Antología Virtual Grito de Mujer®

Como buscar en esta antología?

Elige el país en la columna de la izquierda o en el menú de arriba....dale a "entradas antiguas" hasta que encuentres la ciudad de interés o dale a ver todas las entradas.

Grito de Mujer 2017 Uruguay Canelones




Romance Andino

La nieve es un ave inerte
que incuba en el ventisquero
con milenaria constancia
los huevos vanos del viento.
Desde un balcón de copihues
cabizbajos y de hielo
fluye un hilo de guanacos
con su tibieza de invierno.

Un cóndor da un breve eclipse,
un cóndor, algo y muy lejos.


Una cholita pequeña
con más vestido que cuerpo
doblada bajo su aguayo,
una nenita y un perro,
trepan la cresta del mundo
 por las cejas de los cerros.

Abajo en el valle, llueve.
Allá arriba el sol entero.

En la mitad, hay neblina.
Y en la neblina del cerro,
entre ovejas, una moza,
(tiene la moza el sombrero)
que está penando encogida.
Sabe llorar para adentro,
como su madre y su abuela.
Como todos sus ancestros.

Hoy ha vendido su trenza
al peluquero del pueblo.

Y el sol calcinando cactos
que se encogen en silencio
y la angustia de una quena
se despedaza en cien ecos.

Profesor Nelson Guerra-Montevideo-Uruguay







Advenimiento
                             (Niña-Ángel)

Se abren los cielos,
resuenan los clarines,
ha bajado un ángel,
la Madre Tierra lo recibe.
¡Niña…Niña!
¡Ha nacido una Niña!
Amanece… Amanece…
Brilla el sol con intensidad
y envía sus rayos y sus dones
 a la Niña-Ángel.
La Madre Tierra será su cuna.
La Niña-Ángel trae
a las niñas del mundo
la Libertad, la Fortaleza, la Luz,
a las niñas que sufren,
a las niñas que viven en la oscuridad.
¡Resuenan los clarines!
Ha bajado un ángel,
la Madre Tierra lo recibe.
¡Niña! ... ¡Niña!
¡Ha nacido una Niña!

Marta Falco-Cerrillos-Canelones-Uruguay









NIÑA


No sueñes con años venideros
quédate en la infancia que ahora tienes
juega con juguetes verdaderos
cuéntales a tus padres los deberes.
No sueñes con los años que vendrán
amárrate a las manos enguantadas
de soles y caricias,
todavía no te sueltes
ellos te necesitan.
Súbete al columpio de las hadas
recoge a tus muñecas que te esperan
arma un pedestal solo para ellas.
Arma tu propio mundo de fantasías
ríe, ríe juega con verdaderas amigas
haz una gran ronda sobre la gramilla
y corran juntas hasta caer rendidas.
Niña, no sueñes con ser grande todavía
quédate en la infancia que ahora tienes.
Haz partícipe a tus padres de tus alegrías.


Mireya Cabrera-La Paz-Canelones-Uruguay






















Marisa

La encontré rodeada de azahares
De tan fresca fragancia.
Con su túnica blanca
y portafolio en sus tiernas manos.

Su dulzura se impregna
como néctar de flores.
Es la hermosura
que se abre al nuevo día.

Con tus ojos castaños punzante.
Marisa, niña mujer,
con tu cabello radiante
esperabas mucho por aprender.

Tu pálido semblante
se posó sobre el mío,
para oír en ese instante
las formales clases.

Como un jazmín
te abres a la vida,
hilando en fina trama
mil sueños de carmín.

Marisa
Recordaré tu tenue sonrisa,
tus cálidos ojos.
Y apretaré cual manojos
tu voz en mi corazón.


Norma Daleiro-Montevideo-Uruguay

                                         






                                     






Enfermera (Romaneto)

No llores niña linda.
Regresaré mañana.
Traeré una muñeca  y un trompo
y una cruz bendecida de plata.

Ayer me dijo el médico
que ya no tienes ganas
de tomar los remedios. Y entonces
he venido  a pedirte que lo hagas.

No llores que los niños
lastiman con sus lágrimas
a las madres que no los tenemos.

Te prometo que vendré mañana.
Yo te quiero y por eso,
para ti te he tejido esta manta.

Graciela Olivera-San José-Uruguay
                                            Creadora del Romaneto
















En brazos de Rosas

Ángeles blancos suben alumbrados
se elevan al cielo detrás del relámpago
la noche de lluvia parece ayudarlos
elevan plegarias, canciones y salmos.

