Antología Virtual Grito de Mujer®

Como buscar en esta antología?

Elige el país en la columna de la izquierda o en el menú de arriba....dale a "entradas antiguas" hasta que encuentres la ciudad de interés o dale a ver todas las entradas.

Poemas Grito de Mujer Cruz del Eje, Córdoba AR

Poemas Grito de Mujer  Cruz del Eje, Córdoba AR













Santa Isabel



Belleza de mujer



Camila Vazquez Garriga

Sé de mis habilidades

Sé de mis artimañas

Sé de las miradas

Y de las sonrisas regaladas.

Evoco mi ser

Y nuestro dulce amanecer

Por ti, por mí, por nosotros

Por el amor que conozco

Sumergida en la pasión

Con plena convicción

Estoy consciente del poder

Que significa ser mujer

Y si aun dudas…

De mi belleza tan pura

Mírame y verás

Que soy aun mucho más.





Me duele la vida



María Luisa Peveraro



Me duele la vida 
En cada hueso roto 
En cada surco abierto en mi piel 
Me duele la vida 
En cada palabra 
En cada grito 
Me duele la vida que desprecia 
Con sus odios sus mentiras 
Sus engaños 
Me duele la vida 
En la injusticia del desprecio 
De los que usan su fuerza 
Su burla su incredulidad Ante tanta brutalidad 
Me duele la vida… 
Deseo la muerte… 
La muerte que transforma 
Que limpia que calma 
La muerte que defiende la vida 
Sepan señores señoras 
Que no se justifica 
La mala muerte 
La muerte de la tortura 
De los golpes



De los gritos 
Del desprecio 
De la tiranía 
Del silencio cómplice 
Del silencio que justifica 
Sepan señores señoras 
Que yo no merezco todo esto 
Que el que debe pedir perdón 
Es el que golpea el que mata 
El que esclaviza y tortura 
Él debe ser juzgado y condenado 
Yo soy la vida… y él es la mala muerte…









MUJER



Elizabeth Durán



Grito de mujer que pare con dolor.

Grito callado de la mujer esclavizada.

Grito de mujer sufriendo violencia.

Mujer tierna amamantando.

Mujer brindando amor al hijo,

Educándolo, guiándolo.

Mujer devota, a los pies

De Jesús de Nazaret te inclinas.

Mujer de Dios. Mujer del mundo

Mujer hecha semejante al hombre

Para amarlo y acompañarlo,

Transitando a la par la vida.

Mujer trabajadora e independiente.

Mujer liberada de muchos yugos.

Mujer tan pensante como el hombre.

Mujer de luchas incansables.

Mujer de temple forjada

Al fuego de los soles.

Mujer noble, capaz de sacrificios.

Mujer, llamada sexo débil,

Dejas impronta de fortaleza

Cada vez que te levantas

Mordiendo el polvo de la derrota,

O te haces eco de la mano que golpea.

Mujer, sencillamente eres MUJER!!!









Amor incondicional





María Soledad Palomeque





Dulce caricia al despertar

Calorcito que todo lo cura,

beso divino que siempre anhelo

en mi caminar, lo que necesito

en mi vida.

El día me premia si tengo conmigo

el oído de una amiga que nunca

falla, que como el agua, anima

reconforta los huesos.

Me hace crecer, me da una respuesta.

Esa es la viejita con su sonrisa incondicional.

Que fueras eterna quisiera

Que vivieras y tu alma renaciera.

Juego a que serás inmortal

porque ni loca me pierdo

tus retos y consejos

¡Mamá!



María Luisa Ahumada





Herencia



Me has dado este viento particular que me empuja para la vida acariciando almas desprotegidas; el aliento para andar y desandar caminos si el final es el mejor paisaje; el espíritu para viajar por los horizontes y navegar dándole el gusto salado al mar. Me has dado las alas para volar, el coraje para saltar. Tanta valentía no hubiese sido posible si vos no estabas ahí, remontándome como un barrilete, desafiándome a encontrar un destino mejor y a esquivar obstáculos, saltar vallas, superar límites, vencer.



