Antología Virtual Grito de Mujer®

Como buscar en esta antología?

Elige el país en la columna de la izquierda o en el menú de arriba....dale a "entradas antiguas" hasta que encuentres la ciudad de interés o dale a ver todas las entradas.

Poemas Grito de Mujer 2016 Guadalajara Jalisco Mexico

Poemas Grito de Mujer 2016 Guadalajara Jalisco Mexico

coordinadora Sofía Cham











Esmeralda Cervantes

Aire

El mar lo mece
mi voz lo estrangula
y él
perfecto sobreviviente,
deja de ser libre
cuando toca mi rostro.



Escalofrió

Se va cuando miro al cielo
en ciclos cortos
cierro los ojos
regresa
escalofrió me pasa
y repasa
el absurdo intento
de tocarte.



Abierta

Estoy abierta
Las palabras ya no son opción de reestructura,
cada una de ellas abre un poco más la conciencia de haberlas perdido;
congelan la posibilidad de hablar
acortan los surcos de mis papilas,
ecos de gotas caídas 
en lágrimas rojas                                                                        
desgastan mi esencia
insensatamente.

Zurcí mi lengua
ate la suculenta manía de gritarme
con el hilo encandilado de esperanza
me callaba eficientemente,
callaba también al cuerpo
convertido ya en hilachos de silencio
me calle y me cosí

Estoy abierta
delirante, loca
sacudo el brillo de estrellas
con el filo de mis ramas secas
ellas caen en otros cuerpos
yo sin pies y sin trazo
atoro a la verdad.
ECO




David Meneses Gómez


Mariasabidillas



Las féminas son los versos
de la literatura,
los puntos suspensivos
d la locura.

En su camino,
he sido un Quijote
con panza y versos,
un Humbert maduro
y vencido por Lolita,
buscando a Emma,
para huir a Paris.


Mariasabidillas que nos dan
Literatura y vida.

Durante el parto
dan a luz,
a pequeñas letras
que gritan en las primeras hojas.

Alimentan con leche
maternales
rimas que crecen
para ser poemarios de bien.


Llegan los días de tinta roja
una vez al mas,
escriben en libretas con alas
un  recuerdo de una breve existencia.

Al crecer,
les miro los escotes
pronunciados de las letras
en su pecho,
donde sostienen
un corazón .

Minifaldas tan cortas como
una preposición,
cinturas breves como
un haiku,
siluetas abreviadas
a mis suspiros.

Sus tacones
son plumas afiladas,
que escriben
provocación.


Mujer poeta,
tus versos son
el grito de inspiración.




Cuatrocientas setenta y cuatro rosas.

En mi vida he tenido cuatro amores
que son muchos, sino suficientes,
siendo bellas mujeres de la perla tapatía.

Cuando festejamos mi cumpleaños,
Minerva me quiso hacer un pozole
pero mezclo algo de atole
y de pronto nació el tejuino,
con bien mucho limón
para que tenga sabor
de la tierra del biónico.

Otro de mis amores doña Beatriz
queriendo aprender a cocinar
intento un postre preparar
pero la pobre algo olvido
y la jericalla así nació.

Mi novia, la mija tapatía
viste a la moda
y es totalmente Medrano,
 se pinta con gracia
y con todo lo que se encuentre,
desde pitayas hasta tecojotes,
pasea por las plazas
sin comprar nada,
nos escodemos de los cuicos
en el Hospicio,
en la cama es una Margarita,
con toques de zorrita,
yo son un león negro
para colocarla como
chiva en precipio.

En uno de los aniversarios,
a mi damita se cayo
el lonche en la salsa
naciendo la torta ahogada,
tan ahogada como mis
penas en tequila
y las calles inundadas
de la perla tapatía.