Ángeles alados de doradas plumas
suben por los bosques, los montes, los llanos
llevan en sus manos sonrisas y besos
amores de lunas y de soles nuevos.

Ángeles rosados, Ángeles celestes
abrazan las niñas pequeñas, inertes
soplan en sus sienes canciones de cuna
y arropadas vuelan después de la luna.

Nadie avisó que naufragarían
bajo la tormenta y la noche fría
sin siquiera un faro que hiciera de guía.

Por eso los Ángeles a las escondidas
han venido todos a hacer de vigía
y en brazos de rosas las llevan sin prisa.


Rossana Aicardi Caprio-Pando-Canelones-Uruguay










Chelita
Delgada, con el cabello suelto sobre sus pequeños hombros
Juega, ríe, conversa con otra pequeña, tiene seis años.
Él la mira desde lejos, desde el umbral de la puerta.
Ella no imagina, no piensa, juega.
La voz de él, emitió sentencia.
No quiero encontrar esa gurisa a la vuelta.
De pronto tiraron de su mano y la arrastraron al cuarto.
La madre acomodaba un pañuelo grande sobre la cama.
Y pone allí su bombacha, su vestido y sus medias,
le ata un nudo y se lo entrega con sus pertenencias.
Vamos- le dice-y sale con la pequeña de la mano.
Caminan por las calles desiertas, es la hora de la siesta.
Nadie será testigo de su futuro incierto.
La mujer golpea una puerta.
Sale cualquiera.
-¿Quiere esta nena? La regalo-balbucea.
-No- es la respuesta-cerrándole la puerta.
La niña sonríe, dulce, fresca, cree que es un nuevo juego.
Otros pasos, otra puerta.
No importa quien salga, necesita deshacerse de ella.
-Regalo esta nena, ¿la quiere?
-¡¡No!!-contestan.
Qué clase de juego es este que nadie la quiere.
Otra puerta se abre, dejando ver una mujer muy vieja.
-¿Quiere esta niña? – la regalo.
La mujer la mira con sorpresa y pena.
Pobre pequeña-piensa.
-¿Por qué la regala señora?-pregunta.
No recibe respuesta.
La mujer mayor dice-déjela, yo y mi esposo somos muy viejos ya,
pero conozco una viuda  que quizás la quiera.
El juego, no es un juego.
Parada en silencio, bajo un cielo azul, Chelita contempla a su madre
como suelta su mano, se va y la deja.


Ana María Ceballos-Las Piedras-Canelones-Uruguay











Niñas de mi país


Niñas abandonadas a su suerte,
otras son protegidas
con mucho amor.
Niñas que duermen,
bajo la luz de la luna,
otras descansan al calor
de un buen hogar.
Niñas que aman su vida
de armonía y felicidad,
Otras sufren su triste
existencia de hambre y soledad.
Niñas que son maltratadas,
abusadas sexualmente
por sus propios parientes.
Otras que son salvadas
con franca justicia y amor.
Solo hay un Niño que las ilumina
con su luz de Amor Divino,
para aliviar su sufrimiento,
y brindarles un futuro mejor,
su nombre…..Niño Jesús.


Virginia Fernández-Montevideo-Uruguay










A ti mujercita

Que no la toquen los vientos
que son cruel remolino,
que no la toquen los siniestros
fantasmas de los caminos.

Que no la castiguen las sombras
que emergen de la oscuridad
y que doblegan y asombran
consumidos en la maldad.

Que no quebranten sus sueños
ilusiones de un ser angelical,
y no se conviertan en sus dueños
y le arrebaten su libertad.

Que no destruyan su pureza
ni la sometan a un duelo.
Ella es diamante, es riqueza,
fruto sagrado del suelo!!

A ti, ser cruel que tomas posesión,
ella es un hada de cuentos,
es un jardín en flor,
para crecer necesita tiempo!

Cuidados, protección y amor.
No cortes su flor temprana.
No hieras su corazón.
Ella es madre del mañana!!

