Antología Virtual Grito de Mujer®

Como buscar en esta antología?

Elige el país en la columna de la izquierda o en el menú de arriba....dale a "entradas antiguas" hasta que encuentres la ciudad de interés o dale a ver todas las entradas.

Poemas Grito de Mujer 2014 Cadiz y Provincia, España

Poemas Grito de Mujer 2014 Cádiz y Provincia, Villamartín, Barbate. Coordinado por María Sánchez Román y Virtudes Reza











Agueda Ordoñez


La sierra habla


Desde hace tres días tengo frío,
y mientras vosotros
os derretís ante mis pies,
mis entrañas arden con las
lágrimas de vuestros chasquidos.
Ya nunca más sentiré
el fresco de vuestras sombras,
ni calmaré mi sed con vuestro
rocío por las mañanas.
Ya nunca más respirareis
mientras os sostengo en mi regazo,
ni os escucharé cantar al caer la tarde,
ni retumbaran mis centros mientras correteáis.
Y mientras todo esto sucede,
caen gotas de trabajo derramadas
por las frentes de quienes nos respiraron.
No, no puedo paliar vuestra impotencia,
ahora no puedo, lo siento,.
Me deshago ante vuestros ojos...
ojos, que no volverán a verme
con la alegría y la mesura
que le regalaba a la
sierra blanca de las nieves.



En carne viva

Tengo el dolor en carne viva,
viva, la muerte está en mi pecho,
pecho que antes estaba vivo,
vivo..., aún sigue el recuerdo,
recuerdo que me quema el pensamiento,
pensamiento, que me quita la razón,
razón tengo para pasar otro duelo,
duelo de esperanza,
esperanza de vivir de nuevo viva,
viva..., tengo la carne, de vivir tanto
el dolor ...



Déjame....

Déjame disfrutar este estado
en el que me encuentro
Déjame volar en el levante
de sensaciones dulces.
Déjame temblar por todo
esto...y no por todo lo tuyo...
Déjame tragar saliva a mi modo,
que hasta a caramelo me sabe.
Déjame cerrar los ojos
y soñar despierta...
Déjame no sentirte tanto...
Déjame miedo, déjame....





Chus Feteira


Palabras para ella


¡Dame palabras sencillas que a todo el mundo le llegue!
Que al que no sepa, le enseñe, a tocar con el tacto el alma,
A descubrir que la tienen, dormida y sin curar…
¡Dame palabras pa´ellas, pa´sus oscuros rincones de miedos y bofetones,
que a nadie quiere contar.
¡Dame palabras sensibles, distintas a las que aprenden en círculos envolventes
Que ya no saben dejar!
¡Dame palabras pa´ella que justifiquen sus golpes contando que se ha caído,
Creyendo que eso es amar…
¡Dame palabras contrarias a las que a diario escuchan!
Convéncelas de que hay una lucha a cada paso que dan
¡Hazlas salir de su adentro, hazlas mirar más allá,
que nunca puedan sus hijos, a lo mismo enseñar!
¡Dame impulso con la voz!
Quisiera llegar a ella que aquella noche de urgencias, sus labios no despegó…
¡Dame impulso con la voz, quisiera que ella supiera que me contaron sus ojos
Lo que su boca callo.
Hazle saber que  a su  lado, miles de manos esperan, limpias, sinceras, abiertas,
Para poderla ayudar.
¡Haz pluma esto por ellas, porque él, no va a cambiar!
¡Dame palabras pa´ellas, porque no voy a cambiar!






Concha Gorostiza

Mujeres nuestro grito hay que hacer llegar ¡ahora!


Mujeres nuestro grito hay que hacer llegar
por si nos faltase algo
cierto ministro de nueva hornada
despótico, de inteligencia enana
Sintiéndose reformador, según el
de tontas mujeres descarriadas
nos retrotrae más de treinta años
convirtiéndonos  en delincuentes
quitándonos el legítimo derecho
de disponer de nuestro cuerpo
a quienes hay que proteger
como si fuéramos dementes
tiene que ser nuestra conciencia
la que nos permita decidir

Talibanes sin turbante
incapaces de dar la cara
que cualquier día aprobarán
el cinturón de castidad
mientras que a su anciana madre
le dan su ropa a lavar
tienen miedo yo lo sé, ellos lo saben también

Mujeres os tenéis que valorar quereros, respetaros
y cuando vuestra batalla interior consigáis ganar
cuando no haya más ochos de marzo que celebrar
cuando no haya más huérfanos
por la inseguridad paternal
cuando nuestro curriculum se valore por igual
solo entonces amigas, amigos
el grito de mujer se esfumara
¡y avanzaremos juntos en humanidad!




Nuestro grito universal


Mujer que has crecido has luchado
Mujer que has amado has parido
Que has amamantado a tus hijos
Mujer que cuando te levantas por la mañana
sabes que te espera una dura jornada
en la cual nadie o muy pocos
van a reconocer tus logros
tus empeños de persona esforzada
y muy poco valorada
Mujer que escucharas con enojo tantas veces
“eso es cosa de mujeres”
Menospreciando con paternal, benévola indulgencia
Todo aquello que se les escapa
a su masculina inteligencia

Desde la más humilde sirvienta
hasta la que en cohete tripulado
visita los espacios estelares
de cierto es ya bien sabido
las actitudes y capacidades
de las mujeres actuales
sin embargo todavía quedan restos
de algunos hombres retrógrados
que no quieren soltar la sartén
que tienen agarrada por el mango.
Mujeres oír mi grito, que también debe ser el vuestro
tenemos la clave en casa
eduquemos en igualdad a las chicas y a los chicos
pero siempre respetando
siempre amando, valorando
su personalidad individual.





Esperanza Domínguez


No calles


Lágrimas de sal lloras en silencio y no te escucho.
Escondes tu vergüenza y no puedo verte.
Ahogas tu voz, hundida en la desesperación y no puedo ayudarte.

No quieres pensar, la realidad te duele demasiado.
El dolor de esa realidad es más fuerte que el de tu cuerpo magullado.
Has soportado tanto, tanto, que ya nada te importa.

Pero cuando piensas en tus hijos, algo en ti reacciona.
Él lo sabe y lo utiliza contra ti.
Es su arma más poderosa.

Sabe que callarás, para que ellos no sufran daño
para que no reciban su ira, su odio, sus insultos y sus palos.

¡No calles!,¡no calles!
¡Has oír tu grito de mujer!
¡Levántate!,¡alza tu voz!,¡denuncia!
¡No calles!,¡no calles!

Quiero unir mi voz a la tuya
que tu grito sea el mío.
Quiero estar contigo, luchar contigo
acabar con el miedo y el castigo.

No te escondas, quiero verte.
No te avergüences.
Toma la dignidad que te  pertenece.
Tu grito de mujer
te hará libre, te hará fuerte.





Inmaculada Guillén Julián


Poema


Tiene que haber igualdad
Entre hombres y mujeres,
Porque las mujeres
No somos distintos seres.

Mujer poderosa,
Mujer luchadora,
La que defiende su casa
a todas horas.

Todas las mujeres
Tenemos los mismos derechos
Y no es justo que algunos hombres,
repliquen todo
lo que mal hemos hecho.

Las mujeres somos capaces
De hacer el desayuno cada mañana
Y si nuestro hijo llora,
Inventarnos para él, una preciosa nana.

Gracias mamá por enseñarme
todo lo que sé,
estoy orgullosa de ser mujer.




Isabel Cote Ortiz


Libertad


Porque la vida me dio lo que llaman Libertad,
pocos saben su valor, yo la quiero conservar.
No pongas un cerrojo a mi libre corazón
ni me cubras los ojos con sucedáneo de amor.

No me selles la boca porque no quieras oír,
que mi palabra loca, o cuerda, pueda decir.
No me frenes mis sueños por quererme retener,
que yo no tengo dueño, que siempre libre seré.

Mi alma desbocada no debes encarcelar,
aunque fuera de oro la llave de ese portal.
No ates con un cordel mi libre pensamiento,
nunca lo podrás tener, es más libre que el viento.

Déjame la libertad, que yo pueda decidir,
así tendrás seguridad y no me verás fingir.
Y sé libre tú también, que no te aten, que no,
sé lo que tú quieras ser, que yo siempre seré yo.




Leonor Villaseñor


Llamada injusticia


Silencioso el camino
de aquel que habla
en los surcos de
esperanza.
En las calles la muerte
se despierta.
Las voces de lo injusto
están por llegar.
Murallas que encierran
los pensamientos por aquellos
que mueren sin salida.
Libertad para la mujer
maltratada, asesinada
por las manos sangrientas
sin espíritu.