María Andrade

“El Amor No Mata”

Mi rechazo: la causa de éste momento.
¿Realmente necesitabas privarme del aroma de la tarde?
¿Por eso llegaste acompañado de saña, amartillando esa arma que solo
los cobardes y asesinos, aprenden a blandir? Me borraste de ésta faz, disparando
en mi rostro, borrando mi sonrisa. La sangre se agolpaba en mi garganta;
me hiciste probar la propia y ahora me ven pálida en el piso.
¿Dónde está mi cama? ¿Dónde el aire?
No hay más colores qué ver. Mis ojos se han cerrado.
No, yo no jugaba contigo, pero mi decisión fue no amarte…
Tu arraigada cultura me asesinó ¿Crees que por ser mujer, era desechable,
que podías disponer de mi cuerpo, de mi vida… que en tus manos te harías venganza?
¡Me duele ésta agonía en la que me debato! Ya no puedo mirar el cielo azul,
tampoco sentir la lluvia, escuchar las gotas caer , su música…
el latir de mi corazón ha perdido camino…


29 de Febrero del 2016
Derechos reservados 2016 



ARCHIVO IV
¡NI UNA MÁS!
Ni son tus manos, ni son caricias
las que trastornan mi color de piel y la vuelven roja.
Han sido en parte tus palabras,
ese rojo en el listón, que hoy me adorna
el pecho por tan certera herida.
¿qué te hice cuando me heriste
esa primera vez en el rostro?
Incomprensible dolor
cuando te miré azorada, incrédula,
ante gritos tan  violentos,
que me hicieron temer tu fuerza y tu estatura.
Pero ya no siento nada, ya no es posible quererte…
El respeto se fue desvaneciendo sin remedio,
cortando de tajo con la comunicación
y tus vicios no te dejarán ser tú mismo,
lo siento tanto, son tus amos.
Ésta noche, sé que ya no estaré viva, que tu mano cerrará
mi garganta, trozado la tráquea, que mis ojos se irán cerrando
por la asfixia…
Ésta noche ó por el día, me habrás asesinado de tantas maneras:
me acuchillarás, cortarás, apedrearás; me habrás disparado
a quemarropa en varias partes de mi cuerpo; me habrás violado,
asfixiado, enterrado; me habrá matado tu machismo…
-Yo, que he fallecido, no puedo hablar, me coartaron
ese grito que ya no puedo emitir…
-Tú, que no estás muda, que tienes voz en
tu garganta, grita: ¡NI UNA MÁS!
-Tú, que eres la madre de una hija ó hermana de una asesinada,
puedes gritar con viva voz: ¡NI UNA MÁS!




Mireya Luna


Me llaman Mujer


Me llaman mujer
por tener entre las piernas
un coño reluciente
porque cuelgan de mi pecho
un par de ríos turgentes
que brotan pan de vida
para las mentes hambrientas
para la raza herida
por el puñal de la inconsciencia

Desgrane el mundo mis labios
y engulla el hombre mi verdad
que mi carne sea desmenuzada
por las fauces de la humanidad

Que las hordas de dormidos
beban de mis senos
leche de sabiduría
y tornen sus ojos abiertos

Que mi cuerpo sea alimento
del alma que adormece
y en su gusto encuentre el árbol
que dé luz a su camino

Soy mujer, soy madre, soy tierra
soy el vientre que te pare
soy el beso frío en que te añejas
al dejar tu cuerpo entre mis venas



No me celebres



No me celebres
no me alabes
no me des flores
cuando marque el calendario

No te inventes palabras huecas
un día de marzo de cada año

Prefiero selles tus labios
cuando me veas pasar
cuando el calor del sol
me haga los vestidos acortar

Quiero que el sudor de mi esfuerzo
valga igual que el tuyo
quiero deshacerme en llanto
sin que me vistas de fragilidad

Caminar sin miedo
por las calles desiertas
saber que no soy despojo
de la maldad que apresa

Quiero mirarte hombro a hombro
sin que mis ojos se eleven

Quiero que entiendas: no so amenaza
y al fin sanes el pasado que aun nos duele





MÓNICA LICEA


RAÍZ

Huele a los melancólicos
la raza azul
mestiza de mar y tierra
Todos los días
a todas horas
veo formas en las que muero
el miedo se monta en mi pecho
saca su aguijón
y lo clava
Existe un silencio absoluto
cuyo apellido desconozco
desea reventarme
lamerme los huecos sedientos
olvidados por los vivos
Sed de camello
incendio de agua
Aquí
en el rebote del viento
mosaicos sulfurosos se quejan de noche

Raíz traicionera
tantos años jugando otro juego
que solo tú conoces.





