

Entonces ella, pálida, absorta, como por encantamiento o arte de olvido, emprende un largo e insólito viaje. «Allí reposan -dice- los labios de la luz, su lecho es una piedra errante que ondula como la transparente melodía de un río. Por ventura una se encuentra sola allí».

En ese preciso momento dos fosforescentes esferas desprendidas como por descuido del cristal de sus pupilas constituyen el único hilo conductor que une los oscuros e intrincados laberintos de nuestras vidas.

Por el falso instinto del reflejo de las navajas abandonadas al vaivén de las altas mareas del viento, por la íntima y frecuente sensación de la lluvia que en determinados días me embarga, entiendo que es la hora de partir en su búsqueda. «Es la vida que absurdamente exige a toda hora ser puntual como un aguacero» —la escucho susurrar a lo lejos.

Al principio, y como perdido en el ámbito de mi propia certeza, prosigo el rumbo que el rastro de sus pisadas me deletrean en la fuga. Luego, desorientado hasta el delirio y la sed, me demoro un segundo frente al portón de una casa herméticamente cerrada, en la cual, sin prisa, dialogo con un ángel cuya boca resplandece como una sortija ardiente. Al final, más confuso que exhausto, más distraído que atormentado, invoco al Azar, inextricable dios de esa quimera:
    —«¡Señor, haz que regrese esta mujer del otro lado de la noche! ¡Qué renazca por siempre la aurora dormida en el aire cansado de soñar de sus pestañas! ¡Qué el arcoiris de sus uñas florezca como el sol de mediodía hasta colmar delirios la desolada estación de los balcones».

Entonces, varado en aquella última orilla de la tarde, como en la encrucijada de mis ensueños, una extraña música de pífano o tambor en la brisa vaticina su retorno.

—«El párpado de un reloj es el sueño que me devora»—exclamaba recién aparecía. —«Lo sabrás cuando regrese, cuando ni yo misma de tanto penetrar en los anillos que proyectan las tinieblas de los espejos me reconozca». —«El fuego que emana del cristal de sus fuentes produce una sed de pesadilla». —«Te suplico, no digas: Yo beberé. No procures retener en tus labios el parco sabor del miedo».  —«Ya no tendré tiempo de escapar, de ser yo, ese único instante de la Eternidad para contarlo todo, todo, hasta la pasión que producen a mis sentidos los intricados  enigmas  de  las  máscaras  de  la muerte».  —«Lo sabrás por el puño de la espada de oro incrustada en mi frente, que al alba es una catedral sumergida en la niebla; por mi voz, esa serpiente que malherida cada noche asciende por entre las vértebras del viento; por el oscuro hálito que emerge de mis pasos, lo sabrás». —«Ya no estaré yo aquí. Vendrás entonces a nacer conmigo en el Ultimo Cielo de la ciudad de los relámpagos donde inocentes manos como las frágiles alas de asustadas mariposas pulsan las cuerdas de delicados violines que son lirios al atardecer».

 —«El perfume que flota al compás de su música decapita los tulipanes que vuelven a florecer en la noche inmemorial de los Arcanos». —«No intentes descubrir cómo me llamo ahora. Soy el árbol que a pesar de la tormenta avanza contra los aguijones de este tiempo bastardo». —«Precisamente ahora, en este mismo instante me dirijo al lugar  Nunca-sé-dónde». —«Allí me esperan mis más caros amigos: el fresco laurel, la margarita lisonjera, el nardo de ceño fruncido. Ellos, que desde siempre ignoraron el móvil de mi existencia, fueron los primeros viajeros extraviados en las inmediaciones del olvido en reconocer la semejanza que existe entre mi vida y la desenfrenada demencia de la ola. Mi vida, ¿quién sería capaz de desatar ese nudo de sal de soledad perfecta?» —«¿Por qué dudas? ¿Entenderías acaso el ambiguo sentido de la fábula?».—«Estoy enterrada viva en esta piedra desde hace quinientos años. Mis manos son de piedra, mis ojos, mis caderas, mis muslos, mis dedos, las raíces de mi sangre son de piedra. Mi voz es una piedra apuñalada. No sufro, empero, por ello. Debo a la piedra el don de la paciencia, el sortilegio de la trasmutación perpetua». «-Por tanto, no me retraso nunca, asumo siempre el atroz papel de la otra que soy a cada instante y que ignora nuestros más secretos vínculos. ¿Qué he de hacerle? Avanzo bajo la luz del mediodía, al final, me aguardan las tinieblas. ¡Tanto me lastima el peso de la palabra aquí».