Loli Brenes Rodríguez


Mujer

Mujer, al pie de una cuna
pasas noches enteras, sin
quitarte la ropa para
dormir unas horas.
¡Duérmete mi niño, no llores más!
que tu padre está durmiendo
no lo vayas a despertar, que
se levanta temprano para
ir a trabajar.
Por la mañana temprano
preparando el desayuno, para
que no lleguen tarde a sus trabajos
ningunos.
Así día tras día sus fuerzas
van acabando, es como una
marioneta que todos van manejando.
Ella se siente feliz con solo una
sonrisa, apenas hablan, porque siempre
tienen prisa.
Por mucho que describa tu amor
hacia los demás, la vida
dedicas a servir con humildad.
Hay algo más grande que el
nombre de "mujer" la que
da luz a la vida, cuando
alumbras a un nuevo "ser".
Eres madre, esposa, llevando
con tesón tu hogar, con
valentía afrontas alegrías
y enfermedad.
Con la sonrisa en los labios
¡porque no puedes llorar!





Lorena Salas Ruano

Confines


Como las antiguas hechiceras,
las damas de los confines
y sus gatas cohabitan
en palacios aislados por un cerco
de laberintos ajardinados
donde Ariadna es el centro
fagocitador de la madeja.

Las damas de los confines
y sus gatas se afanan
en recorrer sus setecientas alcobas
antes de que las atrape la noche
para dormir a salvo
del aliento estremecedor del pasillo.
Una vez hubo un siervo,
pero pronto fue expulsado;
interrogaban demasiado sus ojos
de pedigüeño.

Gatas y damas no preguntan,
se miran un instante
para sentir compañía
y continúan su recorrido
inexorable
de habitaciones y pasillos
desmantelados.
Siempre duermen juntas
y se despiertan a la vez
para seguir sin palabras,
sin promesas,
sin motivos,
la ruta  arañada en su corazón.



María Antonieta y el árbol de los juegos


Nadie te echará de menos
cuando te arranquen de la tierra.
Sin tronco,
¿quién te llorará?
Sin tus crujientes ropajes,
¿quién te recordará?
Nadie te amó lo suficiente
como para ofrecerte un sepulcro.
Nadie te tuvo suficiente piedad
como para rezarte con lágrimas.
Ningún rincón de palacio
puede calentar tus despojos.

Fuera, en el jardín,
un columpio se mece al recordar
tu peso tierno
en los crepúsculos sombríos
del invierno en Versalles.
Y un árbol desgajado
de las grandes avenidas
llora hojas secas
sobre tu corazón,
que te dejaste allí, con las prisas,
cuando te bajaron del columpio.




Malika El Bouzidi


Esa mujer


Esa mujer
con tanto talento y orgullo
grita alto hasta que su voz llegue  al cielo
para despertar a los ángeles de sus sueños.
Esa mujer
grita hasta que su voz llegue bajo tierra
para despertar a los muertos de sus tumbas.
Esa mujer
grita hasta que su voz llegue al fondo del mar
para despertar a los peces.
Esa mujer
el sol que calienta tus sentimientos,
y la luna que ilumina el camino de tu vida.
Es la naturaleza que rodea tu mundo
Esa mujer
es tu esposa que te ama con ternura
y te regala su vida
a cambio de una sonrisa.
Sus lágrimas son agua cristalina
que llenan los ríos para que los cocodrilos
beben de ella.
Sus sufrimientos de dolor cantan en el cielo
para curar los corazones heridos.
Esa mujer
que canta para que se escuchen sus canciones
en lo alto de las montañas.
Esa mujer
que grita  siempre en silencio
y guarda las penas en su alma.
¡Esa mujer!
¡Tú sin ella no existes en este mundo!
Esa mujer
es un ser humano que tú no sabes apreciar
y el tesoro que no sabes valorar.            





Mar Marchante Ortega


Amor sin causa


Nunca hablaste mi idioma,
ni yo entendí tus notas…

Yo era alta y etérea,
volando siempre entre versos sueltos,
tus pies estaban demasiado atados al suelo,
presos de tu tierra.

Yo seguía con mis mariposas
y tú, con tu sueño.

Después…
El espacio incierto del silencio blanco
 y el miedo.

Después…
vino la lluvia
y el sol que quemaba la vista,
la niebla densa
que borraba la orilla.

Y después,
en mitad de todo el incomprensible caos
llegó mi ser de Parménides:
perfecto, acabado, inmutable, inmóvil.
Durante todo un año tuvo nuestro universo
sostenido entre sus pequeñas manos,
Fue hilvanando con palabras puras
y pasos doblados
un camino incierto que tú,
ya no seguías a su lado.

Te dije que seguiría tus huellas
y tú las ibas borrando.

Yo enciendo una luciérnaga
para alumbrar nuestro cuarto
Y la vida me encuentra, desnuda,
esperando un milagro.



Valerosa amazona


Ya eres parte de la historia y aún no lo sabes madre.
“Cuenta la leyenda que las amazonas sacrificaban su pecho derecho para poder pelear mejor lanzando mortales flechas y manejando la lanza en la batalla…”

Pentesilea:
Avanzas valiente
sobre el caballo de la vida
mostrando orgullosa
cicatrices guerreras:
desangradas venas,
fracturada mano,
corazón desgarrado,
 pecho mutilado,
sacrificada melena.

Valerosa amazona
te bates cada amanecer
en dura guerra sin cuartel
destruyendo a golpetazos
pesadillas, ansiedades,
presagios funestos
y malos augurios.

Firme caminas
hacia tu próxima batalla,
la victoria definitiva.

Tú ya no eres mía,
ya no me perteneces,
has regresado al lugar del que partiste
 para enseñarme a aprender,
para superarte en sabiduría, en amor,
en sacrificio, en dolor, en vida de tu herida.

Madre, ya eres una heroína del destino
coronada por la fuerza del laurel victorioso
de los dioses del Olimpo.




María del Carmen Raigón Borrego


Poemas

        I

Si estoy sola,
si los pasos me lloran,
descalzos los separo
de mi alma,

si me alejo,
olvido y no regreso,
me quedo atrás
prendida
de mi cuerpo.

Son mis versos cautivos,
los que me dan alas,
me siembran
y desnudan
para que nazca siempre.

A mi manera ando,
a mi manera llego
a donde nunca estuve.

Son los versos que escucho,
a los que llamo,
los que hablan por mí
cuando me callo.



          II


Cántame  una canción
que nunca recuerde,
que solo escuche una vez,
que solo yo sienta y entienda.

Cántame una canción
que atrape mi alma,
que sepa lo que quiero,
que explore lo que amo
sacando todo de mí,

cántame una canción
que nunca sea escuchada,
que sea dueña de tus sueños,
 coautora de deseos olvidados.

cántame una canción
que no tenga letra,
que sólo de voz llame a mis oídos,
y de mis oídos al corazón,
 donde todo espera
y donde todo llega
aunque no tenga voz.
 




María Barrero Pérez



El milagro de la vida
Para todas las personas que tuvimos la maravillosa experiencia de ser padres.


Algo tuyo vive en mí,
lo noto, lo estoy palpando
algo que me hace feliz
y que me está transformando.

El fruto de nuestro amor
que Dios quiso bendecir,
el que tanto deseamos
vive ya dentro de mí.

¡Qué bonita sensación!
sentir lo que estoy sintiendo,
un pequeño corazón
que con el mío alimento.

El milagro de la vida
que nadie puede explicar,
es lo que da al ser humano
la mayor felicidad.

Te daré mi vida entera
hijo de mi corazón
quiero traerte a este mundo
y rodearte de amor.

Pronto veré tu carita
al fin te podré tocar,
¡qué ganas tengo de verte!
y de poderte abrazar.

Voy sintiendo tu presencia
cada día un poco más,
y pensando te imagino
Dios mío, ¿cómo serás?

Pero si sé que serás
lo mejor de nuestra vida
y al llegar nos conformará
tu presencia de alegría.

Gracias a Dios que lo quiso
y esta experiencia vivimos
y es que todas las personas
deberían tener un hijo.






María Sánchez Román


Donde mi grito sea eco


Fui niña en el silencio
sin la dicha merecida.
Me hicieron subir a gatas
por el árbol de la vida,
la corteza se me clava
entre las piernas y las manos.
Nadie me enseñó cómo llegar
a la cima, a lo más alto.

No fue mi  infancia
de  cuentos de  princesas,
ni de  bellas durmientes,
ni de hadas y cenicientas.

Fui el triste ángel negro
con alas blancas y rotas
y mi cara una flor  roja
de timidez  muda y ciega.

Deshoje las  margaritas
que yacían en los campos,
cumplí bellas primaveras
con los miedos y fracasos.


Escribí  poemas
en  papeles mojados
y en tardes de melancolía
narré historias de amor
de príncipes encantados.

En tazas de porcelana
guardo la esencia de la vida
y canto con mi triste voz
la fe de mi alma cautiva.
                                                                                                                                                                                                                                                            
Después de todo lo vivido,
en un mundo de  dolor,
recojo mis pensamientos,
lucho por seguir
hilvanando  los recuerdos,
endulzando  las derrotas
y le pongo plumas a mis sueños,
los echo a volar
buscando horizontes nuevos
donde mi voz sea grito,
donde mi grito sea eco
y proclamar la victoria
arrastrada por los vientos.




