Antología Virtual Grito de Mujer®

Como buscar en esta antología?

Elige el país en la columna de la izquierda o en el menú de arriba....dale a "entradas antiguas" hasta que encuentres la ciudad de interés o dale a ver todas las entradas.

Poemas Grito De Mujer 2015 Molina De Segura, España

Poemas Grito De Mujer 2015 Molina De Segura, España













Irel Faustina Bermejo



Fuera del sistema”

No encajas nada en el sistema.
Nunca serás feliz
dentro de viejas estructuras.
Llegas tarde porque no hay horarios
en tu mundo. No existe el tiempo
en tu corazón ni enemigos
con quienes competir.
No hay separación
en tu mundo sin odios.
Vives dentro de una red que os conecta
en las nubes magenta
de los atardeceres.
Deja de lado las batallas,
crea tu mundo sin límites.
Eres pura conciencia
que se expande y no importa
las primaveras que hayas vivido
ni el color de tus ojos
ni el de tu piel, no importa
si naciste de un sexo o de otro.
No sufras más ni te avergüences
bajando la cabeza
por no encajar en los viejos patrones.
No temas a las balas
ni al rugido de los cañones.
Los poderosos quieren acallar
tu canto y amordazarte entre flores
de plástico arrancando el grito
de tu garganta. Con el miedo
se controla. Danza sobre la arena.
La noche es tan tranquila.
La libertad resulta peligrosa,
pero tú sabes que hay otros senderos,
otras alternativas
posibles. Escapa del látigo,
de los tiranos que pretenden
que vuelvas al redil y mantener
encorsetado vuestro sueño
mientras duerme la primavera.
Sortea las balas, mantente en pie
sobre la senda por la que se advierte
la aurora con su rostro blanco.





Agonía en la ola blanca y quebrada

A La Poeta De La Unión, María Cegarra Salcedo


Articulando tu nombre el rumor
cansado de los ecos, la asediada
palabra de tus versos, el color
del monte, una playa dibujada
entre fórmulas químicas… Dolor
melancólico en la vasta tristeza
de días de lluvia. El limonero
desgranando protones. La belleza
de una tierra de pirita. Sendero
de silencio, curtido en la tibieza
de las vetas de tu Cristo minero.

El mar a tu costado, instrumento
que ameniza la tarde. La oración desprendida
volando al crisol. Celas memorias en el viento
dentro del alambique de la vida.

Gime la ola del mar azul, quebrada.
El lamento desborda su tribulación, llena
de dolor y tierra mineral y lacerada.

Torbellinos de luz con espuma salada;
silencio desgarrado en la galena.


HIJA DEL DESTINO (a Benazir Buttho)

Nací con un destino
empujada a luchar
por la reconciliación de mi pueblo.
He vuelto a mi patria y beso esta tierra
que me amasó y acogerá mis huesos.
Vuelvo a mi hogar aún conociendo
los peligros que me devastan.
Nací para servir la libertad.
Soy hija de un destino,
no puedo detenerme
ni volver para atrás.
Yo traigo la esperanza.
a los hombres y las mujeres.
Mi misión es más grande que mi vida.
Avanzo con pasos seguros
sonriéndole a la muerte.
El destino me eligió edil
para esta inquietante batalla
y no hay lugar para el miedo.
Elevo los brazos frente a la Meca;
me someto a la voluntad de Alá
para levantar a mi pueblo
de su miseria y unir las banderas.
Soy mujer y vale la pena
combatir y enfrentar los desafíos.
Soy mujer y pese a las predicciones
he gobernado un país.
Estoy aquí con una herida abierta
por la sangre que habéis vertido,
por el horror que el fanatismo
ha sembrado en el mundo.
Dije sí a mi destino.
Vuelvo del exilio con la esperanza
puesta en la democracia para el pueblo.
Soy mujer y sé que mi esfuerzo
es más titánico que el de los hombres.





Alas de mujer


I
Alas para renacer,
alas para alcanzar el cielo,
alas de mujer.
Abro las alas
y me alzo en el vuelo.
Hay esperanza
para salir del tormento.
Yo soy la heroína,
la diosa de mi templo,
subo a la más alta cima
volando muy lejos.
Descubro mi poder,
la fuerza del fuego.
No laceres mi piel
con tus manos de hierro.
Hablemos de amor,
de libertad y de respeto,
ya sin el dolor,
mecidos en el viento.
Alas de mujer
es lo que yo tengo,
nacidas del relámpago
y del trueno.