ANOTACIONES DEL EXILIO


El exilio es una historia suspendida. El primer síntoma es el cuestionamiento acompañado de un hambre salvaje por conocer la verdad. El exilio no sabe de género ni edad. En este espacio, palabras como bastardo resultan sinónimo de amor y respeto. Algunos creen que uno de los propósitos del exilio es la búsqueda de las lágrimas de Dios. Aquí, la noche suele sanar heridas quemando lenguas y corazones de pájaros ciegos. No existen castigos sino iluminaciones. El exiliado sabe que ha construido este momento y reconoce que el dolor es un desdoblamiento de luces, una extremidad fantasma.

Algunos individuos preferimos el término refugiado, porque encontramos en esa palabra una reafirmación de quienes somos, la casa donde habitan nuestras soledades compañeras. Una hermandad de bastardos que gritan la palabra extinción para invocar un milagro.

La verdad es la siguiente: me siento perdida, como si cruzara el mismo puente que va de la vida a la muerte y viceversa.  Tampoco encuentro el hilo rojo que me une a esta realidad (a veces imagino a un colibrí comiéndoselo).

Necesito con urgencia decirte que el destierro voluntario, me ha permitido
observar la oscuridad convirtiéndose en vida de un abismo dentro de mí…
Y se siente bien.



Daniel V. Villaseca


De Carne y Hueso Mujer

De carne y hueso mujer es tu cuerpo,
y de sangre y corazón son tus sueños,
¡qué hermosa fuerza te brota del pecho!,
cuando sonríes al mundo y se te ilumina el gesto.

La brevedad de la historia no te olvida,
la luna roja de fuego y ceniza, -toda es reflejo de ti-,
los aromas, que navegan a tu cabello te buscan,
loco el olvido en las raíces del día,
levanta sus brazos de olvido y te busca,
la flor en tus labios se repite,
y me nutre el sueño amada mía.

Le dueles a la vida,
cuando la tristeza se te hace lágrima,
le gustas al cielo,
cuando con una sonrisa tuya haces la mañana,
toma mis manos,
entre tus manos escóndeme,
para poder ver como, sobre tu mano alimentas al sol como si fuera un niño,
y mándame ir a ti,
para declararle al mundo tu perpetua belleza, mujer de carne y hueso.

Después de ti nada queda,
el silencio te escucha, cuando le hablas como si fueras su muerte,
la claridad de tus palabras son besos de agua,
le das la vida a la humanidad que quiere vivir,
vivir en tu miel húmeda de tormenta y lluvia, mujer del tiempo,
tu dulce lengua pronuncia mi adorado tormento.

Maduras la paz en tu vientre, y con el corazón completo,
llevas la grandeza de la noche en tus ojos, y me quedo en tu abrazo,
eres el fruto de la sabiduría y nos enseñas la ternura,
mi bandera vive en tu corazón y en tu sangre,
en tu carne de mujer mi tiempo descansa, te espero.

Dile a la soledad que no llegue,
parte en pedazos al viento y regálame con una mirada tuya,
esa femenina caricia que nace en tus ojos,
carne de mi carne, eres mi sangre y te fundes en la roca,
para fundar la fe de los que aman.

¡Qué hermosos girasoles tienes por ojos!, ojos que siguen al sol,
¡Qué maravillosas alabanzas hay escritas en tu cintura!,
curvas de vida rodean tu paisaje, madre, hija, amante,
piernas de mármol, suaves como piel de ave recién nacida,
voluntad de hierro, conquistas al mundo con tu adorable sonrisa,
en mis huesos tienes un soldado que no se marcha.

¡No mujer!, no te equivoques,
no te decepciones de ti misma,
no creas eso que pasa por tu cabeza,
cada que te sientes derrotada, abandonada, ridícula, incomprendida.

Entiende que estás hecha de una luz tan intensa,
que en ocasiones, hasta tu misma,
te quedas ciega con la fuerza que guardas dentro.

Mujer de carne y hueso, origen de todas las naciones,
génesis de la historia de los hombres,
futuro del amor del universo.

Mujer de carne y hueso, siente mis palabras en tu pecho,
dame los segundos que le faltan a mi tiempo,
hoy te celebro con mis versos,
porque eres la palabra más bella jamás florecida,
recuerda que mis pasos están solos en la noche,
y yo te busco, para guardarme en tu pecho.

Mujer, te escribo sobre una rodilla,
entre la noche que muere y entre el bebé del día,
tu sola pudiste, tu sola llegaste,
tu sola supiste mostrarte ante mí para adorarte.