Versos sin voz


Mujeres que desnudan su alma,
aires que desenredan melenas,
pañuelos que se tiran al viento,
bocas que abren sus labios,
caras al descubierto doradas de ilusión
pintando banderas de color
¡Callar… no callar!
Este mundo es de todos.
Hacer canciones y cantar.
Gritar estos versos sin voz.
Oler la podredumbre
en que se convirtió el amor.
El olor a cieno de las mentiras
cuando llaman a la puerta
el egoísmo pecador.
Poetas,
¡No callar, no…!
porque este mundo es de todos.
Haced correr estos gritos.
¡Gritar estos versos sin voz!      




Mariana Daza Manzanares



Palabras


Su boca tiene el tamaño de encerrarse en el olvido.
Dios mío cuanto daría… pero ¿cómo se lo digo?

Ella calla una y mil veces,
él no quiere escuchar palabra.
Trae firme andaduría
de amar todo lo que haces.

Mírale como viene lleno de desaire.
Dejas en los espejos abrir cuchillos
hasta asomar las sombras más oscuras.
Reviso. No trae el corazón cuando el bello se me eriza.
Sus ojos vienen sin luna.

Hoy se marcha llevando zapatillas nuevas
y tú sin enterarte, dejas un hueco tan sordo como opaco,
tan frio como gris, donde derribas todos los puentes del alma.
Y de tan viejo vestigio sacudes el escombro
enterrándote el pecho en sus palabras.
Dejándote clavados los colores de la noche
y a la orilla de la memoria
el paso de cada tarde te acompaña una noche más.

Los maratones de cada día
no vendrán solos… traerán el eco de su voz
dispuesta a anular el comienzo de un principio sin final.
Y tú aguantando más que los bordes de un rio,
aún seguirás callando.
Callando los latidos del dolor.  

Cuando cabalgue a galope, por el filo de la guadaña
rodaran lágrimas de ausencia.
Nadie pudo oír palabras tan silenciosas.




Savia de vida


A ti que tuviste que reír
cuando te hicieron llorar.
A ti que sacabas horas al sueño
para pasarlas junto al cabecero de una cuna 
hasta olvidarte de ti.

A ti por sembrar los días
en el huerto de la paciencia
y remendar noches
con tus hilos de humildad.

A vosotras las mujeres.
A todas las que recibieron cortos estudios.
A todas las que decidieron que nunca es tarde.
A ti que aprendiste a decir no, pero siempre eres un sí y
que luchaste por ti sin olvidarte de los demás.

Hoy sois más valiosas por todo lo que habéis aprendido,
por lo que habéis compartido y por lo que jamás olvidareis…
haber bebido de la gran fuente de sabiduría de las abuelas.
Todas tomamos de ellas…. Savia de  vida.



Marisa Duque


Al tiempo de la madurez


"En este siglo extraño
una mujer puede ser presa y sombra de otro."
Louis Aragon.


Divagaba por calles, callejuelas o atajos,
como saltando de acertijos a enigmas.
Borracha de la luna.
Anhelaba abrazos con remitente,
vivía aventuras, moría desengaños.
Sorprendida por el tiempo, por su paso.
Al transcurrir de los años.

Inalterable su guiño de mujer,
impávido su dolido corazón.
Como mariposa extraviada,
prendida en telas frágiles,
por la araña impetuosa de la vida.
Al abrigo de vaivenes inesperados.
Al transcurrir de los años.

Soñaba como ninfa en encantado bosque,
divina en su feminidad.
Esperando que de su costado herido,
brotasen nuevas alas poderosas.
Que la transportasen a territorio sereno,
a la calma de momentos plenos.
Al transcurrir de los años.


Sus recuerdos en veleros náufragos,
al olvido las lágrimas que fueron mar.
Desterrados los retazos de un pasado,
bañándose en olas de sonrisas.
Al cobijo de la madurez alcanzada,
En el paladar sus frutos de almíbar.
Al transcurrir de los años.



Derrotar al Recelo


Intentaba tercamente, extender sus brazos.
Afanándose, en liberar sus manos.
Aferrada a la idea de atrapar, su nueva perspectiva.
O recobrar, el seducir añejo de su mirada ingenua.

Navegar, a sus sueños postergados.
Naufragar, a sus fracasos impetuosos.
Retornar, al palpitar de su viveza escondida.
Encontrarse, a su esencia abandonada.

Pero tropezaba torpemente, como niña desvalida.
Sucumbiendo, en los miedos fatuos de otros.
Rodeada, en las ajenas inseguridades adsorbentes.

Se inventaba senderos, visualizaba vallados.
Lograba abrir puertas, hallaba cerraduras.
Capaz de doblegar ventanas , fieros barrotes quietos.

A tanta irracionalidad delirante, su inteligencia mermada.
Noche tras noche, en sigilo, furioso desvelo.
En la rebeldía, con la cólera de la incomprensión.

La locura sin motivos, de ellos.
La desesperación justificada, de ella.
Límite difuso, dónde el entendimiento se desvanece en brumas.

Asida a un grito profundo, desde sus entrañas.
Despertaba a la pesadilla, descartaba al guardián posesivo.
Huida de las quimeras, de su morada dorada.
Apoderándose, del sentido de su propia existencia.

Retomaba el vuelo transparente, a su libertad.
Abrazaba sus alas desplegadas al viento, a su esperanza.
Sin atisbar nunca más lo lejano, sin falsos remordimientos.
La valentía de una mujer, al respeto recuperado.

Amarraba su confianza para nunca más perderla.





Nuria Ruiz

Sentimientos  de una mujer sola


Precipicios de silencios
resbalan por un terraplén
de sentimientos encontrados.
No escondas la cara
bajo la máscara cruel
de hierro fraguado
a base de gritos callados.
Terraplenes de sentimientos
recorren impasibles los precipicios
de tu alma imperturbable.
Aunque excaves oquedades
en las catacumbas de tu alcoba
el silencio se filtrará
en el averno de tus sombras.



La mirada de una mujer sola


Hay miradas que pueblan
de nostalgia los sueños.
Hay miradas que comulgan
con pecados ajenos.
Hay miradas que desvelan
secretos inconfesos.
Hay miradas que odian
incapaces de dar besos.
Sin embargo, tu mirada es
el verso que nunca compuse,
el aroma de café en la mañana,
el oasis en las arenas del desierto,
el compás en el reloj del tiempo.
Así es tu mirada:
la que observa como una Afrodita
desde el Olimpo,
la que confunde como Calíope
con el estilete y el pergamino,
la que mitiga como Terpsícore
con su danza.
Esa es tu mirada,
la que mueve y conmueve,
la que arrastra y contrarrestra,
la que calla y reclama,
la que sucumbe y se levanta.
Así es,
sin maquillajes ni máscaras,
tu mirada.





Paloma  Fernández Gomá 



 Tú mujer que habitas


el lodo vidriado de esferas
donde se forjan los arcos  de un jardín acotado,
por cenizas y  destinos
que el tiempo fue habitando desde siempre
hasta horadar tus venas con el germen
silencioso de la vida.

Tallado fue en tu vientre la cóncava estatua,
depositaria del rigor de la sangre,
vínculo amanecido,
que ungió al hombre
anunciándole sus ataduras
y horas de estertor,
marcando así la intemperie de su existencia.

No fue contemplada, sin sangre,  la herencia gratuita
de la gestadora de vida
la que fue sembrando el liquen de espacios venideros,
amortiguando los golpes con sus manos empapadas
y llevó nieve al fuego
habiendo recorrido las sendas de los cántaros
con agua y silencio,
alumbrando luciérnagas en las esquinas.

Abrió todas las puertas a la luz de los espacios
con su  cuenco de aguas
y pan ácimo para  el hambre,
saldando las deudas de su antigua letanía,
salmos y suras,
que hayan de abrir  un espacio convergente
amamantado por su voz única
tejida en el barro de todas las orillas.




Sólo Mujer


Eres mujer de viento
la de cada mañana
horneando la hogaza
de crujiente pan
que se torna en aromas
a hogar,
                        a campo,
                                   y  sal

que purifica de los árboles
sus frutos.

Jazmín de horizontes
cruzando la madrugada.

Eres alma
que nutre la simiente,
la que ventila
sábanas al sol,
decora los instantes
con su aliento de madre
reclinando la frente
sobre el hijo cansado,
llevándole fuerza encendida,
estando siempre
en el momento requerido,
y sabe del sacrificio
por los que ama.

Doblega su cintura
al viento y a la lluvia,
rinde su vientre fértil
al trabajo diario.

Si, ya cansada
su espalda doblase:
florecerán sus sienes
con el rigor de las almendras.

Su voz se tornará
aliento que ama,
nutre esperanzas
y alimenta colmenas
de aroma sin tiempo.

mujer que permaneces
en el eco del alba
que inunda la mar
y el viento.