«pájaros      escaleras      relojes      campanarios   delirio    lapislázuli  del  firmamento     penumbras del ocaso       agujas del insomnio  que  en   su invisible  cerco  atraviesan  el  calcinado  esqueleto de mi grito    la  llama  del  eco  que  se  apaga sollozando contra los negros muros de la noche
«¡soy la sutil corona de la ola crispada en su rito fugaz!  Irremediablemente el eco de unos pasos perdidos en el centro de una ciudad ya desde siglos desaparecida
«los pasos el incesante rumor de mis pasos sus perennes gemidos se disuelven en las llagas del polvo diluidos los absorben las añejas pisadas de otras huellas

 «¿Escucho en este último instante sobre el último estertor de mis pasos el continuo suplicio de la sangre de un dios extinguirse en las venas del aire?

«Al fondo de la noche perdidos   sobre calles y plazas destruidas resurge el persistente llamado de mis pasos       su mugido de bestia degollada

«Delante del rumor de mis pasos   la sombra del eco de mis pasos me precede  y  antes de recobrarme  del  asombro  sus  rastros me conducen a un incendio

«—-¿ves ese barco que boga a la deriva?    anoche estaba anclado en mis sueños

«Nadie me escucha      la ciudad como un perro yace muerta     agoniza el jadeo de mis pasos en la sombra    agoniza  el  eco  de  la  sombra  de mis pasos

«Al fin ¿quién soy?   ¿qué busco en éste último instante?      ¿el incesante polvo que retorna del fondo de otras huellas?   ¿la secreta y luminosa llave de la cifra del sueño?

«Escaleras     relojes        campanarios      pájaros     campanarios     escaleras     relojes    campanarios         pájaros        relojes      campa     escampa    esca     pa       re»



Invitadas Internacionales




Poema Teresita calderón
Desde Rusia

(Mi grito es por Julia de Burgos)

La Venus de hoy

Llegó para romper el eco del silencio con voz clara,
para serenar los quejidos lastimeros de la orilla,
para embellecer al pájaro negro que nubla el cielo, 
para embriagar con su poesía al caudillo del infierno.
Llegó para levantarse del oscuro abismo,
para embestir a los océanos con su imaginación,
para renacer estrellas y sueños en el  horizonte,
para inmortalizar su voz en el trino del viento.
La Venus de hoy es un pensamiento venturoso,
mar indómito e insaciable, es la obra que se
revela ante un ciego terco.




Poema Zulma Quiñones
Desde Puerto Rico

Luz cósmica


Me vestí de otra.
Mujer mansa,
doliente,
callada,
sumisa,
atemperada.
Dentro de mí aguarda un fuego,
rostro de volcán que me habita.
Piel sublime de colores:
naranja, azul, amarillo, escarlata.
Cuando ya no lo esperaba, truenos, lava y azufre,
aguas bañándome, quemando mi espalda.
Estallé en mil colores, abrí rutas.
Conocí la intensidad
de la marejada, olas de calor esparcidas
de rayos que queman las entrañas.
Mujer nueva, sirena bañada de perlas,
de soles que mueren en el ocaso.
Entoné un nuevo cántico a la vida.
Solo soy luz cósmica
forjada en palabra.



Poema de Ada Bezos
Cuba
Décimas a Las Mirabal


Ferviente renglón de ensueños
primorosas mariposas
leves, tenues, como rosas
fueron dignos  sus empeños.
Dedicadas a sus dueños
de clamor y de odiseas,
se enturbiaron las mareas
se entristecieron los lares
allá donde los palmares
susurraron  sus ideas.

Minerva y María Teresa
Patria, la hermana mayor
justicia su gran ardor
y fuente de su entereza.
Delineando con certeza
por su nobleza y augurios,
ofreciendo sin perjurios
días y noches de espanto
lograron por su quebranto
fin de preceptos espurios.

De la sublime enramada
a un tramo bien definido
por un dictador henchido
de soberbia desalmada.
Fue de azufre la emboscada
malévolos los sicarios,
siguieron los sanguinarios
orden de sangre, pañuelos
donde ahogaron sus anhelos
jadeos de  sus sudarios.

Por amor a libertad
pájaro de las banderas
mujeres de amplias riveras
y ríos de voluntad.
Fue insoluble su hermandad
primogénitos sus cantos,
no murieron en espantos
pero en grito sin clausura
elevándose a la altura
de heroínas en sus mantos.



Poemas Conny Palacios
Desde Nicaragua

(Mi grito es por la Heroínas Cotidianas)


Se Equivocan
Se equivocan los que auguran
que barrida por el viento
me convertiré en humus, detritus,
tierra baldía
y  que en mi isla
solo crecerán ortigas.

Se equivocan
porque
HOY
en rebeldía conmigo misma
y en desaforada lucha
con el gigante de mis presagios
me he encendido la boca
para que el pájaro que pugna
por asomarse en ella
cante.

Se equivocan
porque
en este instante
me lleno de lumbre los ojos
para que se estacione en ellos
el Ángel de la Vida.


