Antología Virtual Grito de Mujer®

Como buscar en esta antología?

Elige el país en la columna de la izquierda o en el menú de arriba....dale a "entradas antiguas" hasta que encuentres la ciudad de interés o dale a ver todas las entradas.

Poemas Grito de Mujer 2014 Cajamarca, Perú

       No hay comentarios    
Poemas Grito de Mujer 2014 Cajamarca, Perú coordinador Socorro Isabel Barrantes Zurita








 



Socorro Barrantes Zurita

Cantares  de mujer

I
Mi patria, la  claridad  del continente latinoamericano
Mis ojos, los del viento, bandera henchida  a la deriva
Mi sangre, ríos  desembocando en el mar de la luz y las tinieblas
Mis senos,  montecitos imperfectos
Mis labios,  fuentes de un  picaflor fugaz
Mis manos, hacedoras de la creación cotidiana
Mis oídos, grito de silencio y  música
Mi piel, playa donde el amor se extiende
Mi olfato,  sigue el rastro de la vida
Mi gusto, sabor de tus besos, de tu olvido
Mis muslos, ancas de   briosa yegua
Mi sexo, higuera dulce, desconocida
Mis pies, forjadores de caminos infinitos
Mi corazón,  fuente inagotable donde calmas tu sed
Mi cabeza,  un árbol de frutos prohibidos
Mis caderas,  armazón de la casa donde te gustaría vivir
Mis entrañas, la fuerza titánica del destino
Mi vida,  la historia  de  vientos libertarios


II
Soy esta mujer, nacida  en el  siglo XX,
con  ganas de construir la casa misteriosa de la duda,
en la que  nada se sabe a ciencia cierta y
sin embargo soy esa piel que siente los sollozos 
la risa de la tierra, en su carbón oscuro, en su rayo luminoso. 
Soy la columna vertebral del río,  del Monte de Venus y del  Mar. 
olor salado de  marea, olas que se estrellan en el dique
Caigo en mi  propia trampa de amor y de cariño. 
insecto a la hora del dolor, 
martillo  al lado oscuro de la dicha. 
Soy ese paraíso tendido, playa o ribera,
ola enajenada buscando  la ternura en cualquier parte. 
alga  prodigiosa  en mil zumbidos. 
Esa laya de ser desconocido, misterioso, impredecible, 
mujer en las entrañas del dios Eolo
en las místicas de Jesús.

Amar, olvidar, volver a ser cada día, después de la noche oscura. 
Amanecer, aurora fugaz, rayos fugitivos, ternura,  laberinto
vuelo de  libélula, anunciando  la existencia,
del  amor, después
de una jornada de trabajo intenso.
Soy mujer, en la existencia de mis hijos,
agazapada en sus  caricias,
en el embrión que nos junta para siempre y
 sin embargo   sus alas libres,
volando sin descanso,
 huyendo de mi entraña y de mi ruego.
Soy mujer en el hito límite de la sangre,
del pasado, del presente, del futuro.


IV
Mi tierra, larga,  pequeña, mapa de música
Bregando en  los rincones apagados.
Luminosidad, circunstancia,   rumor
garganta   de gemidos desolados
grito de voces en todas sus distancias.
Remolque de viento renovado
cicatriz  de  lumbre
beso  de  noche,
recodo de la  calle
 sin nombre ni apellidos,
sin distancia precisa
ternura  acabada de inventar
en la nostalgia de un abrazo que se va…
vuelvo a caminar entonces
tomo el bus de la tarde
emprendo el viaje
con maleta nueva y encendedor de lujo.
Sólo tu nombre encendido entre mis venas
 Pasas   de largo, no  ves mi  barca
construida con  los retazos de mi corazón.




Nimia Morales Villar


Esteban

Vamos, Esteban qué miras
distraído en la ventana
No mira. Escucha en el viento
una voz lejana y clara.

Ya la tarde se desnuda
Junto al río el  trigo canta.
¿Reconoces esa voz?
¡Esa voz es de la Juana!

¿Te gusta el rumor del viento
el chasquido de las ramas
o el cuchicheo de duendes
que juegan bajo las aguas?

Esteban sonríe apenas,
baja los ojos y calla.
comprendo que a él le gusta
sólo lo que hace la Juana.



Flores Cortadas

A la rosa no la quiero
prisionera  en un florero.
La quiero libre y feliz
como a ti en brazos del viento.

Jamás quebrarán mis manos
bellezas que anuncian sueños,
arquitecturas de luz
donde arden nuestros deseos.

Rosas rojas de triunfo
oprimí contra mi pecho
y un chorro de sangre viva
brotó de un hondo silencio.