Esta sonrisa no es mía, es tuya; por lo parecido, pero también porque vos me la provocás, vos me hacés sonreír. Mis palabras son el resultado de tus cuentos, de las historias narradas y de las inventadas que eran las mejores. La autonomía para pelear contra lo invisible es el resultado de tu independencia librándose batalla en las sombras de lo que asusta. Esta imaginación, la magia de mis actos, no es más que una breve síntesis de la niña que vos llevás adentro y que me enseñó que no hay otra manera mejor de vivir que jugando con la vida como si fuésemos amigas.



Me has dado las fuerzas para no quedarme parada en un mismo lugar, porque siempre hay otros para explorar. Me has enseñado que la vida es sin muertos, que hay una sola, que el pasado la forma pero no debe habitarla, que hay tantas maneras de ser feliz como rizos de colores en el reflejo del pelo siempre dorado de una niña que se mira en el lago. Me has querido tirar al río, pero nunca me soltaste del hilo invisible o casi imperceptible que nos une y no nos condena, nos alimenta con una fuerza envidiable. Me has dado este cuerpo y la manera de conducirlo, el alma y la forma de nutrirla, me has dado razones y me has provocado las más bonitas sensaciones.



El resto de lo que me den, de ahora en más, será condimento puro. Porque vos me diste lo más importante, me diste la vida mamá.









Paula Pucheta





Por la ventana entreabierta





No sólo se cuela el sol

apenas tibio, tímido

de este jueves gris de octubre,

se cuela también, insospechada,

la niña que habitaba en mí.

Cruzamos miradas cómplices

y con premura se nos acerca.

La contempla, la toca tiernamente

y sus manitos se vuelven hilos de plata.

Le susurra tiempos de antes…

tiempos de las dos…de todas.

Me mira apenada, expectante,

mientras se sienta a mi lado.

Escudriña mis gestos…

que son los suyos, los nuestros,

aunque no me reconoce.

Me interrogan sus ojos grandes

y sin palabras me dice:

¿dónde se fueron los años señora?

El eco de su voz sin voz hace mella

en mis infantiles recuerdos y

me trae al hoy sin remedio.

Me veo al pie de la cama,

con pena en la piel, en la mirada,

con un presagio sobre mis hombros.

Ya no soy una niña, su niña, ya no…

Soy una mujer despidiendo a otras.

En íntima y absoluta comunión

las lágrimas nos abrazan

y con debida urgencia

se apuran sus historias y la mía,

confluyen y se completan.

Tomo sus manos cansadas…

por última vez…lo sé…

las llevo hacia mi rostro húmedo,

las beso, las aprieto con dulzura

y asumo mi familia, la reivindico,

la constelo y ellas…todas,

infinitas, se vuelven estrella.













Elma Sueldo





Niña que florece







Sayoko en su cuarto dibuja camellos,

arenas distantes, ignotos paisajes.

Sayoko en su cuarto dibuja palomas,

cielos azules, altos campanarios.

Sayoko en su cuarto sonríe feliz,

juega, pinta, sueña…

Cerca, un hongo que crece

devorando el cielo,

la vida desdeña…

Sayoko, niña que florece,

no llegó a mujer…

Motivos absurdos, decisiones trágicas.

Fin de los valores, mundo en implosión.

Ayer, Hiroshima.

Hoy Kigali, Damasco, Kabul o Bagdad.

Guerra, sexo, ambición, poder.

Niña desvalida de cualquier lugar,

que, como Sayoco, no serás mujer.







Historias





Mujer que es una y son muchas.

Capas sobre capas térreas desde Lucy,

frágil esqueleto, fuerte persistencia.

Inicio de la vida.

Esclava que vende su cuerpo o lo regala.

Desdichada que mata a su hijo en las entrañas

Adolescente madre se cubre solitaria.