Paqui Muñoz Braulio



Cuidado mujer, cuidado


Cuidado mujer, cuidado
que azules los vientos corren,
vientos arremolinados
soplan por el horizonte.
Suena un rumor de cadenas
y un resurgir de barrotes,
no dejes que te confundan
cierra puertas y balcones.
Cuidado mujer, cuidado
que acechan los aguijones
de quienes quieren que vuelvas
a depender de los hombres.
Estate alerta, mujer
que azules los vientos corren,
no dejes que nuevamente
los derechos te los roben.
Cuidado mujer, cuidado
que la pena no te ahogue,
que no te encierren de nuevo
al lado de los fogones.
¡Grita a los vientos azules!
que se enteren los señores,
arremángate y pelea
¡no dejes que te arrinconen!
tú, mujer trabajadora
llanto de lirio salobre
que a fuego y sangre escribiste
justas reivindicaciones.
No permitas que el olvido
borre las revoluciones
de tantas nobles mujeres
que murieron en tu nombre.


Qué no daría yo.
Qué no daría yo  por arrancarte
esa máscara que te ciega y te aprisiona
esa máscara que no sé cómo quitarte
para que vuelvas a ser una persona.
¡De qué forma, de qué modo, qué manera…!
esta impotencia me descorazona.
y me duele a mí tanto tu ceguera
que te odio a la vez que me rebelo
al mirarte como un ave prisionera
que le ha sido arrebatado el ancho cielo.
Y me duele, y me lastima y…¡no lo entiendo!
que vejada, maltratada y sin consuelo
continúes de ese modo tú viviendo.
Sin voluntad, sin fuerzas, resignada…
despojada de tus sueños, abatida,
silenciosa, inerte y maniatada.
En la cárcel de su voz embrutecida.
Si no es libre una persona, no es persona;
no es vivir si está su vida sometida,
¡lucha mujer, despierta, reacciona…!
Ya es la hora de salir de ese calvario,
de esa casa que te oprime y te aprisiona.
Te espera un mundo de brazos solidarios,
de bocas rebosantes de ternura,
de amaneceres en calma, solitarios.
¡Basta ya de horizontes de amargura!
grita fuerte, pon tu voz en bandolera.
No permitas que te impongan dictadura.
Sé persona tú, hermana, compañera.





Rocío Hernández Triano



Princesa

Para que la quisieran
ella lloró cien días,
con sus doscientas noches.
Cuando contó sus lágrimas
no fueron suficientes
para llenar el cuenco
con el que se lavaban.

Para que la quisieran,
adelgazó cien días,
con un hambre tan fiera,
que aullaba con los lobos del palacio.
Cuando contó sus huesos
No fueron suficientes
para vengar la historia sangrienta de su pueblo.

Y así ya,
silenciada,
molida,
saqueda,
llegó a ser soberana de un reino de cadáveres .

Y él la amó,

Eternamente.



Fábula para niñas


No te engañen, mi niña.
Pues son ellos los que escupen al hombre.
Los que cuelgan sus músculos del aspa del molino.
Los que muelen su cuerpo,
esparcen sus cenizas anónimas al viento
y llenan los desiertos de manos mutiladas.

No ten engañen, mi niña.
Son ellos los que niegan el nombre que nos dieron,
los dioses y los ríos,
los que enturbian el agua
Y convierten el trigo en negro capital.

No te engañen, son ellos, sus burdos ideales,
sus religiones ciegas, su graso pensamiento,
su razón purulenta, sus mezquinas hechuras.

Son ellos quienes pueden meternos en un saco
y triturar a golpes toda la humanidad.

Son ellos, no te acerques, no los mires, aléjate.
No existe una alimaña más terrible que el hombre.






Virtudes Reza



Mujeres de cristal


Escuché sonidos en la oscuridad de mi  mente,
donde el martilleo de palabras cae en cascada,
donde la dignidad yace sin nombre;
escuché la desesperación de mi sangre,
la impotencia de mis segundos,
la resignación de mi cuerpo.

«Te voy a dar una paliza, a ver si aprendes»;
escuché su voz,
la de él,
no la reconocí.
«Soy un hijo de... con mi familia, pero esto es lo que hay»;
escuché su voz,
no la reconocí.
«Te he estado haciendo la vida imposible, para que me pidas el divorcio y no dártelo»;
escuché una voz. 
 Escuché el destino incierto,
mi destino hasta que la muerte nos separe,
mi destino indefenso lleno de estadísticas,
mi destino en unas manos llenas de sentencia,
una sentencia,
mi sentencia.

Escuché la amenaza del amor jurado,
un rostro conocido,
en algún tiempo pasado.
Escuché un llanto en mi seno,
la humillación en carne viva,
el desprecio espeluznante,
el aislamiento de mi isla,
de mi carne,
de mi cuerpo.

«Me voy a ir, y si algún día me acuerdo de vosotros, volveré»; 
escuché su voz.
«Volveré para matarte»;
escuché una voz,
una letanía en mi realidad.
No tengo nombre,
no tengo apellidos,
no tengo sangre,
no tengo luz. 




El perdón de mi alma


Ondea la bandera
a cada paso, sin ilusión,
a cada día sobrevivido,
en el secreto
que solo mi mente anulada conoce.

Ondea el normal rechazo,
la intimidación absoluta,
sin timidez justificada.

Ondea el sentimiento que fue vivo,
alejado ahora,
en la amenaza disfrazada de amor,
ondea la ausencia de lo que fui,
de lo que soy,
de lo que no seré.
 
Ondea la bandera del menosprecio,
en sentimientos pisoteados,
en el eco sordo del ayer.

Ondea el insulto tras la puerta,
propiedad del alma rota,
propiedad de mi alma,
propiedad de la voluntad despreciada.

Ondea la bandera del miedo,
tragedia omnipresente que hace agonizar.

Ondea la sombra de un corazón,
no sé si es verdad,
mis ojos no ven,
mis lágrimas son el mar,
sin horizonte la mirada,
sin camino trazado.
No existen los besos, 
no existen los abrazos,
tal vez sea normal,
tal vez merezco la mano que golpea mi rostro,
tal vez merezco la oscuridad,
tal vez merezco las palabras que golpean mi corazón de cristal,
tal vez sea normal,
¿una ilusión invertida?

Escuché una voz,
no reconocí la voz,
un murmullo lento acompasado de gritos,
no escuchaba mi propio miedo,
no hice nada.

Escuché la desesperación de mi sangre,
la impotencia de mis segundos,
la resignación de mi cuerpo vencido,
la salvación en la muerte,
el destello de cristales rotos,  
la clemencia nula del verdugo.

Escuché sonetos de vida,
más allá de la vida,
conversaciones de mis ensueños,
utopías macabras de deseos,
fotografías afásicas sin atisbo de felicidad.

Ondea el perdón de mi alma,
la paz para la entidad inerte,
el descanso eterno,
de entrañas de cristal,
que no escucharán más la voz,
su voz,
la de él.




M. Yolanda García Ares


Ven mujer y ata tu corazón al mío


Ven mujer y dame la mano,
No veas en mí la cadera ancha estropeada por los partos
No mires las manos resecas y toscas, no mires mi pelo despeinado y sin brillo.
Ven mujer y dame la mano, guarda la otra para tu hermana,
no contemples su vestido antiguo, no contemples sus tobillos hinchados.
No observes con desgana, su edad.
Ven hermana, átame a tu corazón que yo te daré el mío,
Pon tu mirada limpia sobre mis ojos, deja sin palabras que yo entre en tu historia,
y mis ojeras cansadas te dejarán entrar en la mía.
Ven mujer, déjame contarte sin palabras, que tu sufrimiento es el mío, el de todas.
Hermana pon tu pie en mi circulo, hagamos un mándala de historias nuevas,
Ramifiquemos nuestra existencia, cantemos todas juntas bajo el sol.
Ven hermana porque te espero en el paraíso de la unión.
Hagamos un nuevo universo, como un bonito paño de crochet,
Donde cada nudo es una mujer, donde tu historia se enlace con la mía.
Creando un nuevo mundo donde crecer.
Ven hermana acerca tu corazón al mío, pon tu pie en nuestro círculo,
Siéntete orgullosa de ser, hermana ata tu corazón al mío.