Mi corazón y mis entrañas han estado ardiendo,
cantando hasta el fin de la madrugada,
y el amanecer de tu primavera, estas floreciendo en tus años,
tengo un ramo de palabras sembradas en los labios,
arráncalo y consérvalo amor mío.

Mujer de carne y hueso, pequeñísima y delicada criatura,
conserva limpia la semilla de la vida, porque de tu amor nacerán vidas,
y tendrás la fuerza del fuego dulce de lo que eres,
y te adoraré mujer de carne y hueso con un beso,
hasta el último de mis días, así será mi lucha y mi alegría.

Y yo que te puedo decir que soy un hombre,
dulce amada mía, te amo, deliciosa espuma de rosas,
tu nombre es una tierna melodía,
y en mi carne y en mis huesos,
estás hirviendo en minúsculas moléculas de un sueño,
del que estoy enamorado,
y ojalá que jamás me permita la vida,
despertar sin tenerte como compañera de respiro,
como mi adorado regalo de estrella, maravillosa mujer de la eternidad.

¡Te amo a ti!,
¡amo tu carne!, ¡te amo hasta los huesos!,
¡te amo así por siempre!
de carne y hueso mujer.





Elizabeth García

(Títulos pendientes)

Ya quiero salir de este mundo lleno de arpías,
donde para sentir el sol se tiene que comprar,
para comer se tiene que lavar.

Es un mundo donde los que no tienen voz quedan abandonados,
los que buscan refugio quedan torturados,
los que buscan amor, quedan defraudados,

estoy cansada de gritar por un diente,
cansada de soñar y que me rompan,
cansada de patalear por las noches hasta quedarme dormida

ahora soy tibia, y se rompen mis venas de tanto esfuerzo,
estoy vacía por tanto amor que entregué a extraños.
estoy calcinada por tanto que brillé una vez.
estoy seca por tanto que lloré al pie de un árbol.

ya no soy nada, no me quedan estrellas fugaces
ya no me quedan deseos porque se cumplan,
y lamentablemente me han pasado los años por encima, y no he logrado mi primera victoria,
me han pasado los años por los pies, y no he logrado manejar en la noche de lo infinito.
Me han pasado los años por los ojos, y no he podido observar a detalle los corazones de los demás.
Me han pasado los años por las manos, como el agua que se escurre en segundos, y no he podido tomar a la vida por la correa,
Me han pasado los años por las uñas, y eso que no están tan sucias.
Me han pasado los años por la edad y ya siento que muero de verdad.
Así es, estoy cansada y por ello me han pasado los años.

Se ha terminado otro día, y una vez más no he cumplido mis deberes, aquellos que me inspiran, los que me hacen crecer,
los que me miran de otro lado de la ventana, los que me hacen llorar y reír a la vez, aquellos que mi alma no merece tener,
pero lo cierto es que lo tengo y no los he cumplido como debería.

las fuerzas de mi cuerpo ya no lo hacen, ya no cumplen, ya no miran, ya no resbalan el calor que provoca, mi aire se va, se esfuma, se evapora,
se ha ido, ya no quiere estar conmigo, ya no sobrevive a las tempestades ya no respeta, ya no cree.
mis dedos ya no se mueven, quieren dejar de escribir, quieren olvidarse de mí, se quieren separar para otro cuerpo refugiarse y admirar.
Mis ojos se cansan, ya no enfocan bien a lo lejos, se marchitan, se cierran, se averguenzan de su color, quieren cegarse porque yo ya no les doy amor.
Las manos de mi corazón simplemente se amputó.

Quisiera perderme en el mundo, huir de él, dejarme correr por los ríos,
caminar por el desierto y sentir el algua fresca de la lluvia,
quisiera perderme en el mundo para gritar en el bosque que soy libre, libre de ataduras y sentimientos dolorosos.
quisiera perderme en el mundo para sentarme en la montaña más alta del mundo, para saborear el cielo desde esa altura,
quisiera esconderme de las personas, para ya no recibir prejuicios dolorosos y malhumorados, para ya no recibir críticas mal constructivas,
Huir de las oportunidades bien recibidas, y seguir con la cobardía de los días sin mañana.