Historia dolorida.

Leona que defiende a su prole ante el peligro,

curva su espalda sumisa en la cosecha

y dispensa callosa su caricia.

Historia generosa.

Monjas en clausura, Teresa en Calcuta.

La oración nutre y alivia al mundo impío.

Jesús renace en la sonrisa.

Historia perdurable.

Pañuelo blanco desafiando al tiempo,

marcha sin tregua en busca de palabras.



Golpes, gritos, silencio.

Historia recobrada.

Mujer que cobija, mujer que ilumina,

mujer que trabaja, mujer que camina.

Sueños, llantos, risas…

Historia vivida.









Gladys Seppi Fernández





MUJER I





Por el surco de la mujer

andan los siglos repitiendo la especie.

Allí derrama el hombre su lava mensajera de infinitos.

Allí se hace el nombre nuevo,

se entretejen las letras,

y en sus diástoles y sístoles, el corazón

vuelve a conjugar acordes,

a pulsar renovadas primaveras.

Por el surco de la mujer

el mundo vuelve a mecerse

y es amamantamiento,

y tibieza,

entrega, insomnio,

caricia y abrazo,

y ala y soplido.

Es que la vida busca repetirse.

Elige el lugar, lo labra, lo endulza,

lo tienta hasta dar con la boca temblorosa,

centro donde ha de henchirse la alegría de la semilla

clavada hasta la empuñadura.

Para la renovación de la espiga.

Para desafiar al sol y a sus crepúsculos.

Por el surco de la mujer

la especie cumple su vocación

de eterno regreso.







MUJER II



Para hacerte mujer

nace la palabra amor.

Es ella la que te ronda desde el inicio,

es ella la que te vuelca al molde

y te crea.

Es ella la que convoca a las otras y en su red

cuece el canto de sirena

para que fieles al llamado, dejen su don,

las otras:

las que por nombrar semilla

se hacen lentas,

las que por nombrar ardor,

fraguan las chispas,

las que por nombrar abrazo,

se vuelven tiernas,

las que al volcarse a la sangre

encienden su mercurio,

las que por decir esperma

derraman su lava…

Para hacerte mujer

vienen todas las palabras

y te leudan y te fertilizan y te riegan,

porque en la red que tiende tu amanecer

laten prodigio y vida,

renacer y camino,

tibieza y luz.

Para hacerte mujer,

en la boca del laberinto que te timonea,

se congregan las voces.

Y es allí, allí,

donde inician

tu escritura.



Pertenecen al libro " Vivir en las palabras" - poemas publicados en el año 2009"











Graciela Gonano





¿Sexo débil?







¿Qué barro las componía cuándo tener voz era heroico? Alentadas solamente por un íntimo fulgor ellas construyeron puentes y derribaron fortalezas. Casi nunca les fue fácil casi tanto entonces como hoy. Mujer que osaba adelantarse un tanto era juzgada, insultada, mal mirada, sojuzgada. Sin cejar ni amilanarse fue heroína, militante, madre, hermana, hija, obrera y trabajadora. Estas palabras no alcanzan... pero tal vez sirvan para recordar a Cecilia Grierson, a Eva, a Iris Pavón, a Alicia Moreau de Justo, a mi madre, y en ella a todas las mujeres que con su lucha atravesaron fronteras.









Inés Muñoz





MUJER



MUJER

MUJER... cinco letras que forman

una hermosa palabra y dicen mucho.

MUJER es aquella que

sin egoísmos

todo lo da sin mirar a quien.

MUJER - HIJA... que de pequeña

pide y pide, ignorando

si, esa mujer, su madre podrá complacerla.

MUJER - MADRE... que trabaja

fuera de la casa y cuando regresa

debe continuar ayudando a sus hijos

que la requieren y a un esposo

cansado, que necesita que lo escuchen,

¿y a ella quien?

MUJER - ABUELA...que quizás la vida

la tiene alejada de sus actividades laborales

y ahora reparte su tiempo y su corazón

en esas ternuras que son sus nietos.