El universo tiene nombre de mujer


Mujer del Sur cuéntame tu cuento, cuéntame del camino seco, y las cunetas del llanto.
Cuéntame de las manos heridas, de los hijos ahogados
Cuéntame mujer del Sur tu cuento, que yo lo escribiré junto al mío
Cuéntame mujer del Este tu cuento, relátame de tus manos manchadas de anilina azul, de tus hijas desprotegidas en el autobús
Cuéntame de la recogida del arroz, los pies como pescados
Cuéntame mujer del Este tu cuento, que yo lo pondré con palabras hermosas junto al mío
Mujer del Oeste cuéntame tu cuento, cuéntame de la magia desaparecida, cuéntame, mujer, del desierto,
De las profundas selvas, de la guerrilla, de los narcos.
Cuéntame mujer del Oeste tu cuento, déjame escuchar tu historia y ponerla junto a la mía
Déjame escuchar tu cuento mujer del Norte, cuéntame tu cuento de frías e interminables noches, cuéntame  de tu vida emancipada
Cuéntame de la hipocresía impuesta, de los modelos imposibles
Cuéntame mujer del Norte tu cuento, cuéntame mujer de la tierra, tu cuento
La tierra, la mar, la luna tienen nombre de mujer y esperan ver tu historia escrita.






Alejandro Pérez Guillén


El miedo tiene ojos asustados


El miedo tiene ojos asustados
y su voz suena a silencio,
a cáscara de huevo infranqueable
rota ya a borbotones de impotencia,
a grito callado en casa,
a sangre elocuente que siempre habla,
a rito impío de muerte.
El hombre que no ama solo
sabe odiar. El hombre que odia,
a sí mismo no se quiere.
Escucha, mujer, el amable canto
de un beso muerto de sed en tus labios.
No dejes que pisoteen la herida.
La amapola inocente de tu cuerpo
tiene que vivir virgen para siempre,
pues la tierra que se arrasa
no vuelve a producir frutos.
Arráncale los ojos a ese miedo.
Que el silencio se sienta ya acosado
por la voz de la impotencia!
¡Que el grito y su eco no se callen nunca!

¡Que la sangre se haga muda
e invisible juegue a ser fantasmita!
¡Que la muerte no se acuerde
de recoger los golpes del destino!
Escucha, hombre, todo ese lamento.
Abre tu gastada boca
para ofrecerle el pétalo del sueño.
Deshoja las palabras acunadas
bajo el vaivén de la hoja del viento.
¡Que se sienta el arrullo del amor!
¡Que se muera la ternura
despiadada de la fuerza!
¡Que la noche descanse de una vez!
¡Que los versos no se escriban
en tinta negra!,
pues morirá el poema
cuando los hombres levanten su mano
para buscar un abrazo,
para que ellos conozcan la caricia.

Juan Emili Rios Vera

Una mujer grita, acudamos todos


Una mujer anónima está gritando
en medio de la noche
en su casa con puertas de acero.
Acudamos todos.
No hagamos cómo que no oímos sus
voces de socorro.
Una mujer cualquiera está gritando
en su trabajo en medio de una
oficina atiborrada de gente
donde nadie la escucha.
Acudamos todos.
No amordacemos sus voces
con absurdas excusas.
Una mujer sin identificar,
podría ser mi madre, mi hermana
o tu mujer está gritando
en medio de la calle,
en medio de la soledad,
en medio de la impotencia,
en medio de la desesperación,
en medio de la frustración.
Acudamos todos.
Hágamos de su grito
altavoz y eco.
¡Qué nunca más una mujer grite
sin que todos escuchemos su voz
de alarma y acudamos a arroparla!
No hagamos oídos sordos
y miremos para el otro lado.




Antonio Lucena Vera


Noticias breves. Página 13

Nueva víctima de violencia de género.
Ayer, un día cualquiera/ en una ciudad
cualquiera muere una mujer/
Estadística: La quinta/ de un mes
cualquiera.
A las 12.00 horas/ la recordarán sus
amigos con rosas en la Plaza.

RECTIFICACIÓN DEL PERIÓDICO

La noticia breve de la página 13
mañana será olvidada.
Las rosas estarán secas.



José Luis Rubio


Tienes que seguir gritando


Siempre te han utilizado.
Siempre han jugado contigo.
Siempre te han menospreciado.
Tú has resistido y sufriendo
vas consiguiendo liberarte
de todas tus cadenas.

Sin embargo hay quienes
están empeñados en que nada
cambie, en que todo sea igual.

Por eso tienes que seguir gritando
porque en muchos lugares
solo te quieren como paridora,
como objeto de placer.

Por eso tienes que gritar
con todas tus fuerzas
que ya está bien.
Que se acabó de ser
la última de la fila,
de soportar sobre ti todo el peso.

Grita para que aprendan
a respetarte, a tenerte en cuenta,
a aceptar tus ideas.

Basta ya de segundos planos.
Basta ya de servir a los hombres.
Basta ya de permanecer en silencio.


Juan Junquera Borrazas


Bailando en la niebla


Salí a la calle contigo,
te fui a besar
cuando de repente,
se levantó una intensa niebla
y no se me ocurrió otra cosa
que ponerme a bailar.
Bailamos ocultos por la niebla,
ajenos a las miradas,
dejaste caer tu cabeza sobre mi hombro
y con voz enamorada,
me dijiste que nunca te dejara,
en ese momento mágico
y yo te dije, mujer,
como he de dejarte, amor,
si eres todo lo que había soñado.
Tienes bien corazón,
eres simpática, bondadosa
y muchas cosas más.
Así pues me cogió de la mano,
salimos de la intensa niebla
y nos dirigimos hacia la playa,
allí perseguimos al atardecer
como si lo pudiésemos alcanzar.
Cansados nos tumbamos sobre la arena,
nos cogimos de las manos,
nos miramos y nos besamos
quedando en un estado de éxtasis
por arrojar sus besos en mis labios
arrastrándola a mi corazón.


Jorge Garrido

Dos: no puede


No puede la flor ahuyentar su aroma
ni eludir el calor que la rodea,
ni arrancarse el color que lisonjea
como arrullo de plácida paloma…

No puede cada nube cuando asoma
pretender de la campiña que sortea
contentar cada tramo sin que sea
fresco aliento por la sedienta loma.


No puedes aceptar tanto fracaso,
muñeca rota, negado destino;
rebélate al entorno, no hagas caso

de la monstruosa garra del mezquino
que ni es dueño del ritmo de tu paso
ni doblega tu instinto femenino.

          
                                                                                
Juan Pedro Pavón Baena


Nana de los olivares

Nana de los olivares
quién te escuchara,
y por los andurriales
manos y varas.

Las manitas arrecías,
el pañuelo por la cara,
y la mirada perdida
en las rodillas clavadas.

Aceitunera morena
la que se levanta al alba,
y con cazo de hojalata
va repartiendo su agua.

No llores morena mía,
por esa vida que llevas,
que al terminar la cogida,
te regalaré una estrella.

Mira pa el cielo mujer
que la luna va saliendo,
y allá en los olivares,
se va durmiendo el invierno.




Miguel Ángel Gómez Guerra

Venus del siglo ninguno


Sobre el vértice
el vientre materno
dio a luz:
cinco continentes,

varios océanos y mares;
rebosaron los lagos
de preñez, las cordilleras
asomaron sus barrancos

a la luz de la mujer:
hoy somos millones
los que arrasamos
la naturaleza.

Sangre, entrañas,
uñas, pies,
pelo grueso y
enmarañado,

el grito inaudible
de los senos
femeninos,
el beso en la mejilla

de tu madre,
de tu hermana,
de tu hija, en fin,
la nigromancia

de la primera
mujer que abrió
 la vida, en su
vértice, al mundo.



Miguel Ángel Rincón Peña


Aceite de ricino


Ella también tuvo sus veinte años,
piel como la seda y unos ojos
grandes y negros como azabache.
De día trabajaba en la costura,
de noche, soñaba con playas,
con ciudades quiméricas…
Conoció a un muchacho gallardo,
y con él, llegó el amor, las risas,
los besos a escondidas en los portales.
Por el día, Irene cosía vestidos,
Juan curtía su piel de sol a sol
y por la noche se soñaban juntos.

El verano del 36 llegó oliendo a pólvora.
El joven obrero partió a la guerra
dispuesto a luchar contra los yugos.
En otoño, Irene se tejió un vestido negro
-como sus ojos, como el azabache-
que duraría toda una vida.
Rapada, afligida, despojada
y con una nueva vida en su interior,
purgaba su pena con aceite de ricino.
Y pasaron los años, e Irene seguía soñando
con sus playas, con sus ciudades inalcanzables
y con su Juan, perdido en alguna fosa común.



Patricio Pérez Pacheco


Carnaval


¡Cuántos salen a las calles
Para inundarla de color!
Miles de máscaras serpentean brillando
con el claro sol de primavera.
Todos lucen ocultos sus rostros menos yo,
que, por primera vez en mi historia,
camino con mi verdad por delante.
A contracorriente, oculte mi faz ante la realidad;
y ahora, cuando el carnaval oscurece los rostros,
el mío surge claro y puro.
Rompí mi mascara por i
Y ya no tengo miedo al mundo.