II

Descubre tus alas y vuela.
Que nadie interrumpa tu vuelo,
que nadie corte tus alas,
que nadie te haga sentir miedo
cuando te halles frente al precipicio
justo antes de saltar.
Confía en que tus alas
te elevarán hacia el sol
y brillarás tanto como una estrella.
Nadie oscurecerá la luz
que proyectarás al mundo
con todo tu poder.
Vuela más allá de los límites establecidos,
más allá de lo que alcanza tu vista.
Haz que tu horizonte se ensanche,
que el mundo entero sea tu hogar.
No esperes más.
Salta hacia tu libertad.


III

Busca tus alas,
ábrelas y no temas al vuelo.
Desde las alturas
el mundo se ve distinto.
Cambia el punto de mira
y desde lejos
tendrás una mayor retrospectiva.
Desde lo alto
podrás encontrar
en el laberinto de la vida
la puerta de salida.
Serás libre,
sin ataduras ni mordazas.
Explora hasta que encuentres
tus dos alas.

IV

Busca tus alas,
ábrelas,
no temas al vuelo.
Desde las alturas
el mundo se ve distinto.
Cambia el punto de mira
y desde lejos
tendrás
una mayor retrospectiva.
Desde lo alto
podrás encontrar
en el laberinto de la vida
la puerta de salida.
Serás libre,
sin ataduras ni mordazas.
Explora
hasta que encuentres
tus dos alas.







Mª Ángeles Ibernón Valero


Desaliento



"consumidos por el dolor"

que brutal y sádico es el dolor
cuando arranca sin pudor la vestidura
de la carne,
y como una joya cincelada de luz
compasivamente recorre las calles
de tu piel,
imitando al frío, para poder salvar su rostro,
¡que vileza!
mientras, camina cauteloso
mordiendo risas, enseñando dientes,
con amenazas, y continúa su empeño
en cautivar tu ira fingiendo frío por frío
en las pálidas llanuras de las entrañas.
Jamás llegará a saber,
que el dolor no enfría, el dolor arde.






"Esperar siempre duele"



Cuando la oscuridad resbala
y el silencio
aún no ha dicho su última palabra,
aleteo por las esquinas de mi cuerpo,
inquieta ante los leves roces que me inundan,
se apoderan de mi,
reclamando preguntas
que ya son respuesta;
tal vez esos tenues roces, sean caricias,
que como cada otoño lamen la nostalgia
entre los huecos de tanta vida amontonada.

El ciclo ya se ha cumplido;
ya no queman las hojas,
las lágrimas chisporrotean sin acto de fe,
la piedad lanza fuego lujurioso,
la virtud no sustenta mis frágiles huesos,
la pasión aparece en cenizas
y nadie sabe donde irá a parar.

El ciclo se ha cerrado,
con la húmeda frescura de la mañana.





"Te sé de memoria"


Permaneces vivo en mi memoria
hasta no tener fin;
es como una dignidad asimétrica
donde las olas se convierten en piedras
y el búho escondo su pico azul
bajo la nieve, intentando invertir
el hambre por rebeldía;
Jamás será hermoso, el espectáculo
que es sometido a los deseos
de unos ojos perdidos y vacilantes,
vivos hasta no tener fin
receloso de la realidad de la memoria.







"El secreto es vivir"


Me desdoblo ante aquella tierra
que un día fuera el camino inolvidable,
ajeno a esta soledad que transito;
ahora llega el momento
de despojarme de esta ropa mojada
y es cuando más te necesito,
porque me queman las palabras muertas
marcadas en una boca que aún esta viva,
y porque jamás pretendí hacerme prisionera
del que cierra la puerta de este umbral,
que pasea fatigas por mi vientre
en esta, a veces...
jodida vida.





"Sumo, resto...Algún día"


Hay días,
que tengo ganas de aullar
como un animal salvaje;
y en un desgarro impactante,
me desnudo,
rompo el cordón umbilical
de las palabras,
de esas, que son tan rastreras
que te impiden reaccionar,
e intento reinventar otras
que sigan tirando del carro
y rueden como un tiovivo,
para que nunca se queden
en el mismo lugar.




