Antología Virtual Grito de Mujer®

Como buscar en esta antología?

Elige el país en la columna de la izquierda o en el menú de arriba....dale a "entradas antiguas" hasta que encuentres la ciudad de interés o dale a ver todas las entradas.

Poemas Grito de Mujer 2016 New Jersey

       No hay comentarios    
























Elizabeth Balaguer


Adulto
  
Aparentar ser 
Dejar de hacer  lo
que quieres  
  
Negarte a amar   
Resistir tentaciones  
Tener ilusiones  
  
Mutilar las alas  
Acallar sonrisas    
Hasta queda sola en
penumbras  

    

Ámame  

Solo tú sabes   
Sin límites  
Como el sol intenso
Como el mar inmenso
   
Al alba  
Al atardecer  
En la tierra  
En la orilla de todo 

Con tus ojos 
indescifrables  

Que envuelven soles  
Agitan  
Enloquecen  
Desnudan  
  
Y luego  el espacio  
habla  
  
Al canto del ruiseñor Desapareces.  




Soy como soy  

No trates de cambiar   
Mi tempestad         huracán  
Marea alta  
Puedo convertirme en agua evanescente   
  
Amorosa   
  
Soy como soy
alondra
nuevos horizontes  
   
Soy como soy  






Yini Rodríguez


Auge


Dejé de cuestionarme
y sigo mis instintos.
Sé muy bien lo que busco
y hacia dónde camino.
Claridad infinita
y destellos ardientes.
Luces, voces y estrellas
de noches refulgentes.
Me levanto tranquila
y camino despacio
y me vuelvo ternura
cuando se apaga el llanto.
Y rezo en las mañanas
y antes de dormir, rezo,
y voy pariendo auroras
en la paz del silencio.
Caminando mis rutas
voy trazando mi sino
y en mis sueños transporto
un rosario de amigos.
!Conflagración de ocasos!...
Energético abismo
que tejió la Esperanza.
Valle de amor y risas
donde habita el Destino.




Alma inquieta



Con triste melodía
me estremece un silbido.
Surgen miedos y dudas.
¿Las respuestas?... Estancas.
Imágenes borrosas acosan mis mañanas.
Insípidas palabras aturden mis sentidos.
Y la mente... nublada e inocente
se esconde, brevemente, en mi melancolía.
Y los años... avanzan.
Sin ruta y sin piedad siguen pasando.
Las arrugas ingenuas
sin permiso te abrazan.
¿Y ahora qué... mariposa?...
¿Al final del camino
escarbas, inconclusa,
buscando aprendizaje?
O esperando quizás la santa muerte
vagas, tranquilamente, en pos de la esperanza.







Dinorah Coronado




Convoco a las mujeres que me habitan

para contarles secretos cósmicos

la curandera que ensalma

angustias tejidas en mis días

la maga con pluma de viento

retrato de asombro

aquella de palabras entrecortadas

que me toca con su llanto

la mujer que se torna en verso

para desvestir el poema.

Sobre todo convoco a la presumida

piernas de valle, cabeza de cordillera

con luz Íntima, firmamento propio

cuyos dedos derriten la ternura.

A esa mujer le entrego los tesoros

de mis versos y el pan de mis verdades.







Hoy nací



Hoy nací estrella, espacio

vientre de algas marinas, lila serena.

Hoy le gano otro día a la vida

mis pulmones son viento multicolor

soplo recuerdos desde otras fronteras

mi grito rebota en rocas lejanas.

Hoy nací mujer

multiplico sonrisas, trasnoches, miradas

recreo mis verdades en

la humedad de caricias imaginarias.

Hoy nací valle, montaña, ola.







Gisette Hernández



¡Renaciendo!

El alivio llego mas tardes, cuando ya no quedaron más. Sus ojos nublados, cansados y tristes se apagaron.
¡Se despedía y lo hacia como debía! Sin cuentas pendientes, sin dudas, sin resabios que emitir. Se encontró, de repente vaciada de todo pesar.
Ante ella, se abría limpia la esperanza, el compromiso de renacer; ese que no puede faltar por mas erosionadas que estén las mejillas. Las lagrimas, largamente retenidas; cayeron gruesas, pesadas, tristes, oscuras saladas. Se escurrieron libres. ¡Al fin libres para ser! Ella sola... ¡Ella sin él!
El alivio llego más tarde, cuando ya no quedaron más.
Sus ojos nublados, cansados y tristes se apagaron.
¡Se despedía y lo hacia como debía!
Sin cuentas pendientes, sin dudas, sin resabios que emitir.
Se encontró, de repente vaciada de todo pesar.
Ante ella, se abría limpia la esperanza, el compromiso de renacer; ese que no puede faltar por más erosionadas que estén las mejillas.
Las lágrimas, largamente retenidas; cayeron gruesas, pesadas, tristes, obscuras saladas.
Se escurrieron libres.
¡Al fin libres para ser!
Ella sola... ¡Ella sin él!





¡Saboreando el dolor!