Un río rojo de heridas
y una voz clara diciendo:
no quiero tener triunfos,
triunfos a ese precio.

¡Y si un día, como a todos,
me llevan al cementerio,
no quiero rosas cortadas,
me basta la flor del viento!





Consuelo Lezcano Ruíz


 Arrullo por el agua

Agua, te quiero limpia como la niña de mis ojos,
clara como el puquial de mi infancia,
fresca como el beso de mi madre,
rumorosa como el eco,
caudalosa como la amistad,
serena como la paz,
dulce como el primer amor,
cristalina como  mis sueños.
¿Agua, cuándo retornas  a saciar la sed de  los sin pan?
¿Agua, dónde te dejaron  los transnacionales individuos?,
¿Agua, dónde te contuvieron los ricos egoístas?
¿ Agua, dónde te evaporaron los efectos invernaderos?
¿Agua, dónde  te ensuciaron  los sapos  cavernarios?
Llora mi corazón  bajo el cielo de febrero
y te busco, agua, en este estéril campo
donde los bandidos han sentado plaza.
¡Agua, retorna a tus orígenes!
¡Agua, mi   labriego espíritu espera
ser regado por  tu líquido elemento.
¡Agua, vuélvete río, cascada, bronca espuma,
Remolino castigador, con quienes
pretenden romper el pacto de la vida,
del niño,  la madre, el padre, el hombre que te beben!.
Las gotas de agua de mis ojos
en impaciencia se derraman.
18 Julio  del 2012


Artesanas
(poema graficado)

Oficiosas  manos
de audaces artesanas,
que en multicolor cascada
y en telar de ensueño
pintan avecillas raudas,
caprichosas líneas
de pretéritas edades.



Elizabeth Oliveros
                                              

Porque soy mujer


Porque soy mujer…
suspiro cada mañana
ante tus dulces  caricias, que apasionan mis sentidos
junto al silencio  del viento y la fragancia del mar.

Porque soy mujer…
quiero  regocijar mis deseos
en la mágica sonrisa de tu corazón,
en los versos dormidos
que alborotan mis sentidos con pasión.

Porque soy mujer…
necesito sentir tus manos
que acaricien mis pensamientos
junto a las rosas dormidas
y un suspiro echo canción.

Porque soy mujer…
quiero refugiarme en tu mirada
y volar en el infinito
junto al trino de un gorrión.

Porque soy mujer…
sueño , rio, carcajeo
reflejo mis pensamientos en tu mirada,
susurro tu nombre junto a las estrellas
deleitándome en tus besos dormidos
que plasman mis sentidos de emoción.

Porque soy mujer…
soy valiente, decidida, soñadora
quien se refleja en la luna en una noche dormida
entre placidas caricias y suspiros de cristal.

porque soy mujer es que seguiré
eternamente, enamorada…




Tu voz


Tu voz enmudeció mis sentidos
pintó un matiz caramelo en mis ojos
escribió una melodía en mi voz,
Jugó al silencio,
A la plenitud, al verso y a la canción.

Tu voz, se cobijó en mi corazón,
¡en un beso, en la melodía, en el silencio!,
en el aroma del viento, que se quedó perdido
Y dibujó una sonrisa en mi verso dormido,
Y en mi dormido corazón…

Tu voz, el silencio, la esperanza
Y el amor se cobija bajo mi almohada
En una noche de primavera hermosa y de jazmín.
¡Tu voz …! le pregunto al viento por tu mirada  
Y me responde tu voz…

           
Natali Armas Barrantes


"Illari”


Tu inocencia se confunde con mi locura.
Pequeño Lucero
En mis errores, me alivias

No me esperabas, lo intento.
Somos la una para la otra


Belleza, silueta al viento
Color, fuerza, alegría
Cada día una aventura, una historia
Cosa simple pero compleja.

Canjeamos paciencia por chantaje
Me entendiste y lo comprendí
Energía constante, suavidad

Nos tocó ser excluidas
Sonreíste, yo lloré
Cómplice, amiga, hermana, hija
5 años
Agradezco la aventura

Son tuyos mis sueños
Mi esperanza!
Es tuya mi vida, mi niña

solo gracias"
                                              

Enfermero Alex Henrry Mendoza Salazar

Triste, pero de verdad triste


En el largo pasillo de un frío hospital
Una mañana de agosto
Una mujer tendida en una vieja camilla
            ¡se desangra!