Me Reconcilio

Me reconcilio con
La OTRA
que soy Yo
casquivana, santa,
muda, habladora,
bien pagada de sí misma
porque en su arcilla
que es la mía,
 carne de todas las mujeres,
he tocado el abismo
he sentido el dolor de su sexo
la aridez de la luna
la solitud empozada
la brama de la tierra
el grito sin nombre de las piedras
el silencio que repta
el quejido lento de los animales
el perfume de la rosa
el afán de la abeja
el eterno correr de las aguas…
Pero más que todo
también he palpado
        la fuerza del Amor
orquestando
el Universo.



Poemas Bertha Lucia Cano

Madre

Arrastro mi sombra
cabellera asida a este vestido
hecho jirones

Contorno celestial sin tallo ni corola
soy grano de duna errante
escucha   luna de nardos enervados
unge mi piel que yace lacia
como nombre olvidado

Estoy asida a la luz
desde el inicio de los tiempos

y el pecho coronado de espinas

Cardos que menguan en silenciosa lid
El capullo de la muerte

Invoco sin dudarlo
la flor bendita de tu vientre.



Declaración

Dentro de mí está la vorágine del tiempo
en mi entraña palpitan agua y fuego...
el hálito de vida
el polvo original
terciopelo y martaja
la oscuridad del barro
la pureza del nardo y la azucena

apasionadamente se desposan,
en laberinto eterno del sexo milenario
la cárcel y el misterio
el misterio que existe en la inocencia
que me dio la tierra

bebí en secreto la simiente extraña
que germina en silencio
y que brilla esplendorosa
con un fuego ancestral y primitivo.

En mí, está la búsqueda incesante del amor
el amor hecho canto
soy la contradicción hecha mujer
extrañamente inmaculada
después de la gravidez multípara de arcilla
que permanece en mi raíz,
raíz de flor de campo.

En mis brazos se extienden
los mirtos florecidos
y hacen nidos los pájaros
pregonando mil cantos.

En mi centro convergen
los cuatro puntos cardinales
que orientan la veleta de mi vida
soy aire  y también soy el viento que la mueve

Mis labios entonan
con voces ancestrales

promesas ahechas verbos, sustantivos,

tangibles o incorpóreos
perpetuos y sutiles
poesías contradictorias

s    u      e       ñ        o       s


_________________________________________________________

Semblanzas



Darihel Mesa

Nace el 12 de julio de 2007, (7 años) en San Cristóbal. ha sido alfabetizado a través de un programa de poesía con el que la Fundación Literaria Aníbal Montaño desarrolla la Promoción 101 Niños Poetas de San Cristóbal y los Talleres Literarios Mi Barrio en Letras. Su primer poema lo improvisó de memoria a los 3 años de edad en el Festival de Poesía en la Montaña, Jarabacoa. Desde entonces se presenta en espacios como la Feria Internacional del Libro Santo Domingo, y en el Centro Cultural Perelló, en Baní, donde también presentó una instalación titulada “Mi Barco se hunde” en el marco de la exposición Semántica del Río. Ha participado en múltiples lecturas y eventos que organiza la FLAM en la Provincia San Cristóbal y la Región Sur.  Ha publicado en las antologías infantiles “101 Niños Poetas de San Cristóbal” y “Duarte sueña y otros poemas a la patria”. En el 2012 el poeta residente en Nueva York Carlos Aguasaco publicó  en un canal de You Tube “Darihel Mesa: el poeta más pequeño del mundo”, un video donde el niño recita sus propios poemas. Por su precocidad en las letras ha sido objeto de varios reportajes de prensa televisiva y radial.  


Berenice Pacheco Salazar 

Es una poeta dominicana, aprendiz de danza y de la vida. Psicóloga con Maestría en Género y Desarrollo. Especialista de la Organización de Estados Iberoamericanos para la Educación, la Ciencia y la Cultura, y docente de la Universidad INTEC. Amante del chocolate, la playa y al pan recién horneado.  



Farah Hallal 

(1975, Salcedo, República Dominicana).  Narradora, poeta, editora, activista cultural y promotora de lectura y escritura.  Fundó la revista infantil Revulú (2005-2006). Ha publicado los poemarios Sol Infinito (1997, edición de autor), Una mujer en caracol (2009, Ediciones Ángeles de Fierro) y Borrándome (2013, Zéjel Media Group); bajo el sello Alfaguara Infantil publicó Sábado de ranas (2013).
 

Mel Dinzey Castro.

Nació en la ciudad de Santo Domingo en 1990. Su interés por la poesía fue prematura por lo que su primer poema lo escribió a la edad de diez años “(Una canción y un trinar)” dedicado a  la provincia de Neiba. Actualmente es estudiante de Publicidad Mención Diseño Gráfico y miembro activo del “Taller Literario Juan Sánchez Lamouth”.