¡Llegando la noche me desarmo!
Desmonto pieza por pieza mi existencia,
para limpiarme de tanto fingir.
Me quedo en la esencia,
donde solo habita el dolor.
Un dolor seco, frío, letalmente real,
que se me instalo en el ser.
¿Alguna vez ha pensado a que sabe el dolor?
¡No es amargo como piensa la mayoría!
¡Hay delicias amargas: como el café, el cacao, el amor!
Y nos brindan exquisitos placeres.
¡El dolor sabe a engaño! A desesperanza.
Sabe a lejanía, amaneceres fríos,
a idas sin retornos.
¡Sabe a vacío, a muerte!
Ausencia de letras, arte, poesías, esperanzas,
cantos, vida, cualquier vestigio que huela a humanidad.
¡El dolor sabe a recuerdos, de esos que no logras superar!
¿Sabe a preguntas, a porqués?
Sabe a sin respuestas, a diagnostico fatales,
a esperas sin razón, a deslealtad.
Huele y sabe a inviernos largos, a humo; a nunca más...
El dolor en mi sabe a historias quebradas,
de esas que se abortan a mitad del camino.
A sueños sin nacer. A mañana sin música, sin plan.
Sabe a ansias, a derrota, pero sobre todas las cosas, el dolor...
¡SABE A TI!






Ruth Abreu


Entre Amazona y Ninfa


La Amazona, lucha contra toda adversidad,
es la que marca el paso, impone tendencias,
cambia paradigmas, se viste con una sonrisa,
aunque su alma este triste.
Amazona, es a la que nadie le impone nada,
la que persigue sus sueños y aunque se caiga mil veces,
en el piso no se queda,
sale a buscar el pan diario de sus hijos.
Es la que llora por dolor o de rabia,
de alegría o después de un orgasmo.
Ella se mira al espejo y habla con ella,
ama con intensidad lo que considera suyo.
La Ninfa: es un ser magico, una hechicera,
una diosa. Intimidantemente inteligente,
respeta su cuerpo, su naturaleza y es su templo,
se ama como es... en esencia naturalmente,
es humilde, sencilla, tiene como mejor vestido su piel,
aunque sabe que es diosa, no abusa, de sus encantos.
Ninfa seductora, que ama y siente pasion por un hombre,
cuando que la hace vibrar en sus adentros.






Mi nombre es soledad


Soledad embriagante, alucinante, envolvente... te seduce con la libertad de no sentirte atada a nada... de ir y venir, de darte un tiempo sólo tuyo, tu espacio, quererte a ti misma, mimarte, conocerte de hacer, deshacer tu mundo a tu antojo... que te da libertad de probar, y si no te gusta seguir tu camino.
Soledad Intimidante, inteligentemente seductora, autosuficiencia, intelectual.
Soledad no necesita papel ni anillo para ser plena.
Soledad sabe lo que quiere y como lo quiere.
Soledad perfecta, correcta... Mi nombre es soledad, que no mata, que engrandece, que enseña y no engaña.






Yolanda Hernández



Yo busco mi verdad atrincherada


Yo busco mi verdad atrincherada en lo insondable
y busco sus corrientes a la orilla de una tarde de dócil aguacero.


Busco no acostumbrarme entre las ortigas
que entonan la liviandad de una noche borracha de luciérnagas
y una soledad abandonada en el augurio que magulla mis leyendas.

Yo busco esa verdad naufragada
en las heridas abiertas de niñas lejanas
que arrastran los pliegues de ritos paganos
de risas, de danzas y batir de palmas 
En lo huraño de su llanto
De sus sueños segados al redoble de tambor 
y en la quintaesencia de su ombligo.

Busco alzar mi voz y multiplicar mis palabras,
en una canción que reviva conciencia
en cualquier país del mundo criadero de miserias
donde crecen vejámenes y se arrugan los derechos.








Solangie Ramírez




Sí, lo sé… 
lucimos diferentes y qué? 
El mundo sería blanco y negro si así no lo fuera 
Aburrido,  monótono, frio… 

No te fijes en el color de mi piel; 
Que te importa si soy blanca, 
Que te importa si soy negra, 
Por que criticas el anchor de mi ñata? 
O el alboroto de mi greña? 
Ambos tenemos un corazón latiente 
y del mismo color es, 
la sangre que corre por nuestras venas. 

Mira más allá del color de mis ojos 
Que importa si soy gorda, flaca, grande o pequeña 
Ambos poseemos un alma 
Donde habitan los mismos sentimientos 
Y donde nos guían las mismas metas. 

Si te enfocaras en el interior 
alcanzarías a darte cuenta 
Que nos unen mas igualdades  
que son menores las diferencias 
Que reímos las mismas dichas 
Y lloramos las mismas penas. 

No te fijes en mi raza 
Que no te importe mi bandera 
Transciende mas allá de los muros 
No te limites por las fronteras. 
Todos somos hermanos 
Por el sendero de la vida caminando 
Hijos de una sola madre tierra 
Donde nos calienta el mismo sol 
Y la misma luna nos vela. 

Si, lo se 
Lucimos diferentes y que? 
Pero todos somos… 
Simplemente  humanos. 




Share:

0 comentarios:

Publicar un comentario

Muchas gracias por tus palabras. No olvides visitar nuestras otras paginas y correr la voz sobre nuestra labor.

Compilación virtual del Festival Grito de Mujer. Aquí podrás leer desde nuestra selección destacada, hasta algunos de los poemas presentados en el festival Grito de Mujer, aportados por hombres y mujeres solidarios, en homenaje a la mujer y contra la violencia. Este blog tiene el fin de dar las gracias a toda la gente que nos ha apoyado. Quienes siendo o no poetas, han sumado su grito. Podrás conseguir lo mejor de nuestra causa en nuestras antologías impresas.

Ayúdanos a crecer!


Poemas más leídos

Archivo de Poemas

Visitas en total