_______________________________________

Semblanzas


Águeda Ordoñez Dueñas

Malagueña de nacimiento, y de gaditana alma. Se afincó en el Puerto de Santa María en diciembre de 2010, haciendo realidad su sueño, vivir en la Tacita de Plata. De pequeña era una niña muy alegre y a la vez silenciosa y pensativa,  jamás hubiese pensado, que los silencios de su infancia se convertirían en palabras escritas dentro del fluir de emociones tan vividas en ella como el aire que respira. Descubrió ese duende suyo en la tierras de Tarifa hace ya más de diez años. El levante y el poniente y el hermanamiento de las aguas del estrecho y el amor hacia la vida misma, despertaron en ella, la necesidad de reflejar sus sentimientos y emociones. La selección de sus poemas hoy, va dirigida a mujeres que por circunstancias de la vida  los agravios de ella han pasado malos momentos.



Chus Feteira

 Nació en Santiago de Compostela el 04/02/1957.  Cursó estudios de Bachillerato en su ciudad natal. Donde al mismo tiempo iba   impregnándose de la poesía de Valle Inclan, Rosalía de Castro, García Lorca… Poetas todos ellos, que le han hecho descubrir y amar mas afondo Compostela. Compatibiliza su trabajo en sanidad con su vocación literaria. Autora de los libros “Poemas transoceánicos” editado en Argentina y “A ti Baelo” editado por el Ayuntamiento de Tarifa.   Colabora con distintos medios radiofónicos y revistas literarias. Es miembro de diversos colectivo de autores.


Concha gorostiza

Lectora empedernida desde siempre. He escrito relatos en prosa ya cuando era niña. Siguiendo mi afición de adulta. Me gusta la novela histórica, libros de arqueología, ciencia ficción, biografías etc. Difícil elegir  escritores, son infinitos.  Hasta hace un año por estas fechas no me he atrevido a escribir poemas.  Mis poetas preferidos, García Lorca, Juan Ramón Jiménez, Antonio Machado, Miguel Hernández, Zorrilla. Participé en el 3º grito de mujer de 2013, Chiclana y Conil Festival Luna Llena de Agosto Conil 2013 Encuentro Poetas de Ahora, Cádiz 20 de Octubre 2013 Recital poético-musical por la Paz, Conil 31 de Enero 2013.


Esperanza Domínguez

Nací en Conil, soy casada y tengo dos hijos, el mayor tiene 24 años y el menor 18.Desde niña me gustó leer y escribir aunque no ha sido hasta hace unos meses, que me decidí a formar parte del taller de literatura de José Luis Rubio donde espero aprender de mis propios errores, de mis estupendos compañeros y mi profesor.


Inmaculada Guillén Julián

Inma es una niña de 6º de primaria que ha cursado 4 años de piano, que da clases de flamenco y a la que le encanta la literatura y sobre todo escribir poesías. También le gusta deslizarse por encima de las olas. 


Isabel Cote Ortiz

Mi reseña es mínima ya que aún no he publicado nada, aunque es mi intención hacerlo más adelante. Participé en el festival "Grito de mujer" que se celebró el pasado año en Conil (Cádiz)y este año en Algeciras.


Leonor Villaseñor

Nace en Argamasilla de Calatrava en 1961. Muy pronto se traslada a Puertollano. Ha vivido en diversas ciudades de España. Es socia del Ateneo José Román de Algeciras, Afemen y del Ateneo Blasco Ibáñez de Valencia. Escribe poesía y relatos. Ha ganado diversos premios de poesía  locales, provinciales y nacionales. Tiene publicado un poemario “Tierra de llanto” de la colección “La voz de Erato” que edita el Ateneo de Algeciras. También ha sido galardonada en diversas ocasiones por su producción pictórica, y de fotografía.


Loli Brenes Rodríguez

–Nacida en Conil- Ama de casa.


Lorena Salas Ruano

(Sevilla, 1977).es Licenciada en Filología Hispánica por la Universidad de Sevilla y actualmente ejerce de profesora de Lengua y Literatura en el ies. Tartessos (Camas). Fue fundadora y colaboradora desde 1998 de la revista literaria Ágora, promovida desde la Universidad. También colaboró en otras revistas como Cuarto Creciente o Vandalia. Se halla incluida en la Muestra de Poetas del s. XXI que presentó la revista Prometeo Digital. Otras antologías en las que ha participado han sido la de la Muestra de Poetas Andaluces editado en México, Poetas en el camino, de Vélez Nieto o el Homenaje a la Generación del 27 que ofreció el Ateneo de Sevilla. En cuanto a publicaciones en solitario, ha editado la plaquette Calendario Nocturno y los libros de poemas Recreaciones y…en este extraño Mundo. Por otro lado, fue finalista en el certamen de cartas y poemas de amor Rumaykiya que promovió la asociación Itimad y también accésit en el Premio de poesía joven Florencio Quintero que organiza Noches del Baratillo.


Malika El Bouzidi

Nací el 13 de Noviembre de 1957, en Tetouan (Marruecos). Llevo 20 años en España, actualmente vivo en Conil de la Frontera (Cádiz). Mi afición fue la música clásica, el piano, la ópera y la poesía. Empecé a escribir de pequeña: poesías y artículos en árabe. Actualmente escribo poesías en Español-Árabe, soy miembro de una asociación de mujeres del mundo


Mar Marchante Ortega

Algeciras, 1976. Licenciada en Filología Hispánica. Profesora y poeta. Miembro del Ateneo Literario José Román, Alcultura y del Instituto de Estudios Campogibraltareños. Colabora con la revistas de poesía Azahar y Dos Orillas. Primer premio de Poesía Lola Peche. Primer premio y Accésit de Poesía Instituto de la Mujer. Libros: Metáforas de Mar, Ed. El Boletín de Cádiz, 2013 y editándose El círculo de la vida.


María del Carmen Raigón Borrego


Nací en Ibiza pero pasé la mayoría de mi infancia y juventud en un pueblo de Granada llamado Loja, de donde son mis padres. De pequeña escribía mis primeros poemas en el ambiente mágico de la alcazaba, donde habitaba mi abuela. Escribia poemas en los torreones, en la aljibe y en todos aquellos rincones de la fortaleza entre sueños y juegos fantásticos. A los dieciséis publiqué mis primeros poemas. A los veintidós, me atreví a realizar mi primer recital poético. Pasaron los años entre versos, y tuve que trasladarme por motivos de trabajo, a un pueblo de la Sierra de Cádiz, llamado Villamartín donde resido actualmente, ejerciendo de Profesora Técnica de Formación Profesional. Dejé atrás muchas cosas y nacieron muchos poemas. Recuperé entonces otra afición que también había tenido siempre: la pintura llevando a cabo exposiciones picto-literarias.
Recibí algún que otro premio como: “Sierra de Cádiz”, “Villa de Grazalema”,  MujerArte” en Lucena (Córdoba) y “Premio Internacional Artífice de Relato y  Poesía de Loja” (Granada). Pertenezco al grupo “Indocentes”, formado por escritores y poetas docentes de la provincia de Cádiz y tengo algunos poemarios publicados: Sueños, Canciones de Una Nube Rota, Versos y Canciones de Amor, Versos para Caminar, Sueños de Luna, Caminos de Otoño, Versos de la Noche Eterna y Terapia de Mujeres. El próximo poemario Tiempos ConVersos, está en camino.



María Barrero Pérez

Siempre me ha gustado escribir, cuando tenía 14 años enviaba mis versos a programas de "radio Jerez" y "radio Sevilla" en los que conseguí ser premiada. Años después participé en el noticiero pradense donde se publican cada año poemas. Sobre el año 1995 escribía a "radiolé" donde había un programa semanal, de lectura de poemas. Más recientemente, en el año 2013, tuve el gran honor de que me eligieran como pregonera de Nuestra Señora del Carmen, patrona de Prado del Rey; una de las cosas más importantes que me han pasado y además estuve acompañada en ese momento por la música prodigiosa de piano de mi hijo Miguel Barry, un momento inolvidable en mi vida.



María Sánchez Román

Nací un 22 de mayo de 1961 en Arcos de la frontera, Cádiz. Por motivos de estudio y de trabajo mi vida ha transcurrido por diferentes lugares de la provincia de Cádiz, en especial en Jerez de la Frontera y en San Fernando. La literatura y en especial la poesía es mi mundo donde expreso mis sentimientos, mis vivencias, mi rebeldía, mi disconformidad con la vida o con el mundo. Es  la forma de desahogarme, de comunicarme con mi yo y  conseguir llegar a los demás. Desde hace algunos años he participado en recitales poéticos por varios pueblos de la provincia de Cádiz. A diversos encuentros literario, talleres de poesía y tertulias. Formo parte del Club de letras de la Universidad de Filosofía y Letras de Cádiz y he participado en programas de radios dedicado a la literatura y colaboro en varias revistas. Soy embajadora en la provincia de Cádiz del M. Mujeres Poetas Internacional.  Actualmente tengo publicado un poemario,   ” HOJAS CAIDAS”, en colaboración con mi marido fallecido hace cuatro años y actualmente preparo: “EL TIEMPO MUERE  EN LA PALMA DE MIS MANOS”. Mis poemas se pueden leer  en mis blogs titulados:  www.eltiempomuere-enlapalmademimano.blogspot.com y www.mariasanchez-festivalesdepoesia.blogspot.com



Mariana Daza Manzanares

Nací en Vejar de la frontera, y vivo  en Bárbate desde la adolescencia. Fui una niña que no tuvo la oportunidad de asistir al colegio, tan solo di unas pequeñas clases, que las recibía con toda ilusión. Me gustan muchas cosas, pero entre ellas destaco la poesía: para mí la poesía significa sentimientos escritos con el corazón, pero les pido disculpas si yo se los muestro sin métrica, sin rima o sin melodía. Comparto esta afición por la literatura con mis amigas y con toda persona a la que le apasione tanto como a mí. Mantengo intacto mi afán por aprender.