Zully Rodríguez-Paso de los Toros-Tacuarembó-Uruguay







Grito de libertad





Niña, camino huellas viejas
y abro sendas nuevas.
Por el camino voy perdiendo
todo el bagaje eterno de hojas marchitas,
de filos de silencios, de puños y piedras,
de voces que rompen el mañana y condenan
a cadena perpetua la libertad de ser.
Niña, tejo cadenas de ilusiones
y abro puertas, ventanas,
invento espacios y palabras, sueños de final feliz
y libertades que rompen cadenas.
Descubro universos de placer,
la brisa del compromiso de amarte a ti misma,
la posibilidad de realizarte y ser esa mujer,
que mañana, tomará mi antorcha.


Loreley Molinelli-Piriápolis-Maldonado-Uruguay







Consagradas

Llega la noche embriagada, vestida
de oscuros sentimientos.
Un pequeño corazón abatido
entre miedos y lamentos.

Esos gritos, golpes y amenazas,
atormentan y castigan.
Como rayos queman los sueños
de esa pequeña niña.

Como una florcita cortada
y tirada por un vendaval.
Pedirá al cielo protección
y de arriba solo rebotarán,

sus lágrimas como espinas
sobre su cabeza esquiva;
sobre su figura agobiada.
Nadie la oye, nadie mira.

Son pequeñas y sufridas niñas,
víctimas de instintos pobres;
coautoras del destino humano,
paridoras de nuestra especie.

Fuentes vivas de nuestra existencia,
hoy niñas, mujeres mañana.
Madres para el Viaje de la Vida,
Las Niñas del Mundo son CONSAGRADAS.



Elsa Choca-La Paz-Canelones-Uruguay





Niña



Niña,
magullada
con los párpados cerrados,
mírame
cuéntame
el motivo de la tristeza
que escapa de tu ser.
Yo, recogeré
tus dolores
atropellos,
tu cuerpo inocente
golpeado
humillado,
por una mano brutal
vacía de amor
y comprensión.
Niña,
abre tus párpados,
mírame
¿sabes quién soy?
¡Tu perdón!

María Costa-La Paz-Canelones








Pequeño mensaje


Este es un momento delicado
que nos concierne a todos
aunque pocos lo afrontan y divulgan
el problema ya está instalado.

No somos superiores ni dueños de la verdad
pero marcamos nuestro presente y pasado
y estamos aptos y capacitados
para abordar por los años
que hemos acumulado.

En lo que va del año
hubieron más muertes de mujeres
en nuestro país por maltrato
y abuso que proyectos de ley en el Senado.


Que lavaran, plancharan, cocinaran la mujer
era la visión de la sociedad en el pasado
criarles a sus hijos, mantener el hogar
con muy poco dinero para esto destinado.

En una escuela rural
una pequeña niña fue abusada
por sus propios compañeros
sin que las autoridades lo denunciaran.

Padres de eso alumnos
colaboraban con una importante
suma de dinero a la comisión
de dicha escuela fue una de las causas
el tema quedará saldado.

Toda una vida de opresión que de diferente manera
se presenta el jefe en la oficina,
el encargado de la sección,
en el campo la cocinera,
limpiadora trabajando de sol a sol.

Todos haciendo opresión, queriendo sacar ventaja
de la situación, las trabajadoras sexuales
tenían que ser amables con las autoridades
para no pasar una noche en prisión.

Nos olvidamos que todos nacimos de una mujer
que un poco de ellas está en nuestro ser
no al maltrato y al abuso en la sociedad
no permitamos una víctima más.
Nosotros los adultos mayores hemos observado
en infinidades de veces esta forma de opresión
y hoy en el ocaso de nuestras vidas decidimos…
No, no, no, al maltrato y humillación
ni explotación, igualdad para todos es nuestra decisión.

Washington Ferreira-La Paz-Canelones-Uruguay

.






Inocencia perdida




Inocencia perdida, sueños rotos, telaraña que atrapa,
bajos instintos de seres sin moral que destruyen,
bajo el aspecto cariñoso doblegan la voluntad,
los esclavizan, denigran.
Tres añitos tiene mi nietita, hoy le tocó a ella,
mi alma y corazón lloran,
mientras espero que la justicia haga algo,
ella sigue junto al violador.
Atrapada en la red, pide socorro y nadie la oye.
Por favor Dios, haz que la tortura termine.
Sé que costará mucho sanar su mente y corazón,
sé que podremos vencerlo, nuestro sano cariño la curará.
Que la justicia falle cuando tenga que fallar, que no sea ciega.
Nuestro querido país, se merece no más niños violentados,
ellos deben vivir su niñez con juegos y risas,
no con el terror en sus pupilas.