Bertha Lucía Cano Medina 

Aborda todos los géneros literarios,' desde sus primeras producciones. Traducida al inglés, francés, portugués y chino mandarín, aborda todos los géneros literarios,” Raíz de Flor de Campo” es la antología que guarda sus primeras producciones; poesías, ensayos cortos y diversos cuentos, editado en México, Hélice Ed.1977. “Mujer que rompe la norma” es un ensayo con el Enfoque de Género,  editado por la Universidad Pedagógica Nacional, en el año 2000, Talleres Gráficos de Gobierno del Edo, México 2000 . El poemario: “Virgen Andariega” en su primera edición fue publicada por Ediciones del Azar en 2002, mismo que se reedita recientemente Uruguay, Ed. Abrace, Montevideo 2004, En 2004 se publicó la antología Canto a una ciudad en el desierto: Encuentro de Poetas en Ciudad Juárez (1998-2002) en la casa editorial La Cuadrilla de la langosta, Ciudad de México, 2007,  así mismo publica en este país en 2005 la obra narrativa: “La hacedora de nubes” para formar parte de la antología de cuentos “círculo de Narrativa Dos”, sus poemas integran parte de la Antología “Rayo de Esperanza” editado por el Centro Poético Ed. 2004, 2005, en este mismo año es la quinta finalista de los poetas seleccionados por la Casa del Poeta peruano y se Antologa en: “Como ángeles en llamas” Antología Poética, de la misma forma sus trabajos aparecen en la V Antología Poética Latinoamericana de Lord Byron Ediciones, en Lima Perú, en 2004 y en la “Antología de poesía amorosa ”de Ediciones Alejo en Lima Pe, 2006, este mismo año ve nacer " Luna de hiel envuelta para tres" hermosa poesía novelizada en coautoría con dos poetas internacionales, la cubana María Cecilia Barquet y el poeta mexicano Luis Klimball, Publicada en la Antología “Melodía de Colores”, del Centro de Estudios Poéticos , Madrid, España 2007, I Coautora de la Antología Eclipse de Luna del Centro de Estudios Poéticos de Madrid, Es. 2008,  Publicada y  Antologada en Poetas del Mundo, Santiago de chile, 2011   otras más  Madrid España, 2008.  Presentada su obra en  el libro en diversos paneles literarios y académicos tanto en México como en los Estados Unidos, así como en España y Portugal. La acogida fue siempre increíble debido a la calidad de los poemas y a las circunstancias políticas, económicas, literarias, entre otras, por las cuales atraviesa Ciudad Juárez. El título de la nueva colección es Sangre mía: poesía de la frontera: violencia, género e identidad / Blood of Mine: Poetry of Border Violence, Gender and Identity in Ciudad Juárez, e incluye una selección de los poemas más solicitados y/o que además abordan los temas mencionados en el subtítulo. La publicación será posible gracias a una coedición entre la universidad Ohio, Wesleyan University y veinte universidades más de los Estados Unidos.


Conny Palacios 

(Matagalpa, Nicaragua) es autora múltiple (poeta, narradora, ensayista, y crítica literaria). Licenciada en Español por la Universidad de Saint Thomas en Miami, Florida, U.S.A. Doctora en Español por la Universidad de Miami, Florida, U.S.A. (1995) Tiene una amplia carrera docente desde 1997 en los Estados Unidos; ha sido profesora de Lenguas y Catedrática de Literatura en Whitworth College, (Spokane,WA), Southeast Missouri State University (Cape Girardeau, MO), y ahora es Associate Professor en  Anderson University (Anderson, SC).

Entre honores y reconocimientos tiene a su haber los siguientes: Teaching Excellence Award (Whitworth College, Spring 2000). Miembro de  la Academia Nicaragüense de la Lengua desde el 12 de julio del 2001. Placa de Reconocimiento por parte del Centro Nicaragüense de Escritores (28 de Enero del 2005), Diploma de Honor de El Consulado General de la República de Nicaragua (29 de julio del 2006), Diploma de Reconocimiento por parte de la Academia Nicaragüense de la Lengua (23 de octubre del 2008) Y entre otros reconocimientos ha merecido ser incluida en el Diccionario de autores nicaragüenses, y reconocida en Who’s Who in America, Edición 2010.