Cuando era niña mi padre me decía que debía guardar silencio cuando se hablaba con mayores,
porque era de mala educación meterse en conversaciones ajenas.
Entonces mi boca quedó sellada para muchas personas, y sólo hablaba con una cámara digital junto con la pluma y papel;
Hace 4 años, decidí buscarme entre el escombro, la arena que me ahogaba.
Y lo que encontré, ha sido un poco menos de lo que soy ahora.
He tenido retos muy complicados, de los cuales los he sabido superar,
Pero también he recibido aplausos y con ellos mucha gratitud,
Los fracasos, son elementos que son parte de mi vida, que sin ellos no se puede medir con lo que tengo ahora.
He tenido problemas con mi padre en ese transcurso, que porque soy mujer debo ser una señorita, no salir de noche e ir sola, y sé que
es mera preocupación, pero no por eso dejaré de disfrutar esas noches en soledad y admirar las estrellas en el camino.
O respirar ese aire frio que pasa por mi ser.

Cuando era niña, deseaba y tenía la tonta idea de que más grande yo sería un hombre, sólo así mi padre estaría orgulloso de mí.
Creía que la fuerza física podría traer buenos resultados a mi vida, que tendría más autoridad en los demás. Trabajar y ayudar a mis padres.
Pero ahora lo más preciado que encuentro es la fortaleza de una mujer. las ganas de seguir luchando y perseverar.
Una vez caminando por calles un poco obscuras, porque no había más remedio, un hombre me quitó parte de mi dignidad;
y ese día odié a todos los hombres del mundo. El coraje que me hizo desprender de mi piel, de mis manos, de mi llanto no se compara con otra cosa que me haya pasado. no fue tan grave dirían otras personas, pero me avergonzaba por el hecho de que haya sucedido.
y ahora exponerlo a muchas de ustedes, me hace desprenderme de esa situación tan horrenda, y gritar que no soy de nada ni nadie.
no por ser mujer merecemos "que alguien superior" pueda usarnos a su antojo.

El ser mujer significa trascender en el tiempo, evolucionar a su manera, ser todo, pero ser también alma,
Aún así no me quitarán jamás las ganas de caminar por las calles y admirar el roce de la noche. aunque hoy, tengo más temor.

Mi padre ha comprendido que volar a mi manera puede ser peligroso, pero la única manera de crecer, de dejar de ser "señorita" para ser una verdadera mujer; le duele al igual que a mi madre.
Los amo a ellos. Amo a la vida aunque a veces la desprecio.
Admiro a los seres que ahora me acompañan.

Amo a la humanidad aunque a veces la repudio por la manera en que destruimos lentamente a nuestra madre tierra.
Ojalá algún día podamos vivir en paz con esos seres vivos que nos alimentan.

Me quedo pensando mucho y es que si me hubiera quedado sentadita, con vestiditos, servicial en la cocina, y como una muchachita tímida y callada; no sería el artista que ahora presencian.
no me queda más que agradecer a la vida por ser mujer.
Gracias. Gracias. Gracias.


Grosella – Vonvert
 IX
Enjuago mis labios con limón para curar sus heridas, con su amargo sabor cítrico sus gotas entran por las aberturas de mis labios secos, partidos, con un color pálido de muerte, mientras un pequeño dolor masoquista se instaura por esas grietas, en tu piel desnuda desde alto caen suavemente las gotas que por tu pecho se deslizan, derrame de esquicito jugo del invaluable fruto, el cual apasiona tu piel, mientras mi boca se quema, me acerco a beber tu piel con limón.

Enjuago las heridas de la pasión que se encarnan en mis ojos, enjuago mis labios mientras saboreo el cítrico que se desliza en tu cuerpo, en tu limpia piel morena que desquicia la frecuencia en que se comunica mi corazón, colores vivos en tus labios se deslizan con el limón que esparzo en tu ser.

Enigma guardada en el acido de tus labios, soy detective de este dolor que me permite perder la partida de la forma más ocultamente sincera en el amor. Enjuago mis labios con limón para recordar el sabor de tu piel, enjuago mis labios con limón para sentir nuevamente el calor de tu piel a mi lado, aunque la debilidad me carcome. Inundo este mundo en el dulce acido.


-–

VI
Hermosa Elena, no la de Troya, que paso tras paso y año tras año, más hermosa, hermosa como una joven Luna en el cielo, con ojos de estrellas y corazón de amazona, Elena con ojos de esferas oscuras, llenas de anhelos, de amor libre.

Hermosa Elena, no la de Troya, que paso tras paso, y año tras año, te vuelcas en mi camino, con la mirada teñida en la magia de tu cálido espíritu que grita a la libertad que baila armoniosa en fiesta.