Nélida Durante Vailati-Salto-Uruguay








Manos al viento




Abanica el viento la ventana
pregona gritos ahogados de dolor
recuerdos, ausencias,
sollozar en los pasos del silencio.
Volverme de roca para olvidar,
en este nuevo amanecer
para olvidar, abrazándome a nuevas almas
para olvidar borrando tus huellas
del cántaro que se ha vaciado,
vestirme con nueva piel como un brote, insolente de hiedra
dejando a mi niña escondida
en la sombra de la despedida
te guardó el olvido sin dejar rastro.
Resistir, encontrar, volver a sembrar instantes de paz
para obtener el sentido de estar viva
esbozar el grito de mujer libre.
Para que no te lastimen para que nadie ultraje tus pasos
te abres a los caminos de la palabra
en este renacer iluminada…
¿Las manos del viento traerán tu risa?



Mercedes Fracuelli-Paysandú-Uruguay








 Pálida 


Se dirigía a la orilla
mientras la flor la miraba
cerca del agua sonreía
dulce y clara como el alba.

Era una niña sencilla,
pura, delicada y pálida.


Le habían dicho que allí
frente a esas aguas tan claras
al fin se liberaría
de las manos que la ataban
dejaba atrás su inocencia
brutalmente arrebatada.
Confiada salió del nido
desplegó por fin sus alas
se enamoró del paisaje
del cielo, el prado y el agua.
Se encontró con una rosa
dulcemente perfumada
se sentía diferente
y libre y feliz andaba.
Se estremeció entre suspiros
la noche se le acercaba
no se percató que un precio
por la libertad ansiada
debería de pagar
al hombre que la acechaba.
Y tu voz, niña indefensa
se vio cruelmente callada
por manos crueles y viles
que te cortaron las alas.
Ya no sufres más, pequeña,
al fin tu cuerpo descansa,
bajo ese cielo estrellado
justo frente a la fontana

Era una niña  sencilla,
pura, delicada y pálida.

Yanni Tugores- La Paz-Canelones









Con los pies descalzos


Con los pies descalzos vas sobre la arena,
con los pies descalzos, sin ningún abrigo.
¿No sientes el frío al correr la pelota
niño solitario en aquel baldío?

Con tus pies descalzos, tú, niña perdida,
con tus pies descalzos hurgas las miserias.
Deshecha, en hilachas, tomas tu muñeca;
así, niña, tratas de calmar tus penas.

Estoy recostada en cómodo lecho,
me cubre la manta. Hay sobre mí, un techo.
Sin embargo veo sus caras tan tristes
y esos pies descalzos, en días tan grises.

En mi olla humeante vislumbro en desvelos
sus panzas hinchadas, en cuerpos tan tiernos.
Mientras yo disfruto mi rico alimento,
no salen los niños de mi pensamiento.

¡Oh, niños que el hambre los ha desnutrido!
¡Oh, niñas que tiemblan moradas de frio!
Tan rico y avaro, igual que Pilatos,
el mundo insensible se lava las manos.

Creo que la vida no me dio coartada
¡Y mi vientre seco se quedó sin nada!
¡Ay, niños descalzos, ¿cómo cobijarlos?
darles mi cariño y calmar su llanto!

Fui cobarde entonces, ¿y ahora? Es en vano.
Mis sienes plateadas; mi cuerpo, gastado,
se pasó mi tiempo, pasaron los años.
Solo tengo cosas que no me han colmado.

¡Cómo ser valiente me hubiera gustado!
enfrentar al mundo y tomar sus manos.
¡Qué dicha mis niños, poder abrazarlos!
¡Ay niño, mi niña, de los pies descalzos!

     Yanni Tugores- La Paz-Canelones

Share:

0 comentarios:

Publicar un comentario

Muchas gracias por tus palabras. No olvides visitar nuestras otras paginas y correr la voz sobre nuestra labor.

Compilación virtual del Festival Grito de Mujer. Aquí podrás leer desde nuestra selección destacada, hasta algunos de los poemas presentados en el festival Grito de Mujer, aportados por hombres y mujeres solidarios, en homenaje a la mujer y contra la violencia. Este blog tiene el fin de dar las gracias a toda la gente que nos ha apoyado. Quienes siendo o no poetas, han sumado su grito. Podrás conseguir lo mejor de nuestra causa en nuestras antologías impresas.

Ayúdanos a crecer!


Poemas más leídos

Archivo de Poemas

Visitas en total