 Ha publicado 11 libros: Romance de la Mendiga (Poesía, San José, Costa Rica, 2013) La poética del viaje iniciático. La poesía interiorista de Gustavo González Villanueva. (Ensayo, San José, Costa Rica, 2013) Silarsuami (Novela, San José, Costa Rica, 2011), El güegüense al pie de Bobadilla: Poemas escogidos de la poesía nicaragüense actual. Selección, introducción y notas: Omar García-Obregón y Conny Palacios (Antología, Nicaragua: PAVSA, 2008) Naraya (Novela, Nicaragua: PAVSA, 2008) Helena Ospina: La voz encendida de la poesía mística en Centroamérica. Un análisis del proceso místico y poético (Ensayo, Costa Rica: Ediciones Promesa, 2008) Radiografía del silencio (Poesía, Madrid: Ediciones Torremozas, 2003) Exorcismo del absurdo (Poesía, Nicaragua: PAVSA, 1999) Percepción fractal (Poesía, Nicaragua: PAVSA, 1999) Pluralidad de máscaras en la lírica de Pablo Antonio Cuadra (Ensayo, Nicaragua: Academia Nicaragüense de la Lengua, 1996) En carne viva (Novela, Miami: La torre de papel, 1994).

Su poesía ha sido incluida en revistas literarias y antologías, entre otras: Pensamiento y cultura (Universidad de la Sabana, Colombia, Vol. 10, Noviembre 2007, pp. 213 -214); Como ángeles en llamas: Algunas voces latinoamericanas del siglo XX, Lima, Perú, 2004, pp. 498 – 501); La palabra y el viento: mujeres poetas en el país de las nubes (México, 2003, pp. 18 – 20); Perfiles (Argentina, 2000 y 2001); ANIDE (Nicaragua, 2002) La Prensa Literaria (Nicaragua, 1999)

Además ha sido invitada a leer su poesía en Miami (Miami Book Fair International, 1995)  Londres (26 de Noviembre, 1999); Región Mixteca-Oaxaca, México (20-25 de Noviembre del 2001); León, Nicaragua (II Simposio Internacional “Poesía nicaragüense del siglo XX: Homenaje a Azarías H. Pallais”, 2 -4 de Agosto del 2004); Guadalajara, México (VI Encuentro Internacional de Escritoras “Inés Arredondo”, 23 – 26 de Septiembre, 2004); Galicia, España (VII Encuentro Internacional de Escritoras “Rosalía de Castro”, 2 -5 de Mayo, 2006); San José, Costa Rica (I Coloquio, “Escritoras y Escritores latinoamericanos”, 4 de Noviembre, 2008); Washington DC (Biblioteca del Congreso, 18 de octubre, 2007); Granada, Nicaragua ( V Festival Internacional de Poesía de Granada, 15 -22 de Febrero, 2009); Miami (26ta Feria Internacional del Libro de Miami, 10 de Noviembre del 2009); Fredericton, Canada.

Ha publicado numerosos artículos de crítica literaria en revistas académicas como: LENGUA (Boletín de la Academia Nicaragüense de la Lengua), El Pez y la Serpiente (Revista centroamericana), Inter Sedes (Revista de las Sedes Regionales de la Universidad de Costa Rica), Academia Guatemalteca de la Lengua Española,  Confluencia, ALEPH,  IXQUIC (Revista Hispánica Internacional de Análisis y Creación), Revista de Lenguas Modernas (Universidad de Costa Rica).

Ha participado en numerosos Congresos de literatura con más de treinta ponencias en diferentes países: Guatemala, Costa Rica, Berlín, Belice, Nicaragua, Estados Unidos (Irving, Atlanta, San Luis, Miami, Columbia, Greenville, SC) Londres, Panamá, México, El Salvador y en España (Galicia). Su obra ha sido objeto de estudio por parte de la crítica literaria, con más de 33 artículos a su favor.




Valentin Amaro

(La Piragua, Gaspar Hernández, Espaillat, 1969). Educador, escritor y gestor cultural. Premio Jaycees ´72 en el 2008 por la Federación Internacional de Jóvenes Emprendedores por sus aportes a la literatura dominicana. Segundo Premio en XIX Concurso de Cuentos de Radio Santa María con el relato “Mariposas negras” y Primer y segundo lugar en poesía en el 4to. Certamen Literario para docentes de la Universidad Iberoamericana, Posee estudios superiores en Lengua y Literatura y una Maestría en Educación Superior por la Universidad Católica Santo Domingo. Sus poemas han sido publicados en diarios y revistas de su país y el extranjero. Es miembro del Taller Literario César Vallejo de la Universidad Autónoma de Santo Domingo (UASD), del Círculo Literario El Aleph y del Ateneo Insular Internacional. Miembro fundador del Taller Literario Narradores de Santo Domingo. Ha publicado "En el temblor de las visiones" (2006) por la Editora Nacional y Ediciones Ángeles de Fierro, también publicado por Obsidiana Press de West Virginia. Es Director General del Libro y la Lectura del Ministerio  de Cultura y profesor de Lengua y Literatura en la Universidad Iberoamericana (UNIBE). Actualmente es Director de la Feria del Libro de Santo Domingo en el Ministerio de Cultura.