MUJER, si y con mayúsculas

que hasta puede hablar con Dios,

y este en su debilidad, le regala

la bendición de ser MADRE.

MUJER, por siempre MUJER, bendita MUJER...

que tu luz siga iluminando

la terrible oscuridad

de almas solitarias y confundidas.











María Almeida





Eterna unión





Eterna unión que satisface mi ser

Arrolladora protección que siempre tengo

Me regalaste un lugar en el mundo

donde la inmensidad del cielo siento

Es un bálsamo para el alma esa a

lma quebrantada

que solo busca paz en el silencio

y crecer siempre en el "no olvido"

La vida que me diste es mi tesoro

y el diamante más preciado me enamora

Cuando el llando de la "vida “me apasiona

Ese nacer indescriptible que es mi todo

Fortaleza inminente unión arriesgada

Amor que la hizo crecer con sus tiempos

Sin agujas si marcadas

Mis raíces son mi todo y aquí me quedo plantada

El valor de lo aprendido está guardado y usado

y eso no se tira ni descarta

Difícil hoy hermoso mañana

Porque soy peleadora del destino

Porque creí creo y creeré

que pese a las adversidades de la vida

Dios estará siempre conmigo











Natalia Campus







Soberana



Mujer, tú que anidas en tu ser sueños de esperanza

Unidos al amor que brota de tu alma y

Junto al suave susurro de tu voz en el silencio

Eres quien despierta los más nobles sentimientos

Revelando en la mirada los secretos que tu anhelas.

Hermana, hija, madre, amiga...todo eso puedes ser

En este mundo fugaz en que el que te hizo Dios nacer Reina,

princesa...soberana de justicia en esta tierra Mujer,

mujer...simplemente hermosa mujer

Obsequio grato del cielo que todos quisieran tener

Seas siempre bendecida en donde quieras que estés

Amando sin medida como solo tú lo sabes hacer.











María del Rosario García





Mujer





Pétalo de libertad

Muérdago al amanecer

Irrepetible, indomable.

El destino sede ante tus pasos

la vida vive en tu presencia.

El cielo abre sus puertas y te invita

celoso de tus pasos por la tierra.

Ella es como tú

fértil para la simiente

fuerte para el resto.

La fe es tu consuelo

pero tú eres la esencia

de un Dios que no conoces

de una vida que superas.











Otilia Elizabeth Martín





Ciprés





Entre las tumbas

revueltas por el viento...

una mujer

es un ciprés verde

que sueña con hadas.

IV

¿Puede una mujer

redonda y blanca

ser palabra inspirada de

un poeta?

Un poeta y la palabra

pueden todo...

hasta un amanecer.











Natalia Quilis





Simplemente “Mujer”





Cuando el sol despereza, despiertas.

La fatiga en ti, no hace mella.

Las tareas arduas, no te asustan.

Y a diario inspiras, a la vida misma.

Con tu brillo, iluminas vastos caminos.

Risas, llantos, alegrías y tristezas,

colman tus días extenuantes y ejemplares.

Mas el mundo te deniega, el tiempo para errores…

La magia de la creación, en tu forma se ampara.

Eres género, el más fortalecido,

ya que tú a todo te enfrentas,

con la más potente de las fuerzas…

El amor que todo lo puede, en ti mora

y permite que soportes las constantes afrentas

Eres acreedora de las más grandes alas.

Las que se te otorgaron para planear sobre el resto

y acariciar si es debido a todo aquel que lo demande

pues cobijas bajo ellas lo que el verbo te mande.