Marisa Duque

Nacida en Madrid, año 1965. Acogida gratamente, en Conil de la Frontera, desde hace 14 años. De espíritu viajero, residente en Canadá, Italia, Marruecos, Canarias, Andalucía. Estudios, Filología Hispánica, Universidad Complutense de Madrid. Actividad profesional, en la banca, administraciones privadas, empresaria puntualmente. Siempre inquieta por Las letras, ha realizado talleres y tertulias de Creación Literaria, en Librería Fuentetaja. Cursos de Creación, en Escuela de Letras. Talleres de Escritura Creativa, Clara Obligado. Seminarios Literarios, en Librería Mujeres. Todos ellos en Madrid. Actualmente, tertuliana, colaboradora de la Revista Azahar, en Conil. Principalmente apasionada por la narrativa, disfruta también escribiendo poesía. Proyecto en mente, recopilar sus relatos, y publicar por fin, su primer libro, LEMA Narradora apasionada: Relatar, narrar, contar, referir, describir, exponer, definen mi anhelo. Escribir al paso del tiempo.




Nuria Ruiz

Escritora con tres libros publicados y dos pendientes, delegada para Cádiz y Gibraltar de la Unión Nacional de Escritores, dirige el programa de radio ARTE Y CULTURA AUNANDO ORILLAS en Multimedia San Roque, directora de la revista HÉRCULES CULTURAL, responsable de medios de comunicación de la revista DOS ORILLAS, Medalla de Oro de San Isidoro de Sevilla por la Unión Nacional de Escritores. SECRETARIA DEL Ateneo José Román de Algeciras. 46 años. Casada, dos hijos y dos nietos.  DELEGADA  DE LA UNION NACIONAL DE ESCRITORES PARA CÁDIZ Y GIBRALTAR.



Paloma  Fernández Gomá 

Paloma Fernández Gomá. Nace en Madrid en la década de los cincuenta  y reside en Algeciras desde el año 1969. Su obra está recogida en distintas antologías y ha sido traducida al mallorquín, al árabe, al inglés, al francés y al italiano. Figura en destacadas antologías de ámbito internacional y nacional, Tiene publicados más de diez libros, entre ellos uno de relatos.  Fundó y dirige la revista cultural de ámbito internacional DOS ORILLAS ( antes Tres Orillas ), Es miembro de honor de la AEMLE ( Asociación de Escritores Marroquíes en Lengua Española ). Asesora literaria del Instituto Transfronterizo del Estrecho de Gibraltar, hasta su cierre Es miembro de la JUNTA DIRECTIVA DE LA ASOCIACIÓN DE CRÍTICOS LITERARIOS Y ESCRITORES  DE ANDALUCÍA.  Delegada por la provincia de la Cádiz de la ACE en Andalucía. También pertenece a la Asociación MUJERES Y LETRAS. Barcelona; así como al Instituto de Estudios .Campogibraltareños de la Mancomunidad de Municipios del Campo de Gibraltar y a la Fundación  Al-Idrisi de cooperación hispano marroquí. Coordinó el libro Arribar a la Bahía, encuentro de poetas en el 2000. Mención Honorífica Extraordinaria de la Asociación de Mujeres Progresistas Victoria Kent de Algeciras por su labor intercultural. Premio La Barraca de las Letras y el Teatro  concedido por la Diputación de Cádiz-Fundación Dos Orillas a su obra literaria y cultural. Su obra está siendo investigada por las profesoras Susana Medrano de la Universidad San Juan Bosco de la Patagonia en Argentina y Lola Hidalgo Calle de la Universidad de Tampa en Florida  ( Estados Unidos ). El libro Ángeles del desierto ha sido traducido íntegro al francés por el profesor universitario y escritor Ahmed Oubali.


Paqui Muñoz Braulio

Cuando tenía quince años me regalaron un libro pequeñito con las tapas rojas y las letras doradas, titulado “SOLEDADES”, de Antonio Machado. Desde entonces la poesía se pegó a mi piel como una triste sanguijuela y no se apartó ya nunca más. Hemos convivido ambas aportándonos mutuamente sensaciones, pero sin agobios, respetando los espacios y los tiempos. Mis poemas son tan desconocidos como yo. Nunca he publicado un libro, por lo que mis versos están desperdigados por toda la casa, en los muebles y cajones, entre los libros que llenan las estanterías, entre mi ropa y mis cacharros. Me gusta la poesía en general, pero especialmente la lírica moderna , así como los poemas de corte social, político y reivindicativo. Mis composiciones suelen estar escritas en versos rimados, aunque también practico el verso libre. Los sonetos y tercetos encadenados son mis preferidos. Si tuviera que elegir un poeta o poetisa no sabría con cual quedarme, pero he de reconocer que los que más me han influenciado han sido Machado, Miguel Hernández, Lorca y Juan Ramón Jiménez. De poetisas me inclino por Gioconda Belli, Rosalía de Castro, Gloria Fuerte, etc. Mis poemas hablan del tiempo, del que pasó, del que está ahora y del que vendrá; hablan de los  sentimientos tan viejos como universales, hablan del entorno y del paisaje, hablan de injusticias y sufrimientos, de libertades y anhelos…


Rocío Hernández Triano

Nació en Sevilla en 1976. Obtuvo el Premio Extraordinario de Licenciatura en Filología Hispánica por la Universidad de Sevilla. Es profesora de Lengua castellana y Literatura. Ha publicado libros de texto para esta materia. Asimismo ha impartido diversos talleres y cursos de creación literaria y colabora en distintas asociaciones culturales. Ha publicado los libros de poesía Viento de cuchillos (Ediciones En Huida, Sevilla, 2010), Equilibristas (Ultramarina Cartonera & Digital, Sevilla, 2010) y Los seres quebradizos (Torremozas, Madrid, 2013) con el que ha obtenido el XXX Premio de Poesía Carmen Conde.


Virtudes Reza

Ingeniera Técnica Industrial por la Universidad de Cádiz. Actualmente ejerce de profesora de Organización y Proyectos de Fabricación Mecánica. Finalista en diversos concursos. Primer premio XXVII Certamen Lola Peche de Poesía. Primer premio de relatos  II certamen relato corto 2012 "Abriendo caminos" Asociación Mujeres "El Pilar de Armilla". Premio a la mejor poeta 2012  por el Colectivo de artistas de Conil. Prologuista, ilustradora, reseñadora y cronista. Ha participado en varias exposiciones colectivas de arte plástico entre ellas la  galería de Arte 360 y otras exposiciones solidarias. También ha participado en programas radiofónicos y de televisión. Participa en el Encuentro Literario Hispano-marroquí: Visita de la Casa de la Poesía de Marruecos a Cádiz 2013. Publica los poemarios "No tardes en volver a la cristalera del tiempo" Ed Ledoria en 2012, “Mujeres de cristal” en digital Ed Playa de Ákaba 2013. Autora del CAL, Centro Andaluz de las  letras.



M. Yolanda García Ares


Me di la oportunidad, de empezar un par de ciclos superiores  en la escuelas de formación artística en Jerez de la Frontera y Cádiz, ciclos que nunca acabé, aunque disfruté, eso sí, echándole mucho de menos siempre a las palabras, a las letras. A día de hoy estudio en la Facultad de Filosofía y letras de la Cádiz, donde disfruto de mis estudios- nunca suficientes- de Lingüística y LLAA y procuro ampliar mi formación social con conocimientos de género, emigración  y diversidad social. A día de hoy y retomada mi pasión por las letras, la poesía y el cuento ganan espacio en mi cajón. Me describo a mí misma como Poetisa y Cuentista porque creo que son dos grandes profesiones literarias que han sido subestimadas hasta el día de hoy. Los cánticos y los cuentos orales a media luz, y de forma intimista en un cuarto rodeada de niños a la hora de dormir, en una fiesta familiar, en una reunión entre amigos han sido el cuerpo invisible del iceberg de las letras actuales. Llevo un discreto blog a través del cual me voy dando a conocer al público poquito a poco         http://cuandoescriboescribo.blogspot.com.es/





Alejandro Pérez Guillen (Benalup - Casas Viejas, 1973) es uno de esos escritores andaluces de la "nueva hornada". Licenciado en Filología Hispánica por la Universidad de Cádiz, su vida gira desde hace ya tiempo alrededor del mundo del libro. De hecho, es el bibliotecario de su localidad natal, así como animador cultural. También es columnista habitual de medios de comunicación diversos (Diario de Cádiz, La Janda Información o El Faro de Motril, entre otros), y crítico de libros en el portal Comentariosdelibros.com. Sus trabajos en el mundo de la literatura se han centrado sobre todo en poesía, donde destacamos obras de gran calidad como ENTREVISTA CON LA PALABRA (Excmo. Ayto. Benalup - Casas Viejas, 1997), SUEÑOS DE HADA SIN HADA MADRINA (Ed. Alhulia, 2003), MONEDAS DE PAPEL (Diputación de Cádiz, 2006) y MATAR A NARCISO (Alfar, 2012). LA OTRA REALIDAD (Aladena, 2009) es su primera incursión en el mundo de los relatos cortos.