Zulma Quiñones Senati 

Nació en Yauco Puerto Rico. Cursó estudios en la Universidad Católica de Puerto Rico en Ponce, donde completó su Bachillerato en Educación en el 1970. Ha incursionado en el género de la narrativa en el que ha publicado: De mariposa a crisálida (2001), La barca en el tiempo(2005) y El rostro oculto (2008). Acaba de publicar su primer poemario: Este sendero conmigo (2013) Varios de sus cuentos y poemas se han premiado en certámenes nacionales e internacionales. Sus trabajos se han publicado en las Antologías Yo soy mujer, Más allá de la medida, Karma Sensual 8, Antología del mar,  entre otros. Dirigió, como Embajadora de Mujeres Poetas Internacional coordinó con éxito el primer, segundo y cuarto Festival Grito de Mujer en la Isla.
 



Rafael Hilario Medina. 

Santo Domingo, República Dominicana, 1959. Poeta, crítico y narrador. Estudió Filosofía y Letras en la Universidad Autónoma de Santo Domingo. Su primer libro, El tiempo del amor, apareció en 1986. A este siguieron Amor o muerte (1989); Truco de Cámara (1993); Cifra del sueño (1993); La luna y el dromedario, haikú); (2000); Sombra de Alondra (2002) y Ser y ya no ser nada 2004. En New York, ciudad donde permaneció durante seis años, publicó bajo el título de Territorio del Alba una antología que recoge parte de su poesía desde 1989 hasta 2004 (Incluye CD). Allí reunió para la Casa de la cultura de New York, bajo el título de Pasifae, el pozo y la hoguera una selección de textos eróticos de la narrativa latinoamericana. Durante la década de los ´80, diversos trabajos suyos sobre crítica literaria aparecieron en el Listín Diario. Traducido y antologado tanto en el país como en el extranjero, diversos textos suyos aparecen en inglés, francés e italiano. Figura como poeta invitado en la antología de Fabio Farsi y Roberta Orlandini, De ida y de vuelta \ Andata e retorno.

Es coprotagonista de la película New Dominican York, filmada en dicha ciudad bajo la dirección de Daniel Melguiso que se exhibió en el festival de Valladolid en el 2008. En nombre de la reina, novela, 2012 y Juan Bosch, un narrador y su mundo 2012, ensayo.
 



Génesis Álvarez Martínez

 Nace en San Cristóbal el 20 de octubre del 1999. Pertenece a la Promoción Niños Poetas de San Cristóbal y a los Talleres Literarios Mi Barrio en Letras que desarrolla la Fundación Literaria Aníbal Montaño (FLAM). Ha publicado sus primeros textos en las antologías “Chuang Tzu”, 2010; “101 Niños Poetas de San Cristóbal” 2011; “Biografía de un hombre”, 2012; “Semántica del Río”, 2012; “Duarte sueña y otros poemas a la patria”, 2013. Ha participado en múltiples eventos literarios como el Festival de Poesía en la Montaña, Jarabacoa y la Feria Internacional del Libro, Santo Domingo. Tiene varios poemarios inéditos. Su primer libro de cuento fue editado por el Grupo Editorial Montaño en enero del  2014, bajo el título de “Karadolka y otras versiones”.



Leibi Ng Báez (1954).



Nació en la ciudad de Santiago. Hija de padre chino y madre dominicana. Reside en Santo Domingo. Estudió Letras en la UASD y Curso de Industria Gráfica en Urbino, Italia. Desde 1981 está ligada a la industria editorial. Ha residido en Puerto Rico, Italia y España. Fue directora de la revista Tobogán donde inició por dirección de su fundador Miguel Cocco y su esposa Minerva, las Ediciones Tobogán con atención a la producción literaria dominicana dirigida a la infancia. Los primeros títulos fueron: Los cuentos de la Nana Lupe de Pedro Henríquez Ureña, El Jefe iba descalzo de Marcio Veloz Maggiolo y Los niños y las artes de Aída Bonnelly de Díaz. Es fundadora junto a notables escritores del Grupo de Literatura Infantil Pedro Henríquez Ureña y luego del Círculo Dominicano de Escritores para Niños y Jóvenes, junto a Aída Bonnelly. En esta última agrupación, en el año 1999 se produce Huellas de la leyenda, obra colectiva publicada por el Banco de Reservas en su colección de literatura que tiene el objetivo de rescatar la leyenda de la ciguapa para el público infantil y juvenil. En 2012 publicó con el sello Tobogán y la editora Alfa y Omega, su libro Agua de Sal. Tiene varias obras inéditas. Es apasionada de los blogs en Internet y tiene amigos por todo el mundo.