Reina hiena, vacilante de lo material en corona de tu valiosa seda, y ornamenta de clavel costoso con el toque morboso. Hermosa Elena, no la de Troya, que paso tras paso, y año tras año, el miedo de estar en silencio te asusta, aun cuando te mientes eres astuta.

Cizañosa rebelde, arrogante e intrigante, hermosa razón que acongoja tus entrañas sin magia, ya sin anhelos que cuelguen de tu pelo, mientras tus pechos secan, cuando ya eres hermosa Elena.


- Elena con H - Vonvert -





VIII

¿Por qué acaricias mis pensamientos, seduciendo el amor que nace?, es por ello de la sed, y  que mi boca quiera saciar a mi garganta, mientras mi nariz examina el suculento apetito que genera tu aroma. Esta noche voy a hacerte el amor, para que tu cuerpo, mente y alma se unan, forjando en calor y sudor a tu piel morena, salvaje de tormentas, vaho de selva tropical y desierto repleto de dunas, que formas con suavidad, utilizare tu alma como medio y forma de expresar el arte que te dedico, conociendo las olas que golpean tus piernas. Esta noche voy a hacerle el amor a tu pensamiento, como en el pasado los poetas a la luz de la Luna escribieron seduciendo suspiros que llenaban los pulmones y vaciaban orgasmos en plena penumbra, tu piel incita los verbos que crean el arte, y mis labios que son el sujeto que de la acción en tu piel, para dotar de amor en el silencio la noche. Esta noche voy a hacerle el amor a tu alma sensible, que mira fija cuestionando agresivamente, voy a quitar tu ropa mundana para vestirte con rayos de Sol, voy a quitarte tu ropa para ver tus dunas de palabras, y la escarcha liquida que blande mi pecho. Esta noche voy a hacerle el amor a tu cuerpo, navegando las sensaciones que riman en mis dedos de forma simultánea, vestiré tu cuerpo con rayos de Sol, nuestra energía fusionara las mareas, para dormir en el cálido infinito de posibilidades que caen en cascada de tu pelo, ¿será por ello que de mi cabeza salen piedritas?, voy a hacerle el amor a tu pensamiento como en viejos tiempos el cortejo se teñía de escalofríos, y que en cada reducción del espacio un paro cardiaco atacaba con un estoque.



Sofía Cham



Eres Agua


Eres agua
tan clara
tan fresca
tan viva que das vida.

Naces gota
transmutas océano.

Blanca agua
morena agua
amarilla agua
bronce agua
en la negra noche nos invitas a dormir en tu refugio.

Eres agua
agua
agua
llenas los pulmones de tu aguacero constante
hasta dejarnos ahogados en esencia.
Recorres montañas, selvas
y veredas para vernos andar.

agua inquieta
rio fiero
de ti nace la arcilla para crear nuevos mundos
cascada de múltiples dimensiones
columna vertebral
te amoldas en cualquier figura
te adaptas, caminas, recorres
tú sobre todas las cosas
tú en todo lugar
sobrevives
trasciendes entre las veredas del tiempo
te marchitas y vuelves como aullido
Incontrolable
tú grito hace girar los molinos
ruge cascada
lima las piedras
anuncia tu llegada en la cacofonía desbordante de vivir sin ti.

Agua
agua
agua
agua,
eres agua
agua tierra
agua raíces
agua cielo
agua materia
agua llanto.
De llanto, de llanto
salado
dulce
agrio
agrio encanto
llegas a los labios que te aguardan
sedientos
y entregas el alma.
Recia
persistente
firme
eterna.






Share:

0 comentarios:

Publicar un comentario

Muchas gracias por tus palabras. No olvides visitar nuestras otras paginas y correr la voz sobre nuestra labor.

Compilación virtual del Festival Grito de Mujer. Aquí podrás leer desde nuestra selección destacada, hasta algunos de los poemas presentados en el festival Grito de Mujer, aportados por hombres y mujeres solidarios, en homenaje a la mujer y contra la violencia. Este blog tiene el fin de dar las gracias a toda la gente que nos ha apoyado. Quienes siendo o no poetas, han sumado su grito. Podrás conseguir lo mejor de nuestra causa en nuestras antologías impresas.

Ayúdanos a crecer!


Poemas más leídos

Archivo de Poemas

Visitas en total