"Cuídame del ayer"


Nunca me preguntó la vida
al pasar por mi lado;
si perdía algo,
si sujetaba mi mano,
si en mis silencios inesperados
me rozaban fuertemente esas alas
de un presagio.

Crece dentro de mi la lluvia,
el amanecer,
el rumor que humedece
los senderos umbríos
para perderme en el recodo
de mis espacios,
en la doblez del día a día
que lo veo como se aleja
y vuelve insensible la cara
para mirar mi pasado.






Gema Bocardo Clavijo



La Niña Que Yo Era


Por qué
enturbiaste mi copa,
rasgaste mis vestiduras,
enlodaste mi inocencia.
Qué te hice yo,
la niña que jugaba,
la niña que te ofrecía
su muñeca...

La niña que yo
Era.






Se Quebró


Por todo
y por nada;
por la última gota
y las anteriores;
para siempre,
sin remedio,
en décimas de segundo,
Ella
Se
quebró,
como una rama seca.
Hasta creo haber oído
su pecho, fragmentándose.
Te juro que sonaba
como un latigazo
contra una esperanza.
No sabes cómo echo de menos
su risa neurótica.
Incluso haría un pacto con Lucifer
para que, al menos, llorara.
Mas…cómo pretender
que sus ganas de alzarse
sobrevivieran
a la caída.





Malos cuentos


Dicen que el cierzo
congela los huesos...
a ella le hiela el alma
el roce de Sus dedos.

Dicen que abrasa las pupilas
el desierto...
a ella la asfixia la calina
de Su aliento.

Dicen que ensordece la marejada
golpeando el puerto...
a ella le rompió el tímpano
un puño abierto.
Dicen
los malos cuentos
que las princesitas aguarden
que el príncipe azul las salve
de su encierro...
A ella el príncipe la encadenó
con un anillo de oro
en una cárcel de miedo

Y se asoma tras los barrotes,
con la mirada ausente
y marcas en el cuerpo.

Con todos sus sueños
de cuentos de hadas
deshechos.





Peso


Pesan las dietas milagro;
el metabolismo lento;
sexo con luz apagada;
su imagen en el espejo.
Pesa la burla a su espalda;
los cánones, los modelos;
los tópicos, los prejuicios;
el frívolo mundo entero
que le alquitrana las alas
y le impide volar lejos.





Dignidad


Duele igual el golpe
aunque veas volar la lanza
contra tu cuerpo.

Caes atravesado;
las rodillas cubiertas de rozaduras,
los pies ensangrentados.

Duele cuando ves su estela brillante
corriendo rauda hacia ti,
y duele cuando desgarra tus fibras
fragmentándote.

Doblemente golpeado.

Te arrebatan los pilares,
las ilusiones,
la ingenuidad,
la inocencia.

Pero la Dignidad con la que te pones en pie,
la Dignidad con la que te curas las heridas,
la Dignidad con la que sigues caminando
inmutable,
desnudo frente al mundo…
Ésa no te la quitan.






Mi imagen en el espejo


Algún día estaré orgullosa
de lo que represento
y no me humillará
mi imagen en el espejo.
Caerán en el vacío
vuestros inútiles consejos.
No sentiré vergüenza
de las huellas de mis dedos.
Seguiré mis caminos
separados de los vuestros,
inventaré nuevas leyes,
religiones, dogmas, credos.
Y seré ¡libre!, por fin,
con dignidad y respeto,
y no volverá a humillarme
mi imagen en el espejo.
Share:

0 comentarios:

Publicar un comentario

Muchas gracias por tus palabras. No olvides visitar nuestras otras paginas y correr la voz sobre nuestra labor.

Compilación virtual del Festival Grito de Mujer. Aquí podrás leer desde nuestra selección destacada, hasta algunos de los poemas presentados en el festival Grito de Mujer, aportados por hombres y mujeres solidarios, en homenaje a la mujer y contra la violencia. Este blog tiene el fin de dar las gracias a toda la gente que nos ha apoyado. Quienes siendo o no poetas, han sumado su grito. Podrás conseguir lo mejor de nuestra causa en nuestras antologías impresas.

Ayúdanos a crecer!


Poemas más leídos

Archivo de Poemas

Visitas en total