Omar Messon

Estudió en la Universidad Autónoma de Santo Domingo (UASD), donde se graduó de doctor en Derecho en el año 1990. En ese mismo centro de estudios fue miembro del taller literario César Vallejo. En Sosúa ha realizado una notable actividad cultural, fundando allí el primer círculo de lectores Luz hacia el futuro 1983, el primer taller literario Génesis 1984, la primera y única revista literaria en Sosúa, Génesis, 1997; fue delegado municipal de cultura para el Consejo Presidencial de Cultura. Es miembro fundador del grupo Jueves Literarios, de Sosúa. Su poemario Obsesión de la Luz fue publicado en marzo de 2008. Ha participado de manera activa en la prensa escrita, teniendo en su aval la formación de dos periódicos regionales: La Flecha (periódico de humor político) y Sosúa News, medios en los cuales ha fungido como director-editorialista, jefe de redacción, corrector de estilos y columnista principal. Ha publicado un centenar de artículos en revistas y periódicos nacionales y, además, ha publicado artículos para publicaciones internacionales. Ha sido premiado en los concursos de La Sociedad Renovación de Puerto Plata y en el 2008 en el Concurso de Cuentos de Radio Santa María por  “El cuarto de los recordatorios”. En 2010, fue ganador de la primera y la séptima mención del Concurso internacional de Cuentos de Casa de Teatro por los cuentos “El Otro” y “Tercera Edad”.  En 2011 fue Premio Nacional de Poesía de la Sociedad Cultural Renovación en el concurso anual Por Nuestro País Primero. Ganador del Premio de Poesía FUNGLODE 2013.


Ysabel Florentino


(1981, San Cristóbal, Rep. Dom.)  Poeta, narradora y gestora cultural. Presidenta y fundadora de la Fundación Literaria Aníbal Montaño, Inc. FLAM. Pertenece al grupo Nuevos Narradores Sancristobalenses.  Es autora de los poemarios: "Creador de Momentos" (2007),  y “Poemas para recordar a Abuela” (2008).  Formó parte del comité fundador y coordinador de la 1era. Bienal Nacional del Cuento, San Cristóbal 2009 y 2011. En el 2006 obtuvo el Segundo Lugar en el Concurso de Cuento y Ensayo Camino Real, organizado por la Fundación Juna Bosch, con su cuento “En el barrio no hay mariposas. En el 2007 obtuvo el Segundo Lugar en el Concurso de Cuento Radio Santa María, La Vega, con su cuento Monólogo del libro”; en el 2008 obtuvo el Segundo Lugar en el Certamen Literario Nacional para Talleristas del Ministerio del Cultura, con su cuento Quién cuenta o borra mi maldita historia”. Fue Encargada de Gestión Cultural y Literaria de la Fundación Juan Bosch (2010-2012). Publicó su cuento “Cada quien carga su propia cruz” en la antología Nosotros también contamos; “Quien cuenta o borra mi maldita historia” en la antología Made in mi barrio, 2011, editados por la FLAM. Parte de su poética fue publicada en la antología “Habitantes del Nigua o la poética del barrio”. Pertenece al grupo Narradoras de San Cristóbal. Coordinó el Pabellón de Escritores Dominicanos en la Feria Internacional del Libro Santo Domingo 2013 y el Pabellón Letras del Este, en la Feria Regional del Libro San Pedro, 2013. Es instructora de escritura creativa para los talleres literarios Mi Barrio en Letras y la Promoción 101 Niños Poetas de San Cristóbal.
 

Reina Lissette Ramírez

(República Dominicana, 1983) Poeta y actriz. Licenciada en Educación, mención Filosofía y Letras (UASD). Obtuvo el Premio de Poesía Joven Miguel Alfonseca de la Feria Internacional de Poesía en el 2005 con el libro Círculo Diurno. Realiza una búsqueda performática a través de sus textos. Su más reciente libro de poesía se titula Sorbos de Café.


Reina Lissette Ramírez

(República Dominicana, 1983) Poeta y actriz. Licenciada en Educación, mención Filosofía y Letras (UASD). Obtuvo el Premio de Poesía Joven Miguel Alfonseca de la Feria Internacional de Poesía en el 2005 con el libro Círculo Diurno. Realiza una búsqueda performática a través de sus textos. Su más reciente libro de poesía se titula Sorbos de Café.


________________________________________



Discurso Jael Uribe para Grito de Mujer 2014 República Dominicana: Somos Heroínas


Distinguidas damas y caballeros asistentes, amigos y amigas, tenga ustedes buenas tardes.

Hoy nos trae a este espacio el eco de un legado femenino, de una lucha protagonizada por mujeres en todo el mundo desde antaño, en pos el alcanzar un sitial privilegiado en la historia. Un espacio fruto de muchas luchas sindicales, populares, políticas y sociales en favor de la reivindicación del derecho de ser más para muchas mujeres y del derecho a ser recordadas por su entrega a la causa.