Álvaro Caputto Ruiz. Creo que quien mejor me ha descrito en este mundo ha sido Domingo F. Failde cuando dijo: …es un mago de la palabra, que juega con el idioma como si de un juguete infantil se tratara, desmontándolo, rompiéndolo incluso, para después montarlo de nuevo, a su manera, adaptado, eso sí, a un propósito comunicativo que, en opinión del presentador, no se deja a la improvisación. La relación de Caputto con la poesía es absolutamente vanguardista. El propio título de la lectura, Circolo versioso, cuyas connotaciones nos conducen a circo, círculo, verso y vicio, nos traen reminiscencias de aquella vieja vanguardia histórica, el dadá, por ejemplo, o las genialidades de Gómez de la Serna, capaz de impartir una conferencia en el circo Price, montado en un elefante, tal vez lo único que faltó esta noche, quizás porque, en España, los elefantes, hoy, no tienen buena prensa.


JUAN EMILIO RÍOS VERA. Licenciado en Filología Hispánica e investigador suficiente por la Universidad de Cádiz es actualmente presidente del Ateneo "José Román" de Algeciras, presidente de la sección VI del Instituto de Estudios Campo- gibraltareños, tesorero de la Federación Andaluza de Ateneos, presidente fundador del Ateneo de Manilva, vocal de la comisión municipal para la conservación del patrimonio histórico local de Algeciras, presidente de la Asociación de poetas andaluces por la paz, miembro de la Asociaciónde Críticos de España, del Centro Andaluz de las Letras y del Sindicato de escritores españoles.  "Yaraví" y director de la revista del mismo nombre, Presi- dente del Liceo "Ibn Abí Ruh", cofundador de la asociación de estudios hispanoárabe "Aben Ezra" y vocal de la comisión de gerencia de la Fundación "José Luis Cano" de Algeciras entre otros cargos.


Antonio Lucena Vera. Nace en Algeciras en 1958. Escribe poesía y relatos. Ha obtenidos premios de poesía y relatos a nivel local, provincial y nacional. Tiene publicado  el libro “Del Sueño y el Ser” de la colección de narrativa ENCLAVE DE CUENTO del Ateneo de Algeciras.  Ha publicado en revistas literarias como Barataria, Amistad, Hércules etc. Es Vicepresidente del Ateneo José Román de Algeciras, Afemen, y Ateneo Blasco Ibáñez de Valencia.


JOSÉ LUIS RUBIO ZARZUELA. Nace cerca del mar, en el Barrio de la Viña, y a espaldas del manicomio, en el Cádiz de mediados del siglo XX. De ahí resultó un maestro indocente y un poeta indignado que se rebela contra el tiempo impuesto y las injusticias justas, que dejan morirse a la mitad de la población del mundo. Ha publicado seis poemarios, tres escritos en SU adolescencia antidictaduras. Habla en la radio de flamenco, la música más apasionante del planeta y es  guardián de las raíces de Conil, en un pequeño museo, donde ya no cabe ni un alfiler. Además, dice que: soy tan osado que hasta me he atrevido a dirigir una revista de poesía que últimamente está presa en la crisis.             Y sigue viviendo junto al mar al que siempre le gusta consultar sus cuitas al tiempo que trata de domar al tiempo y hacerlo más llevadero.


JUAN JUNQUERA. Nace en Cónil, Cádiz. Tiene 18 años, es estudiante y es ganador del 2º certamen internacional de “POEMAS DE AMOR”.


Jorge Garrido. Natural de Bornos, Cádiz. Diplomado de EGB reconvertido en maestro de Primaria. Obervador e incluso callado, pese al carnaval _ se soltó en escritura seria con más de cuarenta años, dado lo mucho que quedaba por expresar_ reconvertido ahora en fructífero poeta y novelista. Es también autor dramático.  Sus versos nunca van vacíos ni escribe por encargo. Donde haya un atisbo de espina que quitar, que sean otros los que canten al pájaro que revoletea junto al rosal... Por eso, la injusticia social o la Memoria Histórica son dos de sus temas destacados.

Juan Pedro Pavón Baena. Nace en Villamartín, Cádiz. Ha trabajado como funcionario de la administración de la tesorería general de la seguridad social . Su jovi ha sido desde siempre el contacto con el campo y los animales, en especial los caballos, a lo que lleva dedicado más de veinte años, participando en diversos concursos y actividades ecuestres, por lo que su poesía está basada en la jarana, el caballo, el ambiente gitano. Ha publicado un libro titulado "Cuando Vuela el Alcaraván” de la forma de hablar, expresión del hombre antiguo de campo.  Entre sus futuras publicaciones se encuentra: La segunda parte de "Cuando vuela el Alcaraván”, y dos historias basadas en la guerra civil española: “El día de la Ira” y “El Hombre de la Mascota Gris”. Y un poemario llamado “Yo el Campo”.

Miguel Ángel Gómez Guerra. Nace el 25 de octubre de 1990 en Puerto Real, Cádiz, pero vive desde entonces en Prado del Rey, sierra de Cádiz. Ávido lector de narrativa, desde pequeño siente curiosidad por la lectura, pero no es hasta los 16-17 años cuando empieza a interesarse por la poesía, escribiendo entonces sus primeros poemas. Sin embargo, al principio no acostumbra leer poesía, sino que es a partir de los 19 años cuando lee a autores como Lorca, J.R. Jiménez, Hernández, Gabriel y Galán, o Alberti. Con 21 años recita por vez primera, y en ese mismo momento es cuando da al público su poesía, antes guardada con recelo, quizá inseguridad. En la actualidad tiene 23 años, es estudiante de Historia en Cádiz, le interesan sobre todo poetas como Hernández, Lorca o Jiménez.

Miguel Ángel Rincón Peña (Ronda, Málaga, España, 1977) Vive en Prado del Rey, Cádiz. Es escritor en lengua castellana y ha publicado cinco libros de poesía. Interesado en la acción poética, pertenece al colectivo de artistas “El fuego de la utopía” y a “Poetas del Mundo”, entre otros. Creador y componente de varios grupos de Rock & Roll. Publica habitualmente artículos y poemas para periódicos y revistas, tanto impresas como digitales. También colabora asiduamente en varias emisoras de radio con secciones culturales. Ha realizado varias exposiciones de poemas visuales. Es director de la revista cultural El Diván. En febrero de 2011 fue incluido en el diccionario de autores de la cátedra Miguel Delibes de la Universidad de Valladolid. Sus libros han sido prologados por escritores y artistas como, Juan José Téllez, Luis Eduardo Aute, Felipe Alcaraz, entre otros.


PATRIZIO PÉREZ PACHECO.  Nace en Jerez de la frontera, es maestro de Educación Primaria de inglés y profesor de Intervención Socio comunitaria en Formación profesional y desarrolla funciones sindicales. Su producción poética, toda ella bajo el título de “GRAMATICA DEL DESEO2 está compuesta por diversos libros aun inconcluso. Su pesia es una búsqueda incesante, desde la libertad personal, por el amor pasional  que no por ello es menos puro. “Gramática del deseo es una producción literaria escrita desde el dolor permanente por la perdida y desde el deseo, siempre insatisfecho, del nuevo encuentro.

 
Share:

0 comentarios:

Publicar un comentario

Muchas gracias por tus palabras. No olvides visitar nuestras otras paginas y correr la voz sobre nuestra labor.

Compilación virtual del Festival Grito de Mujer. Aquí podrás leer desde nuestra selección destacada, hasta algunos de los poemas presentados en el festival Grito de Mujer, aportados por hombres y mujeres solidarios, en homenaje a la mujer y contra la violencia. Este blog tiene el fin de dar las gracias a toda la gente que nos ha apoyado. Quienes siendo o no poetas, han sumado su grito. Podrás conseguir lo mejor de nuestra causa en nuestras antologías impresas.

Ayúdanos a crecer!


Poemas más leídos

Archivo de Poemas

Visitas en total