En su rostro burilado está el dolor,
los celos, el odio y el drama final.
De su pecho brotan encarnadas rosas,
que se van desojando…
Dejando  a  sus mejillas sin color

En un leve susurro se escucha…
            “Sálvame Señor…”
Su vida y su destino penden de un respirador
1-2-3,  respira, tu puedes vencer a la muerte
            ¡Ay dolor!

Un río de rosas,
Sigue brotando de su corazón herido,
No te rindas mujer
            ¡Lucha …!

Aférrate a la vida.
¡Eres mujer!
Buena o mala
Siempre serás un ángel
No renuncies dos niños te esperan.
Bajo la luz angular del quirófano
El médico sutura su piel desgarrada
Pinzas, sutura.
El reloj sigue indolente su camino
Sordo  inalterable al ritmo
De aquél corazón,
            Que se calla…
¡Se duerme!
Su voz se va con el viento.
La promesa de amor se rompió.

            El tiempo acabó…
Ya no reirá, ya no llorará
Una blanca sábana
Cubre sus sueños.
Un vidrio sus ojos buenos…
1-2-3, silencio, silencio
Has vencido mujer
¡YA ERES LIBRE!
¡Ya no escuchas las ofensas  soeces!
¡Nadie te puede tocar!

Mañana un millón de mujeres elevarán su voz
                                               ¡Por ti…!
Ya no habrá más golpes en tu alma.
                        Ni en tu cuerpo.




Carmen Lombardi

El vestido de mamá


Con tus benditas manos de artista,
hiciste muchos trajes,
¡Muchos!....bellos ropajes
que halagaron mi vista.

Con ilusión y alegría
cosiste los ajuares
 de niños que vendrían
 a alegrar sus hogares.

También con emoción
cosiste a muchas nenas
el vestido de seda
de Primera Comunión

Y sentiste el encanto
para confeccionar
el vestido a la joven
que cumpliera quince años

Más tarde te recreaste
cosiendo con afán
el vestido de bodas
lucido ante el altar

Cosiste los vestidos
para fiestas alegres
pero también cosiste
los trajes del dolor: (mortajas)

Hiciste ¡tantas ropas!
tus manos primorosas
dieron en su trabajo
lo mejor que hubo en ti.

Pero …sobre todo
hiciste un gran vestido,
¡Ese es el más hermoso!,
¡De gala y de primor!.

Está hecho con la tela más fina
de tu amor,
cosido con el hilo de tu sabiduría,
cortado con tijeras,
como la disciplina
que nos supiste dar.

Trazado sobre un molde
que es la fortaleza,
frente a los sufrimientos
que la vida te dio.

Tiene unos bastoncitos…
sencillos… pequeñitos…
propios de tu humildad,
y una falda muy amplia:
Tu generosidad.

 Y nosotros, tus hijos,
tus nietos, tus biznietos
y tu tataranieta,
somos esos botones
pegados a tu talle
que jamás en la vida
nos hemos de alejar.

Estaremos unidos
con el cinturón firme
que es el bello recuerdo
de nuestro amado padre.

Y si un día esa tela,
por mí se hizo jirones,
tú le hiciste un zurcido,
un zurcido invisible
con esa aguja fina
que tiene tu perdón.

Ese vestido, Madre,
es un bello vestido,
tú lo has confeccionado
con AMOR.

Bendita seas Madre,
mi adorada modista,
modista de la vida,
de la paz y del amor.




Sara Gutiérrez Sisniegas.


Hablar de ti

Si un arrullo fuera el hablar de ti mujer
no habría nada más perfecto que cuando
siendo madre, das la vida por tu hijo con tu
sangre, con tu leche, con tus brazos y tu amor.

Si un idilio fuera el hablar de ti mujer,
diría que la creación del hombre en blanco y negro
tiene la gama de colores más perfectos cuando
tú caminas junto a él.

Si del amor fuera el hablar de ti mujer
diría que vi la cadencia de las flores y del agua
vi el resplandor del sol y de la luna,
serían tan perfectos como el sentimiento que vive
en tu corazón.



Norka Brios Ramos


Mujer


Las mujeres del mundo
somos misioneras en la vida,
y acudimos a Ti,
Oh!... inmaculado Corazón de María
para orar por la vida y por la paz,
para el Perú seamos mujeres
de gran valor.

Siempre justas, siempre alegres
somos formadoras de la humanidad 
reivindicando nuestros derechos
con honor y dignidad.

Con sacrificio y amor desinteresado
somos dignas desde que nacemos 
hasta la eternidad.
Como mujer hija, mujer madre,
mujer esposa y mujer trabajadora.

Que sin mirar a quién,
seamos ejemplos para todos
como mujeres peruanas
dignifiquemos a nuestro país,
con la lucha incansable,
de enseñar y guiar
al niño del hoy y al hombre del mañana.