Los mejores vocablos son símbolos de tu carne:

paz, dulzura, paciencia, tenacidad y muchos más

en ti caben…











Celia Inés López Miranda





Y Fue Así Que Un Día Me Crecieron Alas



primero , la sensación de piedra arraigada a mandatos que desde remotas voces me envolvieron, luego , el fatal letargo de las costumbres aceptadas por siglos y la resignación , cortina negra para el deseo cubriéndome la carne... las noches de desvelo tras la verde ráfaga de vientos , agitándome... veleta de pasión fija a un tejado. y mi cuerpo... caja de resonancia guitarra huesos de nube , habitado de todos los sueños no soñados sed de amanecer inicio de mi canto yo palpándome la noche del exilio en el pecho con los dedos del aire despeiné mis cabellos, y eran plumaje de colores y fue así que un día me nacieron las alas miro aquella veleta mientras elevo el vuelo.











Celia Inés López Miranda







Mutilada ( Basta De Muertes De Mujeres!!!!!!!!!)



"Nada sé de la muerte, me interesa la vida " Víctor Heredia Hoy otra vez, se me rasgó la piel, se me bajaron las defensas me llovieron la parálisis de la impotencia el grito mudo de los hijos los pies que no llevan a ninguna parte las manos y los dedos que no atrapan el alma los ojos despavoridos frente al asedio del puñal los papeles que duermen en escritorios y que despiertan ya con tinta de sangre me llovieron los adioses violentos la irá del desamor los golpes las caricias pendientes los abrazos las nanas en la cuna que nunca se verá las denuncias silenciadas el dolor bajo la almohada el enemigo en la misma cama la comida servida puntual , a diario, al carcelero la fuerza brutal del sexo con mortaja en la boca me llovieron el fatal reloj de la noche interminable el dedo acusador el silencio cómplice me llueven me inundan las vidas que no serán vividas los sueños que no serán soñados los besos cortados la danza arrebatada la lágrima que no se juntará a la risa me llueve tu cuerpo mutilado y yo mujer desde el cuenco de mi cuerpo te siento en todas las que desde los siglos y los siglos heredamos la fuerza natural que nos preña de vida hemos sido arrasadas incendiadas pero como la lluvia que fecunda los campos esta lluvia de llanto te hará volver en miles de mujeres en vientres en alas y seremos tantas que solo quedará lugar en este mundo para la maravilla.











Marité Tilves





Seres de Luz



En toda mujer hay una poeta

que siente, estremece y da luz

a vidas propias y ajenas

a semiente de acentos y cruz.

En toda mujer hay una heroína

que impulsa, repulsa y conduce

hacia libertades no declaradas

para sobrevolar tiranías inciertas.

En toda mujer hay una mirada

hacia el presente, al futuro deseado.

Sin ellas arduo es concebir el mundo

Con ellas es posible retener el cielo.











Alicia Salcedo





Esquirlas





Espero tu sombra que ingresa

marchita

jugando al héroe desteñido,

tus manos son armas

tu boca que grita.

Por qué no hablas

hombre de muerte

pájaro sin nido

muñeco sin suerte.

Recuerdo tu aroma de adonis

señero

tus palabras seguras,

los pasos de cristal

la pasión de enero.

Qué quedo del viejo ventanal

de los besos clandestinos,

la espera de la mañana

tu piel de peregrino.

Me matas en las llegadas

resucito en tus partidas,

qué pobre es el tiempo

cuando hay furia en la mirada.

Como rosa negra en funeral

de niño.
Share:

0 comentarios:

Publicar un comentario

Muchas gracias por tus palabras. No olvides visitar nuestras otras paginas y correr la voz sobre nuestra labor.

Compilación virtual del Festival Grito de Mujer. Aquí podrás leer desde nuestra selección destacada, hasta algunos de los poemas presentados en el festival Grito de Mujer, aportados por hombres y mujeres solidarios, en homenaje a la mujer y contra la violencia. Este blog tiene el fin de dar las gracias a toda la gente que nos ha apoyado. Quienes siendo o no poetas, han sumado su grito. Podrás conseguir lo mejor de nuestra causa en nuestras antologías impresas.

Ayúdanos a crecer!


Poemas más leídos

Archivo de Poemas

Visitas en total