Esta lucha no ha sido indiferente para la mujer dominicana, la nuestra también viene de años, más allá de la rebelión de la cacica indígena Anacaona contra los españoles que oprimieron su raza y que continuó con la lucha por formación de nuestra patria. Gracias al valor de las mujeres de nuestra independencia: María Trinidad Sánchez, Concepción Bona, Rosa Duarte, entre otras, cuyas manos unidas a los hombres soldaron la nación dominicana. Mujeres de la llamada Revolución de Abril que participaron activamente en esta guerra y que desde sus espacios fueron las caras femeninas de luchas consideradas mayormente de hombres. Heroínas del campo a punta de machete, y de la ciudad unidas como una en favor de una causa, mujeres como Hilda Gautreau, Yolanda Guzmán, Emma Tavárez Justo, Piki Lora y Aniana Vargas.

Mujeres intelectuales como la Dra. Evangelina Rodríguez, poeta y narradora, primera mujer dominicana negra graduada de medicina y una de las primeras en el mundo. Heroínas de escuelas, universidades como: Juana Saltitopa, Ercilia Pepîn, Baltasara de los Reyes y otras tantas. Si nos vamos a la lucha de la mujer campesina dominicana sin mencionar a Mamá Tingó, sería privarnos de otra heroína con callos en las manos, luchadora en pos de la mujer campesina, madre de nuestra tierra. Esta al igual que las anteriores, no conoció el miedo ni frenó su lengua, no cedió ante la muerte para dejar su grito. Así también existieron mujeres mágicas, sanadoras, curanderas del cuerpo y del alma, como fue el caso de Viviana de la Rosa en Baní
.
Las poetas, merecedoras de su espacio en la historia: Carmen Natalia de San Pedro, la francomacorisana Melba Marrero, nuestra Aida Cartagena Portalatín, la insigne poeta nacional Salomé Ureña, con su labor educativa, y de elevación del rol de la mujer,  responsable de la formación de tantas mujeres vanguardistas en una época dominada por hombres, discípulas que levantaron su grito por la patria durante la Intervención norteamericana y que fueron denominadas como: “Mujeres del 16”

Si a Mujeres transgresoras vamos, ¿Qué decir de las Hermanas Mirabal? “Las mariposas”. Ellas, forjaron literalmente con su sangre, el legado de una Patria que hoy es cosa de dominicanos y dominicanas, en lugar de luchas fraccionadas entre géneros. Por ellas existe un 25 de Noviembre Día Internacional de la No Violencia Contra la Mujer, y existe una lucha contra esta en el mundo, causa que nosotras también hemos asumido como propia. Les menciono sólo algunas pocas, de las tantas mujeres paridas por esta tierra. Hoy les rendimos homenaje a sus pasos, a su trascendencia. 

Pero ¿Cómo terminar aquí? y cometer el sacrilegio de no incluir en la lista a los millones de dominicanas que cada día son las heroínas anónimas de nuestras calles, barrios, escuelas y hogares. Mujeres comunes que no conocen su importancia en sí mismas y en el rol que desempeñan. Las madres, las hijas, las abuelas, profesoras, obreras, las soñadoras que son las verdaderas heroínas forjadoras de esta historia, TODAS USTEDES ¡TODAS NOSOTRAS!

Debemos recordar los años de lucha de las mujeres que nos precedieron, por eso hoy las recordamos en esta tarde. Somos las arquitectas responsables de una sociedad más justa y sin violencia. De hacer lo imposible por aportar algo positivo para preservar la lucha que todas estas mujeres de luz nos han legado. 

¡TODAS SOMOS HEROINAS! Y como ellas, hemos venido al mundo a ser y a crear mejores seres humanos, de dejar en él bien marcada nuestra huella.

¡Muchas gracias por estar presentes en esta tierra, MUJERES DEL MUNDO, MUJERES DOMINICANAS!
Jael Uribe
Presidente MPI







Share:

0 comentarios:

Publicar un comentario

Muchas gracias por tus palabras. No olvides visitar nuestras otras paginas y correr la voz sobre nuestra labor.

Compilación virtual del Festival Grito de Mujer. Aquí podrás leer desde nuestra selección destacada, hasta algunos de los poemas presentados en el festival Grito de Mujer, aportados por hombres y mujeres solidarios, en homenaje a la mujer y contra la violencia. Este blog tiene el fin de dar las gracias a toda la gente que nos ha apoyado. Quienes siendo o no poetas, han sumado su grito. Podrás conseguir lo mejor de nuestra causa en nuestras antologías impresas.

Ayúdanos a crecer!


Poemas más leídos

Archivo de Poemas

Visitas en total