Porque somos misioneras en la vida
con verdad, humildad, amor y pendón.
Y estaremos presentes para todo
aquel que nos pida
la vida y la libertad!!!



Glendy R. Tello


Mujer Cajamarquina


¡Mujer cajamarquina!
Tus días son un sol para tus hijos
aun cuando
llena de trabajo
de angustia y preocupación.
hay  días grises para tu vida.

Mujer andina
Nos observas con tu tierna mirada
y cambias el mundo.
Mujer que construyes 
cada mañana una historia diferente
de fortaleza y esperanza.

Mujer que lucha
que trabaja,
que sueña
y sonríe.

Mujer  emprendedora,
A veces marginada
Mujer que cae y se levanta
que ríe ante la gente  
y en silencio llora.

¡Mujer¡
siempre serás
niña, dama, musa,
luna, sol, estrella, constelación de amor.

Mujer que inspira
y tiene ideales
Mujer que es
esposa,
madre,
hermana,
amiga.

Así eres tú 
Mujer Cajamarquina
de sangre inca y de vida intensa.
de amor a tu raza
a tus costumbres
laboriosa y fértil como tu tierra.

Amor que transmites
a tu familia
Amor a tu trabajo
Amor a tu pueblo
y a tu patria.


Eres tú
Mujer cajamarquina
Eres tú
el orgullo del Perú., mujer andina.




Aprender


En esta vida
todos aprendemos
en cada instante
porque somos alumnos
que damos examen constante

porque aquel que
sabe aprender,
no sabe enseñar
es hora de comenzar
por:
Aprender a contemplar
para admirar.

Aprender a admirar
para sentir

aprender a sentir
para llorar

aprender a llorar para consolar
aprender a consolar

para luego sonreír
aprender a sonreír para ser feliz
aprender a ser feliz para vivir

y aprender a vivir
para enteramente Amar.





Bessie Terán

Titicaca encadenado


Yo amo este lago,
como amo recuerdos de gloria del pasado.
Este gran espejo de agua
es mi tesoro más grande
y lo tengo a la mano
como gigante cautivo
que siempre me esta esperando.
Cuando el cielo azul celeste
se posa sobre mi lago
tiene reflejos de plata
como millares de escamas luminosas
que se mecen con la brisa susurrante
como espejuelos juguetones
sonríen con alegría,
¡es la esencia de la vida!.
En las noches nubarrones negros dejan intersticios
por los que la luz escapa brillante
hablando de fracasos y esperanzas,
  mi lago se viste de azabaches
y tarareando sus sones , con mirada de piedad
entrega a los pescadores, alimentos para enfermos y pobres,
cuando se asoma el alba y ve alejarse las barcas
sus melancólicos ojos llorando
se pierden en la abundancia de un pasado lejano. 
 He surcado mi lago en su inmenso paisaje,
he visto su horizonte
cielo y agua
donde el sol se baña
antes de empezar su jornada:
andar el camino
que tiene marcado en la galaxia
y, antes de marcharse
deja una estela roja,
rubíes para mi lago,
para recordar la sangre
del Cordero Inmolado.
Dicen que mi lago a veces se enfurece,
levanta olas violentas que empujan a la extinción.
Mi lago es como la vida tan cercana a la muerte,
como coloso encadenado,
despojado de sus maravillas:
la abundancia de la vida
para prolongar la vida,
que ve acercarse el hambre lentamente
como moribundos agobiados
y en sus orillas ya hieden
las podredumbres de sus carnes.
Ojalá mi Titicaca,
felino de metal preciado
pudieras saltar al cielo
como bravío guerrero huyendo
para salvar a tus hijos
que se cobijan en tu manto.


* El Titicaca es el lago navegable más alto del mundo y su nombre significa felino de metal. 




Share:

0 comentarios:

Publicar un comentario

Muchas gracias por tus palabras. No olvides visitar nuestras otras paginas y correr la voz sobre nuestra labor.

Compilación virtual del Festival Grito de Mujer. Aquí podrás leer desde nuestra selección destacada, hasta algunos de los poemas presentados en el festival Grito de Mujer, aportados por hombres y mujeres solidarios, en homenaje a la mujer y contra la violencia. Este blog tiene el fin de dar las gracias a toda la gente que nos ha apoyado. Quienes siendo o no poetas, han sumado su grito. Podrás conseguir lo mejor de nuestra causa en nuestras antologías impresas.

Ayúdanos a crecer!


Poemas más leídos

Archivo de Poemas

Visitas en total